Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4- -11- -2007 El Gobierno iraquí presiona sobre los kurdos para conjurar la amenaza turca Nuri al- Maliki s primer ministro iraquí 37 Un ataque preventivo El general Pervez Musharraf movió ficha en el complicado tablero paquistaní. Vestido de civil justificó su medida. Cumplió así con la tradición MIKEL AYESTARÁN MADRID. Golpe de estado y estado de emergencia son dos términos afines a la historia política de los sesenta años de Pakistán. El presidente y general Pervez Musharraf movió ficha en el complicado tablero paquistaní y como un último gesto de fuerza para mantenerse en el poder, suspendió la Constitución y reformó al completo el Tribunal Supremo nombrando a un nuevo magistrado jefe en lugar de su opositor, Iftikhar Chaudhry. El presidente Pervez Musharraf esgrimió motivos de seguridad nacional para adoptar esta medida. El omnipresente terrorismo y la interferencia de ciertos miembros del Poder Judicial en clara referencia al Tribunal Supremo, le empujaron a tomar una decisión que explicó, primero, a través de un comunicado difundido por la cadena nacional de televisión y, después, con un discurso a la nación. Entre ambos mensajes, el país vivió momentos de zozobra. Se suspendieron las emisiones de televisión y radio durante dos horas y también se cortó el servicio telefónico. Las tropas tomaron posiciones en las principales ciudades del país, que revivieron las escenas típicas de la convulsa historia política paquistaní. El general se dirigió a la na- Musharraf (a la izquierda) y Dogar, el nuevo presidente del Tribunal Supremo, ayer en Islamabad ción vestido de civil, de la misma manera que hizo al ganar las elecciones el pasado mes de septiembre, y se limitó a argumentar la medida señalando que sería un suicidio para el país no hacerlo No habló del futuro. Los jueces del Supremo estaban desde hace dos semanas en pleno proceso de debate para decidir si finalmente aprobaban la candidatura de Musharraf y daban el visto bueno a la elección de un militar como presidente del país. El magistrado Chaudhry, el polémico magistrado jefe al que el general quitó de su cargo en mayo y meses después se vio obligado REUTERS a devolver su puesto, tenía el futuro político del general en sus manos y esto suponía un gran riesgo para el mandatario ya que todas las decisiones del Supremo en los últimos meses han sido hostiles al Gobierno. Apenas quedaban diez días para saber la decisión de Chaudhry y su equipo.