Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Sarkozy devuelve a las azafatas a España LUNES 5 s 11 s 2007 ABC El peor momento fue saber que nos llevaban a la cárcel A punto de regresar a España, resultaba paradójico ver la cara seria de los diplomáticos. Uno de ellos advirtió a las liberadas: Cuidado con lo que decís A. ARMADA. ENVIADO ESPECIAL YAMENA. Fueron muchos peores momentos, pero el peor fue saber que nos llevaban a la cárcel Sara López, la azafata que mientras era interrogada en un tribunal de la capital chadiana declaró que estaban jodidísimas y se encontraban en condiciones totalmente infrahumanas era ayer quizá la más ojerosa, pero también la más dicharachera de las cuatro españolas puestas en libertad gracias a la capacidad de persuasión de la presidencia francesa sobre su antigua colonia. Tanto ella como la jefa de cabina, Tatiana Suárez, y las auxiliares de vuelo Carolina Jean y Mercedes Calleja, no ocultaban su alivio y alegría en su primera comparececia ante la prensa en una sala del pequeño aeropuerto de Yamena, a punto de embarcar en el avión del presidente francés, que esperaba en la pista. Todavía no nos los creemos. Mientras estábamos detenidas se te pasa de todo por la cabeza. Lo único que ahora queremos es ver a nuestas familias manifestaba una, tratando de hacerse a la idea de que la pesadilla, de la que salieron a primera tarde de ayer, cuando abandonaron la tenebrosa prisión de Yamena, había terminado. Faltaba que el avión de la Republique Française despegara de Yamena y emprendiera vía a Europa para que el alivio fuera total. El avión francés hizo escala en el aeropuerto madrileño de Torrejón para dejar a la tripulación española y proseguir después su camino. Mientras el presidente francés se entrevistaba con su homólogo chadiano, el dictador Idriss Déby, se abrían las puertas de la cárcel para que el tribunal de primera instancia de la polvorienta capital de Chad, dejara libres a las azafatas y a los periodistas Marc Garmirian, Jean- Daniel Guillou y MarieAgnès Peleran, que hacían un reportaje sobre las actividades de la organización no gubernamental francesa El Arca de Zoé en el este de Chad. Las azafatas dijeron que mientras estuvieron en Abéché, la localidad del este de Chad junto a la frontera de Sudán, donde fueron detenidas y durmieron en una comisaría, no pensaron que la situación fuera muy grave. Todo cambió cuando el viernes las llevaron a Yamena e ingresaron en una cárcel. Al principio no parábamos de llorar, pero después nos tranquilizamos. Hasta que nos dimos cuenta de que teníamos que cambiar el chip. Las autoridades chadianas nos trataron relativamente bien, desde luego mejor que a los propios chadianos (detenidos) La relación entre todos los miembros de la tripulación fue siempre muy buena. El comandante era como nuestro papá, que nos decía lo importante que era mantener la cabeza fría Antes de que fueran puestas en libertad, los siete tripulantes del avión de la compañía Girjet incautado en Abéché hicieron llegar al exterior, a través de Reporteros sin Fronteras, un comunicado con el nombre de todos ellos y las palabras: Las condiciones son pésimas, pero tenemos muchos ánimos. No os preocupéis, esperamos que nos estéis apoyando y que podáis hacer todo lo posible para sacarnos. Gracias Las azafatas tuvieron antes de despedirse palabras de ánimos para el comandante Agustín Rey, el copiloto Sergio Muñoz y el auxiliar de vuelo Daniel González, que en principio deberán comparecer hoy ante un juez de instrucción en Yamena. En los rostros de las tres azafatas, cansacio y alivio. En los de los diplomáticos españoles, desconcierto y angustia. A punto de embarcar en el avión de Sarkozy de vuelta a Europa resultaba tan evidente como paradójico el contraste entre la alegría de los liberados y la