Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4- -11- -2007 El mito del oasis catalán s El caos ferroviario ESPAÑA 31 LO QUE QUEDA: CINCO KILÓMETROS CRÍTICOS Después de poner en marcha casi 600 kilómetros de línea de Alta Velocidad entre Madrid y Tarragona, el Adif se ha estrellado en el último tramo, los doce kilómetros que van de Sant Joan Despí a la estación de Sants, los más complicados de toda la línea, según insiste de manera reiterada Fomento. El último tramo hasta Barcelona se dividió en cuatro secciones diferenciadas- -más una específica para la estación de Sants- siendo la que corresponde a OHL y a su filial Guinovart la que, socavones mediante, acumula más retraso. Es la que impedirá cortar la cinta del AVE el 21 de diciembre. Tramo 1. De Sant Joan Despí a Sant Boi. Adjudicado a Acciona por 76,5 millones de euros. Se trata de 4.096 metros de vía, incluyendo un viaducto sobre el Llobregat de 870 metros. El resto va soterrado bajo el parque agrario del Baix Llobregat. El conjunto del tramo está completamente acabado, a punto para que comiencen las pruebas con el material móvil. Tramo 2. De Sant Boi hasta L Hospitalet. 3.737 metros de recorrido presupuestados en 168,4 millones y que acometen de manera conjunta Corsan y Corviam. El tramo incluye de manera sucesiva la estación de El Prat, un viaducto sobre el Llobregat y una sección sobre plataforma natural. El tramo también está acabado, incluyendo la colocación de vías, catenarias, instalaciones y sistemas de seguridad. En la estación falta enlosar y colocar la iluminación y el mobiliario. En otra fase, independiente de la llegada del AVE, se hará la gran estación intermodal, a la que también llegará el Metro. Tramo 3. L Hospitalet- La Torrassa. Es donde se han dado los mayores problemas. 2.724 metros de falso túnel entre pantallas adjudicados a OHL- Guinovart por 107,6 millones. Tras los incidentes, se han sumado a los trabajos Rodio, Terratest y Covasa. Hay 300 metros en fase de montaje de vías y otros 800 ya entregados para que Adif comience esta tarea. La parte más retrasada son los 800 metros a los que les falta la contrabóveda y otros 700 a los que además les falta la bóveda. Por último, quedan 25 metros de túnel en mina por debajo del túnel de FGC dañado. Tramo 4. A cargo de la UTE formada por Sacyr, Scrinser y Cavosa. 91,6 millones para 2.069 metros hasta la estación de Sants. Parte entre pantallas y parte en mina, atravesando por debajo las líneas de Cercanías para dejarlas a la derecha en sentido Sants. Falta por excavar 220 metros de galería. La obra se encuentra ahora en una fase crítica, ya que se está sorteando la Ronda del Mig, quizás el mayor reto de los ingenieros en todo el recorrido. Una perforadora causa una fuga de gas en las obras en Sants La ministra dice que no tuvo que ponerse fecha a la inauguración del AVE s Rajoy promete privatizar la gestión de El Prat M. A. P. BARCELONA. Los vecinos del barcelonés barrio de Sants se fueron ayer a dormir con el miedo en el cuerpo. Pasadas las ocho de la tarde, un fuerte olor a gas invadió la calle Tinent Floresta, donde se está reforzando la estructura de varios edificios en los que han aparecido grietas. Una máquina perforadora de la compañía Sacyr, adjudicataria de Adif, había seccionado un tubo de transporte de gas. El incidente no obligó a desalojar a los vecinos, pero sí fue necesario paralizar, por precaución, las obras de micropilotaje que se realizan en la zona para reafirmar y garantizar la seguridad de los edificios junto a los que transcurre el túnel del AVE, ya construido. A la vista de los acontecimientos la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, admitía ayer que hubiera sido mejor no dar una fecha concreta de llegada del AVE a Barcelona. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, casas, que cuando entra alguien de la construcción en el tajo pueden ocurrir imprevistos que aplacen la terminación de las obras sostuvo la ministra Álvarez, descargando así la responsabilidad sobre las constructoras. El consejero de Obras Públicas de la Generalitat, Joaquim Nadal, también se negaba ayer a aventurar una fecha para el restablecimiento del servicio de Cercanías en las líneas afectadas por las obras del AVE. El caos ferroviario y el déficit en materia de infraestructuras que padece Cataluña centró la intervención del presidente del PP, Mariano Rajoy, que clausuró en Barcelona unas jornadas de su partido. El dirigente popular prometió conformar un Gobierno con los mejores que sea respetado por los ciudadanos y que aporte soluciones a sus problemas cotidianos. Rajoy anunció que, si forma Gobierno, aprobará una ley de calidad de los servicios públicos y dará juego a la iniciativa privada. Sin ir más lejos, prometió ceder la gestión del aeropuerto de El Prat al sector privado. También rogó al Gobierno del PSOE que el AVE no pase