Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 4 s 11 s 2007 ABC Gerardo Olivares, con 14 kilómetros primer español que gana en la Seminci La película también se hizo con los premios a la fotografía y a la mejor banda sonora FÉLIX IGLESIAS VALLADOLID. Han tenido que pasar cincuenta y dos ediciones para que el palmarés de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) inscriba entre sus espigas de oro a su primer director español. Ayer se dio ese paso cuando el jurado de la sección oficial decidió conceder el máximo galardón del certamen a 14 kilómetros de Gerardo Olivares película que también se llevó los premios a la fotografía, por Alberto Moro, y la mejor música, de Santi Vega. Sin entrar a valorar el fallo, pues cada uno debe responder de sus decisiones en asuntos más nimios como un premio cinematográfico, 14 kilómetros que narra las desventuras de la inmigración africana hacia Europa a través de las peripecias de una pareja atravesando el desierto desde Mali hasta las costas españolas, está correctamente narrada y cuenta con actores no profesionales, aunque ciertamente no se encontraba entre las pocas películas premiables que en esta edición han pasado por Valladolid. Tampoco cotizaba en las casas de apuestas la Espiga de Plata, Plaza del Salvador del matrimonio polaco Krzysztof y Joana Krauze. Este tremendo filme también permitió a Jowita Budnik hacerse con el premio a la Mejor Actriz. Por el lado masculino, el premio al Mejor Actor recayó en el austriaco Karl Markovics por su notable trabajo en Los falsificadores de Stefan Ruzowitzky. El premio al Mejor Guión fue para Eran Kolirin por La visita de la banda película que en la actualidad ha levantado una gran controversia en Israel y los países árabes al situar en tono de comedia la convivencia entre ambos pueblos. Precisamente, el premio Pilar Miro al Mejor Nuevo Director recayó en el debutante realizador israelí. Ramiro Pinilla, durante la entrevista en Madrid JORDI ROMEU Pinilla resucita la vida perra de Antonio Bayo el Ruso El escritor bilbaíno Ramiro Pinilla (premio de la Crítica y Nacional de narrativa) rescata el libro que escribió sobre la descarnada y atormentada existencia que le confió un hombre de La Baña en 1973: Antonio B. ANTONIO ASTORGA MADRID. Nací, como Cristo, sobre pajas, en ese cajón del suelo pegado a la pared donde ya dormían mi madre y mi hermano Mario, y donde, a partir de entonces, yo dormí también. Creo que mamé, como todo el mundo, pero muchas veces llego a pensar que ella me sacó adelante con berzas. Es el primer olor de este mundo que recuerdo. Es un olor importante en nuestra casa. Tan importante, que si falta aquí no caga nadie... Así habla Antonio Bayo El Ruso un hombre sin imaginación cuyo gran pecado fue el hambre. Este animal hambriento le contó su vida al escritor Ramiro Pinilla, en 1973, para que le diera forma de libro. Bayo había leído Papillon y concluyó que su tráfago de perseguido por la justicia no tenía nada que envidiar a la del recluso. De mediana estatura, rechoncho, le fallaban las bisagras y de pelo rubio- rojizo- -de ahí su apodo El Ruso -peinado infructuosamente contra el cráneo, sus ojos azules y pequeños recelaban de la vida que apaleó a su dueño. Le faltaban el dedo pulgar de la mano izquierda, y el pulgar, índice y corazón de la derecha. A Antonio Bayo su madre le echó al mundo en La Baña, un pueblo perdido de una de las dos Cabreras (León) Bayo no se sentía querido por su madre- -explica Pinilla- y eso fue un gran lastre de su vida. Supe que me contó la verdad porque no tenía imaginación ¿Qué fue lo que le contó Bayo? Historias que nos recuerdan de dónde venimos, memorias que no atesoran magdalenas, sino caldo aguado de berzas, en aquella España de posguerra y frío de los años 40. Le contó su vida perra: la de un héroe trágico de absoluto realismo. La denuncia social y política fue el objetivo del libro de Pinilla, escrito en el tardofranquismo, y publicado en 1977 como Antonio B. El Rojo Hoy Pinilla resucita aquel tormento, y la identidad de la B. Antonio Bayo el Ruso (Tusquets) Era una denuncia terrible sobre la Iglesia, los jueces, la Guardia Civil, sin peros en la lengua, aunque hubo guardias que se portaron bien con él explica Pinilla, que aquí desaparece como autor: Utilicé un lenguaje invisible para trasladar la voz del narrador al lector, sin interferencias ni estorbos como puede ser la literatura en la que premeditadamente el autor quiere exhibir su estilo ¿Es Bayo un héroe trágico de nuestro tiempo? Hay muchos antonios bayos- -responde Pinilla- Él fue una víctima de la pobreza, y como él existen a millones En el prólogo escribe Pinilla que La Baña era una Hurde ignorada por la civilización que no había tenido su Buñuel que la mostrara en un escalofriante documento. Tenía sacerdote, y más habría valido que no: el de negro pagaba a la madre del niño Antonio un puñado de patatas por sus servicios sexuales. Tenía juez, al que era conducido por robar latas de sardinas, tocino o una gallina, y el juez lo encerraba y lo soltaba con la condición de que le trajera conejos Luego moraría en cárceles, penales, manicomios, y al electroshock llama cruchov En 1944 fue el gobernador a visitar La Baña, territorio ignoto, en una especie de safari, a conocer a sus gentes- -cuenta Ramiro Pinilla- Viajaron en tres jeep, que aparcaron en un descampado. ¿Qué hicieron los nativos, los aborígenes? Se apresuraron a coger brazadas de heno y hierba para colocarla en los morros de los bichos de los jeep, creyendo que eran animales, en señal de hospitalidad El libro de Pinilla atacaba sin medias tintas las instituciones intocables. Planeta y Plaza Janés me dijeron que jamás podría ser publicado en España. Lo guardé hasta que Ediciones Albia lo editó en 1977. La editorial desa- pareció, y con ella el libro. Antonio B. se hizo popular, y aparecía de espaldas en fotos y en televisión porque pudo haber represalias ilegales: los incontrolados le podían haber pegado un tiro, y a mí dice Pinilla. Más información sobre el festival: http: www. seminci. com Alatriste única película española candidata a los premios del Cine Europeo ABC SEVILLA. El cine español estará representado únicamente por la película Alatriste de Agustín Díaz Yanes, en la próxima entrega de los premios del Cine Europeo, que alcanzan este año su vigésima edición y que se descubrirán en una gala que se celebrará en Berlín e próximo 1 de diciembre. Será la diseñadora Francesca Sartori, autora del vestuario de Alatriste quien opte al premio de la Excelencia que otorga la propia Academia del Cine Europeo. Las candidaturas se anunciaron ayer en el marco del Festival de Cine Europeo de Sevilla. La película The Queen de Stephen Frears, es el filme con mayor número de candidaturas: seis: mejor película, mejor director, mejor actriz (Helen Mirren) mejor guión (Peter Morgan) premio de la excelencia (por su montaje) y mejor banda sonora. Le sigue, con cinco candidaturas, El último rey de Escocia y con cuatro, la película rumana Cuatro meses, tres semanas y dos días Junto a estas tres películas citadas, optarán al premio al mejor filme europeo del año Auf der Anderen Seite una coproducción germano- turca dirigida por Faith Akin; La vida en rosa de Olivier Dahan; y el filme de animación francés Persépolis de Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud. Él fue una víctima de la pobreza, y como él hoy existen a millones los antonios bayos Más información en: www. europeanfilmacademy. org