Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ECONOMÍAyNEGOCIOS Ahorro e Inversión DOMINGO 4 s 11 s 2007 ABC José María Sánchez de Lamadrid Presidente de J. Lamberlang Consulting Los precios de la tierra ignoran la crisis del mercado inmobiliario Los precios de la tierra no conocen el parón como pasa con la vivienda. Turismo rural, el AVE, la energía solar y la fuerte demanda de biodiésel son los factores que animan el mercado ANTONIO DE MIGUEL MI CARTERA DE INVERSIÓN MADRID. Los precios de las fincas rústicas ignoran, de momento, la crisis subprime que ha puesto contra las cuerdas al mercado del ladrillo. Aunque no suben al mismo ritmo en todas las comunidades, en general, mantienen el mismo nivel de crecimiento que en el ejercicio anterior. Los expertos coinciden en que la compra de una finca de recreo cerca de una gran capital o en una zona de alto valor turístico sigue siendo una excelente oportunidad de inversión. El precio por hectárea lleva ya dos años consecutivos registrando crecimientos anuales de hasta el 30 en algunas de estas fincas. Sin embargo, el comportamiento de los precios del suelo rústico es desigual en el territorio nacional y sólo se producen altos incrementos en determinadas condiciones de altura, presión y temperatura El ocio rural sigue siendo el gran impulsor del mercado de suelo rústico. Además, este año otros dos nuevos negocios han animado los precios de las fincas españolas: las instalaciones de energía solar y la demanda de campos de cereales para producir biodiésel. Según los analistas consultados, de no ser por estos ganchos los precios del campo se hubiesen resentido del parón inmobiliario al igual que ha sucedido con la vivienda. De hecho, en algunas zonas se ha notado una cierta parálisis del negocio e incluso bajadas de los precios medios. Es el caso de Aragón, donde los precios medios han caído un 12 desde 2005. La bajada se explica por los altos precios que ya habían MANTIENE SU VALOR a tierra mantiene su valor estratégico de refugio patrimonial. La vieja expresión de que los bienes raíces son siempre garantía de protección patrimonial es una realidad contrastada en lo referente al valor de la tierra. La economía del ocio y del desarrollo nos lleva, cada vez más, a intentar poseer nuestra propia tierra, a volver a nuestros orígenes, buscando tener un terreno, una finca. Una casa en el campo donde pasar los fines de semana o con la idea de retirarnos a vivir a ella. Ese mercado potencial está vivo y es refugio de muchos ahorradores. Por otra parte, los nuevos usos del suelo rústico están logrando una mayor rentabilidad de las fincas marginales. La Tierra aparece en los medios como estrella renaciente, a causa del calentamiento global, nunca se ha hablado tanto de ella. El ecopolítico Al Gore ha puesto de moda el cuidado del entorno rural con su película. La concienciación sobre la conservación de la Tierra es un hecho que favorece el mercado de las transacciones de fincas. En España, en los tres últimos años el precio de las operaciones de compraventa de fincas rústicas ha crecido a una media del 7 anual. Ritmo que se mantiene en 2007, aunque con menos operaciones en curso. Entre los factores desencadenantes en el incremento de la demanda de fincas encontramos la ampliación del AVE, que despierta un incremento del precio medio de las fincas en las cercanías de sus estaciones. La creación de parques de energías renovables fotovoltaica y eólica ha generado nuevos aprovechamientos en fincas de secano de bajo rendimiento agrícola, al convertirlas en núcleos industriales con grandes expectativas de rentabilidad garantizada a largo plazo. Para el propietario tienen la ventaja de que los contratos de arrendamiento de explotación son muy superiores a la propia explotación tradicional agrícola. Por otra parte, la producción de biodiésel procedente de la agricultura de regadío está elevando los precios de las materias primas, como el maíz. Los planes de reconversión en regadíos de algunas comunidades están dando valor a las fincas por las mejoras realizadas y la rentabilidad a corto plazo. LA TIERRA L PRECIOS DEL SUELO RÚSTICO FRENTE A PRECIOS DE LA VIVIENDA Variación interanual en porcentaje. 