Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4- -11- -2007 Abierta una vía para que los camiones de la basura no pasen por la Cañada Real Paz González, delegada de Obras y Espacios Públicos 63 Una reforma reciente Ámbito de actuación. Desde Puerta Cerrada hasta la plaza del Humilladero, son 302 metros, cuya reforma se estrenó el 20 de octubre de 2006. Aceras. La ampliación de las aceras en un 50 permite que, como mínimo, éstas tengan 1,5 metros en el lado de los pares y 3 en el de los impares. Carril de circulación. Tiene una anchura uniforme de tres metros y de dos metros para los de estacionamiento. mente llenos. Me gusta más esta Cava, es más tranquila explica una cliente. La reciente semipeatonalización de la Cava Baja ha supuesto un valor añadido para los negocios de la zona. Gracias a ella, los peatones pueden circular con algo más de libertad. Pero algunos propietarios comentan que lo ideal hubiera sido una peatonalización radical, algo que se barajó en su momento y que no terminó de realizarse debido al peso de los locales más poderosos de la calle, aquellos que reciben de forma asidua la visita de personalidades y famosos. Para este tipo de clientela hubiera sido un handicap importante no poder llegar hasta la puerta de los restaurantes en taxi o en coche oficial, eso ha tenido mucho que ver en la decisión municipal opina uno de los empresarios de la sinuosa calle. A pesar de todo, a muchos peatones, en los días de mayor afluencia, no les queda otra que lanzarse a la calzada: Hay que tener en cuenta que las aceras siguen siendo estrechas para el volumen de gente que se mueve por aquí. Si a eso sumas que mucha gente hace cola a la entrada de los locales para conseguir una mesa o que se toma fuera la consumición, ya me dirás... cuenta Pablo, asiduo a la Cava. Ante tal invasión, los conductores se arman de paciencia. Hombre o mujer, de entre treinta y cuarenta años, de renta media- alta y con un gasto de unos 30 o 35 euros cada uno entre cena y copas. Ése es el cliente habitual de la Cava Baja. Más turista los sábados, domingos y festivos. Más madrileño, de por sí o de adopción, entre semana. Tanto de ocio como de negocio. Pero siempre buena gente y con ganas de pasárselo bien explica el encargado de un pub. Aceras más anchas 23.30 La histórica Cava Baja es a estas horas un ir y venir continuo de personas que se desplazan de un local a otro demasiada fortuna. Marcelo, de unos 40 años, y Marchenita, unos 15 mayor y albañil, esperan su turno en la barra. Son de Sevilla y han venido a cantar. Conocemos a los dueños y queremos divertirnos un rato comentan. De un poco más lejos venía Julie, alemana, quien se tomaba unos cubatas en el pub El Rincón del Gato junto a una compatriota, un colombiano y un chileno. Hago prácticas en el Instituto Alemán y estoy aquí porque me encanta la ruta de bares confesaba en un casi perfecto castellano. Más turistas. Un grupo de italianos ocupa una de las mesas de la taberna El Capitán Alatriste, que llegó a la zona en la que unen las dos Cavas hace un año. Dos de ellos, Filippo y Alexandro, están de Erasmus en Madrid. No son capaces de decir exactamente qué han pedido. Entre otras cosas, jamón y lomo de buey les echa una mano el camarero. La Cava Alta se abre a continuación. Con menos transeúntes en su calle, pero con locales igual- 01: 45 En uno de los tablaos, arranca la rumba flamenca con el dueño del local a la guitarra