cara de circunstancias de algunos diplomáticos. Uno de ellos, les advirtió por lo bajo a las azafatas: Cuidado con lo que decís Parece evidente que sin la mediación francesa, ayer hubieran vuelto a dormir en la inmunda prisión de Yamena. Una de las azafatas se funde en un fuerte abrazo con su madre en la pista de Torrejón IGNACIO GIL Mantener la cabeza fría Sarkozy hace escala en Madrid para rehabilitar a Zapatero Conocía todas las iniciativas que he tomado el presidente francés saca a flote al español tras su desinterés en la crisis M. J. P. -BARCO MADRID. A las 20.54 horas de anoche tomaba tierra en la base aérea de Torrejón el avión presidencial francés en el que viajaban las cuatro azafatas españolas liberadas por Chad tras la vital mediación de Nicolas Sarkozy. En principio, estaba previsto que el aparato no hiciera escala en Madrid, sino que tomara tierra directamente en París, donde un Falcon de la Fuerza Aérea Española iba a recoger a las azafatas de la compañía Girget. Pero el papel absolutamente incómodo, rozando el ridículo, en el que hubiera quedado José Luis Rodríguez Zapatero, desaparecido en toda la crisis, obligó a improvisar un nuevo plan: escala en Torrejón y bienvenida de Zapatero y Miguel Ángel Moratinos al pie de la escalerilla, tanto a Sarkozy como a las azafatas. Esta escala obligó a su vez a escenificar una minireunión Zapatero- Sarkozy y una breve declaración conjunta pactada entre ambos gabinetes, a fin de dar una salida al presidente español. Zapatero dijo un gracias Nicolas y se limitó a añadir que hay que trabajar conjuntamente para que todos puedan volver a casa. Fue el presidente galo, protagonista absoluto del comienzo del fin de la crisis de los españoles retenidos en Chad, quien tomó la palabra. Fue una declaración breve, en respuesta a una única pregunta en un perfecto francés. Desde el principio de la crisis, trabajamos conjuntamente, mano con mano dijo Sarkozy, que, sin saberlo, contradijo las informaciones que desde el Ministerio español de Exteriores trascendían a los medios: cada uno iba a lo suyo porque los cargos contra los detenidos eran muy diferentes. Zapatero sabía todas las iniciativas que he tomado Este fue el segundo gran mensaje de Sarkozy para intentar rehabilitar a Zapatero, pero el presidente francés tampoco podía saber que, pese a los esfuerzos oficiales españoles, había trascendido que ni siquiera habían hablado por teléfono. El jefe del Elíseo, además, en ningún momento dijo que se hubiera pactado su viaje a Chad con Moncloa, como algunos medios oficiales filtraron para aliviar el papelón de Zapatero en la resolución del drama. Zapatero esperó a Sarkozy al pie de la escalerilla. El francés le tendió la mano, pero Zapatero prefirió darle un abrazo. Tras una breve reunión de apenas treinta minutos, comparecieron ante los medios. Las azafatas quedaban en un segundo plano, para la foto, junto al ministro Moratinos. Ya fuera de la arena diplomática y política, ellas comparecieron juntas ante los medios, visiblemente cansadas, ojerosas y con los ojos irritados por tantas lágrimas vertidas en los últimos momentos junto a sus familiares. Sara se alzó como portavoz del grupo y dirigió, sobre todo, palabras de agradecimiento a los gobiernos español y francés, pero especialmente a este último que se ha portado de forma extraordinaria Vestidas con la chaqueta de su uniforme, con frío y enormente emocionadas, recordaron a sus tres compañeros que aún se hallan en Chad. Para que ellos regresen a España, pidieron todas las medidas pertinentes Ahora, sólo quieren estar junto a los suyos y se disculparon ante los periodistas porque no se encuentran en condiciones de narrar su pesadilla. Un abrazo Entrevista con el dictador Tras un breve encuentro con Zapatero, Sarkozy dijo que han trabajado mano con mano