junto a la Sagrada Familia. Un Gobierno respetado Magdalena Álvarez F. SECO estaba decidido a inaugurar la alta velocidad el 21 de enero, pero la falta de seguridad y las constantes incidencias en las obras han llevado al Ejecutivo a aplazar el calendario. No obstante, la ministra Álvarez aseguró que su departamento no ha actuado con improvisación e incluso señaló que las obras marchan razonablemente bien Todos sabemos, porque nos pasa en nuestras propias LA SEMANA PORTENTOSA Esto es una tomadura de pelo (el AVE) Lo es también que Zapatero se haya permitido exculpar de toda responsabilidad a la administración catalana gruentes con las hipótesis más aventuradas. Pero es necesario recuperar la razón. Existe una distancia abismal entre reconocer quese dispone de una evidencia por fuerza limitada y dedicarse a explotar maniáticamente la holgura incolmable que separa lo que se sabe que ha ocurrido de lo que se reduce a no ser imposible. Precisamente porque la holgura es incolmable, las teorías conspirativas están blindadas. El maquiavélico añadirá siempre hipótesis auxiliares, compatibles a la vez con los hechos nuevos y con sus fantasías inamovibles. El PP ha perdido un tiempo precioso no desmarcándose lo bastante de esta línea paranoica. Rajoy debería haber evitado su comentario sobre la necesidad de seguir investigando. La observación alimenta el equívoco cuando es el jefe de la oposición el que la formula. Fiemos la investigación a los investigadores y espantemos el atentado del debate partidario. Ésta debería ser la consigna del español responsable. No resulta menos dañino, ni menos estúpido, establecer una conexión causal entre la invasión de Irak y el atentado. Según los expertos más calificados, la invasión ha podido jugar, sí, un papel en la comisión de la masacre. Pero en absoluto determinante. Muchos más decisivo fue el acuerdo de extender la jihad más allá de los escenarios bélicos o las veleidades de unos cuantos sujetos residenciados en suelo español. El significado histórico de España en el imaginario islamista también es importante. Se quiso atentar otra vez cuando España estaba ya fuera de Irak y no son excluibles en absoluto nuevos atentados. Estas consideraciones hacen más imperdonable la miopía de los partidos Álvaro Delgado- Gal a sentencia del tribunal presidido por Gómez Bermúdez ha dejado las cosas donde los observadores más ecuánimes anticipaban: el atentado es de origen islamista. La trama etarra queda para consumo de culebrones periodísticos. Bermúdez recordó que la verdad judicial no es idéntica a la verdad material, lo que equivale a decir que un juez está obligado a apelar sólo a la evidencia contrastada. Por supuesto, el radio de la última no coincide con el de la evidencia posible: no cabe descartar, de antemano, que aparezcan datos o indicios con- L y su sórdido empeño en pescar en río revuelto. Los otros dos grandes eventos de la semana han sido los datos terroríficos sobre la inflación y el número montado por Zapatero tras la catástrofe del AVE en Barcelona. Hago gracia al lector del primer contencioso, bien tratado por los expertos. Pero no me resisto a expresar mi estupor ante la manera como el segundo se ha abordado desde el Gobierno. El primer reflejo fue técnicamente estalinista. La increíble Magdalena Álvarez, cuyo permanencia al frente de Fomento es escandalosa, llegó a no excluir, literalmente, que las incidencias -así se ha bautizado eufemísticamente el naufragio de las obras- -fueran intencionadas. La consecuencia de esta declaración tendría que haber sido la rescisión del contrato con OHL. Y una consecuencia diferida, el procesamiento de los saboteadores. La rescisión del contrato con la compañía se consideró inminente hace unos días. Pero algo que no se nos ha explicado aconsejó mudar de táctica. Villar Mir ha sido rehabilitado por arte de birlibirloque y del castigo del culpable se ha pasado a que el presidente diga que asume las responsabilidades. ¿En qué ha consistido la asunción de responsabilidades? Misterio insondable. No se ha querido cesar a la ministra a pocos meses de las generales, que era lo ortodoxo, y a manera de compensación nos hemos encontrado con una carta en que el presidente se confiesa apenado, reconoce una deuda histórica con Cataluña, hace una exaltación de su política de obras públicas y, a continuación, se cruza de brazos. Esto es una tomadura de pelo. Lo es también que Zapatero se haya permitido exculpar de toda responsabilidad a la administración catalana. Lo que ocurre en realidad, es que Montilla se asfixia y más que pedir árnica, ha lanzado un ultimátum a su colega de la Moncloa para que le quite el peso que le abruma las espaldas. La palinodia magnánima y vacía del presidente no ha sido un acto de compromiso democrático, sino una coartada para salvar la cara al PSC y mantener en estado de latencia a Álvarez.