20 17,3 18,1 17,2 15 10 5 0 2001 2002 2003 2004 11,1 6,3 6,6 Precio medio de 1 ha. de suelo rústico Precio medio del m 2 de la vivenda 12,8 7,6 5,5 9,1 7,1 3,6 2005 2006 El ocio sigue siendo el gran impulsor de los precios de la tierra y ha convertido la finca de recreo en un verdadero producto inmobiliario alcanzado las fincas por la celebración de Expo de Zaragoza y la llegada del AVE en los años anteriores, señala José María Sánchez de Lamadrid, presidente de J. Lamberlang Consulting. En la Sierra de Gredos se están cruzando operaciones por unos 100.000 euros la hectárea y los precios crecen un 30 anual La compra de fincas para entretenimiento personal y para montar negocios de turismo rural ha vuelto este año a batir récords de operaciones y aumentos de precios. Tener una propiedad en el campo para pasar los fines de semana se ha convertido en una alternativa mejor y más rentable que comprar un apartamento en la playa explica Francisco Barreneche, director comercial de Extremavera, una inmobiliaria especializada en proyectos de ocio rural que opera en la Sierra de Gredos y acaba de abrir delegación en Madrid. La reconversión de cultivos tradicionales como el tabaco está dejando libres muchos terrenos pequeños en los aledaños de los pueblos de La Vera (Cáceres) En las autonomías alejadas de la órbita de Madrid, como Extremadura, se mantiene un crecimiento medio del precio del 4 pero su alejamiento de Madrid hace que los precios crezcan por debajo de la media nacional y se alarguen los plazos de venta. Las fincas se siguen vendiendo, pero no al mismo ritmo que hace un año declara Jesús Piris, corredor de fincas en Badajoz. La órbita de la gran capital Entre Jarandilla y Arenas de San Pedro se están cruzando operaciones por unos 100.000 euros por hectárea y los precios crecen a un ritmo del 35 anual informa Francisco Barreneche. En el desarrollo de este nuevo modelo inmobiliario ha influido de una manera determinante el desarrollo de Internet. Los anuncios de fincas rurales cerca de un pueblo se han multiplicado. Los expertos consultados coinciden en señalar que la Red ha permitido una mayor apertura del mercado: vender una finca por Internet es como vender un piso. No tiene mayor misterio. Es más complicado enseñar la propiedad, pero los clientes ya se hacen a la idea que tienen que pasar una mañana del fin de semana fuera de Madrid señala Francisco Barreneche. A pesar de Internet, comprar una casa en el campo se ha convertido en una labor, cada vez, más complicada. No todos los terrenos son aptos para una finca de recreo. La labor del experto es más que aconsejable. El precio de suelo de regadío vuelve a crecer por encima del de las fincas de secano Los precios de las fincas de regadío mantienen, según los expertos, el ritmo de crecimiento registrado en 2006. En el año anterior registraron incrementos más bajos que los de las tierras de secano. Precisamente, su mayor capacidad de producción, frente al secano, ha incentivado el uso de estas tierras en explotaciones para generar biocombustibles. La productividad de las tierras de regadío es aproximadamente tres veces mayor que la de las tierras de secano. Según los expertos, la menor hidraulicidad registrada en los últimos 24 meses ha propiciado el repunte de los terrenos para cultivos de regadío, frente al de las tierras de secano. Según la Encuesta de precios la Tierra, que elabora el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en 2006 las mayores subidas de precio se dieron en los cultivos protegidos de regadío, en el olivar y en los terrenos para hortalizas al aire libre. Los expertos creen que los precios del regadío seguirán aumentado la distancia con los de las tierras de secano, a medida que vayan desapareciendo las subvenciones europeas al campo español. Por ello, algunas administraciones, como la navarra, están implantando planes para incorporar ambiciosas actuaciones para convertir suelo de secano en tierra de regadío. Campo de regadío.