Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s La cesta de la compra ya es más cara... y subiendo DOMINGO 4 s 11 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) VENTAS DE LAS SUPERFICIES COMERCIALES EN EUROPA de ventas 120 La crisis de las hipotecas subprime ha provocado asimismo que muchos fondos de inversión hayan trasladado sus intereses hacia las commodities materias primas que se negocian en mercados mundiales, como metales, petróleo o alimentos, entre ellos los cereales. Algunos de estos fondos han llegado a comprar barcos cargados de cereal y los han retenido en puertos para forzar el precio al alza. Hipermercados Más de 2.500 m 2 Supermercados 750- 1.000 m 2 Autoservicios Menos de 750 m 2 Otros 100 12 80 4 20 22 23 26 15 13 30 13 27 11 21 24 16 7 29 33 32 18 8 24 46 60 23 21 20 43 27 24 39 33 11 59 46 22 14 16 Grecia Crisis de las subprime 40 24 56 53 33 24 51 32 18 20 La política agrícola que ha aplicado la Comisión Europea en los últimos años ha acabado, al desincentivar la producción, con los excedentes comunitarios y se encuentra con un mercado sujeto a las leyes de la oferta y la demanda, no sólo dentro de la UE, sino fuera de ella, como proclama la OMC. El problema es que con esta política, unida a algunas crisis de precios, la UE empieza a ser deficitaria en muchos productos y no va a ser capaz de garantizar su autoconsumo como proclama la PAC. Decisiones como la del Parlamento Europeo de reducir el empleo de fitosanitarios puede acarrear problemas de viabilidad en muchos cultivos, en especial en frutas y hortalizas, lo que podría provocar mayor dependencia del exterior y encarecimiento de los producidos dentro de la propia Unión Europea. Este fuerte alza de la materia prima ha terminado afectando a toda la cadena alimentaria. Según datos de la Lonja de Cereales de Barcelona, en el periodo septiembre 2006- 2007 el precio del trigo blando ha subido un 85 el del maíz un 61 y el de la cebada otro 61 Sin embargo, a partir de este momento comienza a bajar, por lo que parece que su cotización ha tocado techo. Desde estos máximos, según la lonja, el trigo blando habría descendido un 8,4 el maíz un 10,6 y la cebada un 6,7 Los expertos creen que su precio irá bajando hasta su estabilización, pero nunca a niveles de hace un año. Aunque el aumento del precio de los cereales ha sido constante desde julio de 2006, es en el segundo trimestre de este año cuando se produce su mayor progresión y se empieza a repercutir. En el último año, los piensos para la ganadería, cuya base fundamental son los cereales en torno a un 75 se han incrementado entre un 25 y un 32 porcentaje menor que el experimentado por el maíz, la soja y el sorgo asegura el director general de la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para 39 32 20 42 20 5 4 Noruega Holanda 33 27 26 23 Italia 21 20 0 18 Suiza 14 Bélgica 14 Irlanda 9 Austria R. Unido Francia Portugal España Finlandia Alemania Suecia Dinamarca El precio del cereal toca techo Animales (Cesfac) Jorge de Saja. Sin embargo, según De Saja, el precio de algunas materias primas como los cereales lleva estancado desde hace casi tres décadas, por lo que cree que la época de precios bajos está llegando a su fin. La ganadería es el sector que más ha sufrido con la crisis de los cereales, ya que la base de su alimentación es el pienso. En el último año, el coste de producción del porcino se ha incrementando un 30 Esta cifra trasladada a todo el sector ha supuesto un sobrecoste de 600 millones de euros, según la interprofesional Anprogapor. En el caso del vacuno de carne el aumento, estimado por Asoprovac, estaría en torno a los 270 ó 280 millones. En otros sectores productores como los de pollo, conejo y huevos, las asociaciones APPE, Conacun y Aseprhu, cifran esos sobrecostes en 275,42 y 68 millones de euros, respectivamente. En ovino estaríamos ha- Danone, Bimbo, Nestlé, Pascual o Heineken han anunciado ya que subirán el precio de sus productos Los países emergentes son ya los grandes demandantes de energía, materias primas agrícolas y alimentos blando, según datos del Ministerio de Agricultura, de incrementos