Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 LA ENTREVISTA DOMINGO 4 s 11 s 2007 ABC El portavoz de los jueces progresistas en su despacho de la Audiencia Provincial de Vitoria Es prácticamente imposible que se pueda reabrir la vía de ETA Jaime Tapia s Portavoz de la asociación Jueces para la Democracia POR N. C. FOTO BLANCA CASTILLO -La Justicia ha hablado: dos autores materiales, un cooperador necesario y siete absueltos. ¿Satisface el fallo las esperanzas de las víctimas? -Sustancialmente estimo que sí, aunque nunca sanará la herida moral producida por la muerte del ser querido o el propio daño sufrido. Es humanamente comprensible que ciertas decisiones concretas no les hayan agradado y, aparte de que puedan presentar un recurso de casación, la grandeza del Estado de Derecho implica que no se pueda condenar a una persona si no existen pruebas suficientes para determinar su culpabilidad. -Algunos han concluido a partir de la absolución de El Egipcio que no ha participado en estos hechos. ¿Puede extraerse esta conclusión de la lectura de la sentencia? -Entiendo que sí, puesto que los magistrados, fijando la verdad judicial, han estimado que las pruebas practicadas en el juicio oral no han sido bastantes para condenarle, probablemente porque estas denominadas autorías intelectuales, más técnicamente inducciones, conspiraciones o proposiciones para delinquir, son muy difíciles de probar, máxime teniendo en cuenta que muchas de las posibilidades de investigación y obtención de pruebas se desvanecieron con la inmolación de los terroristas en Leganés, los autores directos, según la sentencia. -La sentencia avala las dos pruebas fundamentales para llegar a los autores del 11- M: la mochila de Vallecas y la Kangoo. ¿Es una constatación técnicamente inamovible? -Es una de las cuestiones que probablemente puedan plantear las defensas de los acusados en un eventual recurso de casación ante el Tribunal Supremo, y éste valorará la corrección de la argumentación de la sentencia sobre estos dos extremos, acorde, en principio, a la doctrina de aquel órgano. Ello no obstante, hay un aspecto relevante de la valoración de tales pruebas determinante de su validez, que es la credibilidad que le merecen a la Sala sentenciadora los testimonios de los policías intervinientes, que el Supremo sustancialmente no podrá examinar, al carecer de la garantía de la inmediación sobre dichas declaraciones, Por ello me atrevo a aventurar que será muy difícil que se pueda declarar la nulidad de dichas pruebas. -Que la sentencia diga en sus hechos probados que no consta la intervención de la banda terrorista ETA, ¿cierra jurídicamente la vía a esta hipótesis? -A salvo de lo que se pueda determinar en un posible recurso de casación, la Audiencia Nacional, por un lado, ha analizado y admitido básicamente la hipótesis fáctica- jurídica que planteaban las acusaciones, esto es, que se trataba de un acto terrorista de índole islamista; y, por otro, como debe realizar una resolución correctamente motivada, ha examinado y rechazado expresamente la hipótesis alternativa que formulaban algunas acusaciones y defensas, es decir, que había existido una intervención de ETA, por lo que hace prácticamente imposible que se pueda abrir esta vía, máxime si tenemos en cuenta la argumentación tan contundente que utiliza la sentencia para descartar esa tesis. Sólo la aparición de revelaciones o datos nuevos, en principio, casi absolutamente rechazables, permitirían abrir una nueva investigación para comprobar dicha interven- La validez de la cadena de custodia de la Kangoo y la mochila de Vallecas es inamovible, pues se basa en los testimonios de policías cuya credibilidad el Tribunal Supremo no puede revisar ción, lo que sería extensible a la participación de otras posibles personas. ¿Cree que esta sentencia marcará un punto y aparte en la polémica mediática y política montada en torno al 11- M? -Aunque no creo que termine dicha polémica, como comprobamos estos días, desde un punto de vista de pedagogía jurídica democrática debería suponer ese punto final. Así, acabándose tal polémica, se resaltaría o reforzaría el papel de la Justicia en la solución de los conflictos, puesto que expresa o implícitamente supondría un mensaje a los ciudadanos en el sentido de que en aquellos casos en que éstos tengan un litigio que lleve a los tribunales, la última palabra que cierra el caso definitivamente la tienen los jueces, fijando los hechos y aplicando el Derecho, sin que sea posible posteriormente seguir discutiendo sobre dicho conflicto. ¿Contribuye a que la sociedad confíe en la actuación de la Justicia? -Creo que este proceso en su conjunto y en particular la sentencia dictada ha servido para que la sociedad recupere una parte de la confianza perdida en la Justicia. Podemos también aparecer ante muchos países como un modelo a seguir en la lucha contra el terrorismo, que no es incompatible con la salvaguarda de los derechos de los acusados.