Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA La verdad del 11- M s Entrevista DOMINGO 4 s 11 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) Una sentencia donde se ha condenado a un número importante de terroristas islamistas siempre nos hace más visibles Si Interior no ha tomado ninguna decisión contra los que han injuriado a la Policía y la Guardia Civil es porque la causa estaba abierta Cuando uno salía de España y hablaba con responsables de seguridad de todo el mundo no entendían lo que pasaba aquí Estudiaremos si tomamos medidas contra los que acusaron sin pruebas Antonio Camacho se muestra muy cauto sobre la posibilidad de emprender desde el Gobierno acciones legales contra aquellos que han acusado sin pruebas de delitos gravísimos a mandos policiales. No obstante, admite que se ha abierto una reflexión ¿Cree que el Tribunal ha avalado la investigación estos años? -La lectura de la sentencia pone de manifiesto la escrupulosidad de la actuación policial y el control judicial mantenido en todo momento sobre el trabajo de las Fuerzas de Seguridad. En definitiva, esto es lo que caracteriza una investigación en un Estado de Derecho. Desgraciadamente, en estos tres años y medio hemos vivido en una contradicción: si uno salía de España y hablaba con responsables de seguridad franceses, ingleses, norteamericanos, estaban sorprendidos del nivel de la Policía y de la Guardia Civil y de la rapidez con la que se había desentrañado este acto terrorista. Sin embargo, desgraciadamente aquí la polémica ha hecho sufrir mucho a los dos Cuerpos. Y probablemente no hayan tenido el apoyo que debían haber tenido por parte de algunas fuerzas políticas de nuestro arco parlamentario. ce tres años y medio el Ministerio del Interior ha estado en las portadas de los medios de comunicación todos los días. Por tanto, ese no puede ser el motivo para no actuar cuando las acusaciones han sido a policías, a guardias civiles y a responsables de Interior, que además no estaban en él cuando se produjeron los hechos. ¿Ha llegado hasta la Secretaría de Estado de Seguridad el malestar de la Policía y la Guardia Civil por la falta de respuesta de Interior ante esos ataques? ¿Cómo valora que el desalojo de la Cañada Real, un asunto aparentemente de ámbito local, fuera retransmitido por la cadena Al Yasira? somos más visibles como consecuencia de las condenas, está claro también que ya tomamos las medidas de seguridad oportunas hace meses a lo largo de todo el juicio, pero creo que eso no debe llevar a una excesiva preocupación. A lo largo de todo el proceso hemos hecho un seguimiento de los medios de comunicación, de las páginas web, de todo aquello a través de lo que esta gente se comunica y en principio no hay un incremento importante de actividad. -Si hay algo en lo que estamos de acuerdo todos los países en la lucha contra el terrorismo islamista es en la necesidad de una buena labor policial, de inteligencia, de información, pero también se precisa una labor preventiva. Explicar al mundo islámico que somos sociedades abiertas, que respetamos los derechos y la libertad religiosa y que pedimos que igualmente se respeten nuestros derechos y nuestra libertad religiosa. Por lo tanto no tenemos ninguna intención de sojuzgar o de aplastar civilizaciones. Los islamistas radicales transmiten la idea contraria, lo que puede llevar a que sociedades no formadas, puedan pensar realmente que nosotros intentamos acabar con los seguidores de la fe islámica. Los temas de Cañada Real hay que explicarlos tal y como se produjeron y por lo tanto lo que no debemos hacer es desinformar, porque puede haber una repercusión en la sociedad árabe. -Si no se ha tomado ninguna decisión hasta ahora es porque la causa judicial más importante de este país estaba abierta, se estaba investigando y se estaba pendiente de la sentencia. -Pero probablemente también esa falta de apoyo la sienten igualmente las Fuerzas de Seguridad del Estado al ver cómo Interior en particular, y el Gobierno en general, no han emprendido acción legal alguna contra quienes imputaban delitos gravísimos sin pruebas a personas concretas. ¿Por qué no se ha instado ni a la Abogacía del Estado ni a la Fiscalía General del Estado a defender a estos agentes? ¿Se ha valorado en España la importancia que tiene esta sentencia en la lucha contra el terrorismo internacional? -Ante la falta de actividad del Ministerio del Interior, no; sí ante la actividad de otros que imputaban conductas irregulares a policías y guardias civiles. Pero no sólo lo ha recibido Interior. Todo el mundo ha visto el juicio del 11- M y vio cómo policías y guardias civiles salían llorando de la sala de vistas. El hecho de que no se hayan ejercido acciones no quiere decir que los responsables del Ministerio no hayamos intentado que algunas fuerzas políticas rebajaran la presión sobre las instituciones. ¿Quiere decir que ahora el Gobierno sí va a pedir a las instancias oportunas que emprendan esas acciones legales? ¿No ha pesado más hasta ahora el miedo del Gobierno a sufrir una campaña de acoso mediático que la defensa de los que han investigado estos atentados? -Probablemente sea necesaria una reflexión sobre la cuestión. Hasta el momento no era posible hacerla porque podía perjudicar gravemente la instrucción de la causa, que ya estaba complicada por toda la polémica que ha habido en relación a la misma. En todo caso, la sentencia reconoce sin matices la profesionalidad de los policías y guardias civiles y deja en evidencia a quienes les han injuriado estos años. Me habría gustado que la oposición hubiera mostrado al menos la mitad de sentido de Estado con la que se han comportado las Fuerzas de Seguridad. -Ha habido demasiado ruido y eso ha impedido que se trasladara a los ciudadanos la importancia que tiene que un atentado tan grave como éste haya sido bien investigado y se haya puesto a disposición de la justicia a sus responsables, que ya han sido condenados. En la mayor parte del mundo occidental se tiene la sensación de que las Fuerzas de Seguridad españolas son de las más eficaces. Desgraciadamente, aquí hemos estado sometidos a continuas opiniones que venían a expresar lo contrario. Camacho, durante la entrevista en su despacho -No podemos tener miedo a lo que ya nos ha pasado. Desde ha- -Sí. Me he reunido con los responsables de los servicios de seguridad e información de Estados Unidos, que continuamente nos trasladan el buen nivel que perciben de nuestros profesionales. Cuando se les explicaba lo que sucedía en España no lo entendían, porque se han producido atentados islamistas a lo largo de todo el mundo y en ninguno se ha hecho una investigación tan completa ni se ha puesto a tal número de responsables del atentado a disposición de la Justicia. Lamentablemente, a pesar de estar a la vanguardia de la investigación policial y judicial de este tipo de atentados, ha sido imposible transmitírselo a la sociedad por la polémica generada. ¿Pero llegaba esa sensación de sorpresa desde otros países?