hasta junio del 28 en corderos de cría y del 24,6 en los de recría. A este problema se le unes dos más: una crisis de precios bajos que se prolonga ya desde hace más de diez años, agravada por un menor consumo- -al igual que ocurre con la carne de conejo- -y la enfermedad de la lengua azul. El sector productor tiene complicado trasladar, aseguran desde Asaja, este coste extra a otros eslabones de la cadena, en especial a la distribución que no se atreve a repercutir unos incrementos del 30 en el caso del porcino, o del 25 en el caso del vacuno, porque provocaría una caída en las ventas. Con todo, la subida del precio en porcino y vacuno todavía no ha llegado al consumido final, ya que los animales que están llegando ahora mismo al matadero se criaron con piensos más baratos. Otro tipo de carne como el pollo ya ha repercutido costes. A este sector le es más fácil reaccionar ante este tipo de crisis, ya que el pollo es un animal que se desarrolla muy rápido y es muy fácil reducir o aumentar el número de animales según las necesidades. Las interprofesionales y las organizaciones agrarias aseguran que la situación es insostenible y que de seguir así mu- chos productores desaparecerán. Estas últimas, como Asaja, COAG y UPA están llevando a cabo un calendario de movilizaciones por toda España. Intermediarios y transportistas aseguran también que les cuesta más caro desarrollar su trabajo. El aumento de los combustibles en el transporte es ejemplo de ello. La industria alimentaria también se queja de este aumento, que unido a otros factores como el precio de los envases como el cartón, el vidrio o el pet, así como el de la electricidad están repercutiendo negativamente en la situación productiva de la industria aseguran desde la FIAB. El trigo blando panificable que se está importando, ya que nuestro país es deficitario en trigo, tanto de Alemania, Francia, Reino Unido, e incluso de EE. UU. o Canadá ha experimentado alzas en torno al 50 La industria avisa de más subidas España tiene una distribución muy competitiva con precios bastante ajustados J. NATES MADRID. El último eslabón de la cadena alimentaria es la distribución, que es quien establece los precios finales al consumidor. Las marcas comerciales, en especial las importantes, fijan los precios y la distribución le añade sus márgenes. Sin embargo, es frecuente que estos establecimientos cuenten entre su oferta con marcas del distribuidor, a un precio más bajo. Para ello, la distribución llega a acuerdos estables con los productores en los que se fijan y se aseguran de antemano costes y precios. Es lo que se conoce como sistema integrado. En España existe más competitividad que en Europa en materia de distribución, según el director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) Ignacio García Magarzo. Mientras que algunos países de la UE, como Reino Unido o Francia, los hipermercados representan un 56 y un 53 de las ventas, por tan sólo un 13 y un 4 de pequeñas tiendas, la tendencia es la contraria en Irlanda o Grecia, donde la gran distribución vende sólo un 14 y un 16 respectivamente, mientras que las pequeñas tiendas representan, en este orden, el 32 y el 29 según datos de la consultora AC Nielsen. En Austria, Noruega u Holanda los pequeños supermercados o autoservicios aglutinan, respectivamente, el 59, el 51 y el 46 de las ventas. En España, este porcentaje es del 33 en los hipermercados, del 24 en los supermercados del 19 en los autoservicios y del 23 en el pequeño comercio, lo que hace, al igual que en Portugal, que las ventas estén muy repartidas. Esta fuerte competencia obliga, según García Magarzo, a trabajar con unos márgenes comerciales bastantes estrechos, pero que no impide que se mantenga una política de precios agresivos. La fuerte competencia que existe entre empresas distribuidoras alimentarias garantiza que, cuando los precios en origen de los productos suben, la repercusión de estos incrementos sea la mínima posible para el consumidor final. Nuestras empresas ajustan su margen al máximo para competir en precios con los demás y atraer clientes afirma. ABC Fuente: AC Nielsen 27 43