Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 s 11 s 2007 INTERNACIONAL 41 ¡Lo que ahora necesitamos son más manos! E. R. MÉXICO. La Casa de la Cultura de Tabasco en Ciudad de México es un auténtico hervidero. El viernes 1.200 voluntarios llenaron doce tráilers hasta arriba de agua, alimentos, medicinas y otros productos de primera necesidad. ¡Lo que ahora necesitamos más manos para llenar los camiones! manifestó a ABC María Lourdes Ramírez, encargada de coordinar labores en la Casa de la Cultura. Desde que el jueves el presidente Calderón apelara a la solidaridad de los mexicanos para apoyar a Tabasco, miles de personas han pasado por éste y otros centros de de abastecimiento de urgencia. Miles de damnificados en la ciudad de Villahermosa, capital de Tabasco, tratan de salvar algunas pertenencias vadeando las aguas AFP Un millón de damnificados en la gigantesca inundación de Tabasco Con el 70 por ciento del Estado anegado, el agua potable es la principal carencia de estas tierras preferidas por el turismo EUGENIO RIVERA SERVICIO ESPECIAL MÉXICO. El Estado mexicano de Tabasco, uno de los lugares predilectos del turismo, cumplió ayer una semana sumido en el caos. Casi 300.000 personas de un millón de damnificados continúan atrapados en ciudades y comunidades anegadas a la espera de ser rescatados mientras las lluvias que caen desde el pasado fin de semana no cesan y se pronostica que continúen. Paradójicamente aún no hay víctimas mortales que lamentar. Este Estado del sudeste de México, rico en petróleo y considerado un edén por su exuberancia y riqueza natural, lo ha perdido todo en una semana. Las intensas lluvias caídas en los últimos días en el sur de México elevaron el nivel de los ríos hasta cotas históricas lo cual, unido al temporal que se registra en el Golfo de México, creó un tapón hidráulico que ha impedido que los ríos que atraviesan el estado viertan al mar. Los más dañinos han sido el Grijalva y el Carrizal, que desembocan en Villahermosa, la capital del estado, y que el viernes registraban un cauce de 2.950 metros cúbicos por segundo. También están desbordados los ríos Pichucalco, Puxcatán, La Sierra, Samaria, Mezcalapa y San Pedro, aunque han comenzado a bajar de nivel a un ritmo de diez centímetros por día, según la Comisión Na- cional del Agua. Datos oficiales apuntan a que del millón de damnificados que puede haber, unos 290.000 continúan atrapados, en espera de ser rescatados por el personal de la Armada y el Ejército, que se afana por que funcione el plan de emergencia. Las cuatro únicas muertes registradas hasta ahora se produjeron en el estado de Chiapas, vecino a Tabasco, donde hay 11.000 damnificados, 300 kilómetros de carreteras afectadas a causa de que 16 ríos se desbordaron. Esos mismos cauces fluviales son los que vierten hacia el estado de Tabasco, donde la situación es complicada en diez de los diecisiete municipios que lo componen. Esto representa una enorme tragedia para las familias tabasqueñas porque están seriamente dañadas sus viviendas, muebles, ropas, animales y su trabajo dijo a la prensa el Secretario de Gobierno de Tabasco, Humberto Mayans. En presencia del presidente Felipe Calderón, Mavans hizo un llamado urgente para llevar agua potable a unas 800.000 personas, alimentos, médicos y medicinas así como útiles para levantar campamentos. La enorme paradoja del momento es que con el 70 del Estado bajo el agua lo que falte precisamente sea ese recurso esencial para el consumo humano. Para paliar esa carencia han sido enviadas ya 40 plantas portátiles con capacidad para potabilizar mil litros de agua a la hora. Enorme tragedia La tragedia en cifras -Cerca de 1.000.000 de damnificados en una población total de 2.200.000. -El 70 del territorio anegado. -El 80 de los habitantes de Villahermosa evacuados. -El 50 de las 5.000 Ha. de la ciudad bajo el agua. -Suspendidos los servicios de agua potable, electricidad. -24 de las 48 gasolineras del Estado fuera de servicio. -El río Grijalva, que rodea Villahermosa, ha aumentado en 69 centímetros su nivel histórico. Una de las víctimas mortales del huracán Noel en Santo Domingo, el otro desastre de la región AP