Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5- -11- -2007 Misión española en el avispero sudanés ESPAÑA 15 Misión imposible en un país asolado El enfrentamiento en la región de Darfur, que se inició en 2003, ha provocado que dos millones de personas pierdan sus hogares y se hacinen en los campos de refugiados junto a la frontera del Chad, mientras que 300.000 han perdido la vida POR ALFONSO ARMADA E. E. YAMENA (CHAD) De la lista de 177 países que son escrutados por el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, Sudán ocupa el puesto 141. Con una extensión que multiplica por cinco la de España y que le convierte en el gigante de África, tiene sin embargo una población que no llega a los 40 millones de habitantes y una esperanza de vida- -frente a los 80 de los españoles- -de 49 años. Desde la independencia del Reino Unido, en 1956, el país se sumió en una guerra civil que ha conocido varias fases de degradación, se ha cobrado la vida de al menos dos millones de almas y transformado a cuatro millones de sudaneses en doblemente parias, desplazados en su propia tierra o refugiados en los países limítrofes. Aunque la primera guerra civil terminó en 1972, se reavivó en 1983. (la capital sureña) el Gobierno Nacional de Unidad. No es más que el penúltimo estertor de un drama nacional que en 2003 abrió otra brecha de sangre en la región de Darfur, fronteriza con Chad y la República Centroafricana. Un nuevo conflicto que enfrentaba a musulmanes árabes y musulmanes africanos, a ganaderos con campesinos, por unos recursos cada vez más escasos a causa de la sequía y la sobreexplotación. Los ganaderos árabes reci- bieron el respaldo político y militar del Gobierno sudanés mediante bandidos a caballo (los temidos yanyauid) mientras que una pléyade de grupos independentistas se alzaban en defensa de los tradicionales agricultores de una región tan grande como Francia, menospreciada y olvidada por la capital. Otros dos millones de personas han perdido sus hogares y se hacinan en campos de desplazados y de refugiados junto a la frontera de Chad (país contaminado por el desgarro del país vecino) mientras que cerca de 300.000 almas han perdido la vida. En vista de que los mal equipados y poco motivados 6.000 soldados de la Unión Africana se han mostrado no sólo incapaces de implantar la paz sino también de proteger a las víctimas, e incluso a sí mismos, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas- -tras vencer las reticencias del dictatorial gobierno de Al Bachir, que ha encontrado en la insaciable sed china por los hidrocarburos un aliado de primera magnitud- -aprobó el despliegue de una fuerza de paz formada por miles de cascos azules que sin embargo, y pese al interés de Estados Unidos (quien con más nitidez ha hablado de Mala protección Acuerdo de paz El final del conflicto entre el régimen islamista de Jartum, con el general Omar al Bashir al frente, y la guerrilla que pretendía el desgajamiento del sur del país, dio pie en 2005 a un acuerdo de paz que concedía gran autonomía al sur y empedraba el camino hacia una posible independencia. Ese acuerdo acaba de saltar por los aires al abandonar los representantes negros y animistas de Juba Seis mil soldados africanos se han mostrado incapaces de implantar la paz y de proteger a las víctimas De momento, las conversaciones de paz no van por buen camino genocidio en Darfur) Reino Unido y Francia se está laboriosamente ensamblando. La resolución 1769 de las Naciones Unidas, que aprueba el envío de esta fuerza de paz, fue aceptada a regañadientes por Jartum, y ha recibido ya duras críticas del Gobierno de Omar Al Bashir, corriéndose el riesgo de acabar sin resolver este drama humanitario. Esta resolución se modificó para obtener el apoyo de China y Rusia. De momento, las conversaciones de paz entre el Gobierno y algunas de las facciones que combaten en Darfur contra el régimen, los yanyauid entre ellas, no van por buen camino. Precisamente, la quiebra del Gobierno de Unidad Nacional y la salida de los representantes del sur ha recordado a los interlocutores que negocian con Jartum que el régimen no es de fiar. El propio secretario general de las Naciones Unidas, el circunspecto Ban Ki- moon, hizo un duro llamamiento a las partes, pero sobre todo al gobernante Congreso Nacional (también conocido como Frente Islámico Nacional) a resolver la disputa sobre el Acuerdo de Paz Comprensivo que había dado pie a un insólito gobierno de unidad nacional entre quienes se habían partido la madre a conciencia durante décadas.