Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 s 11 s 2007 OPINIÓN 3 LA TERCERA CONTRA LA MENTIRA La sentencia del pasado miércoles cierra orgullosamente un capítulo más de la historia de ABC y abre otros nuevos en un relato que, sean cuales fueren sus protagonistas, requerirá, como todos los anteriores, de la profunda convicción ética y cívica de que este diario- -a diferencia de otros- -nació para cumplir con un deber de veracidad y de independencia. Ni en aquélla ni en ésta nos han doblado el pulso. Vencida la mentira y puestos en evidencia los mentirosos, empieza una nueva etapa... EL filósofo Harry G. Frankfurt: Los manipuladores o charlatanes, aunque se presentan como personas que simplemente se limitan a transmitir información, en realidad se dedican a una cosa muy distinta. Más bien, y fundamentalmente, son impostores y farsantes y cuando hablan, sólo pretenden manipular las opiniones y las actitudes de las personas que les escuchan. Así pues, principalmente, su máxima preocupación consiste en que lo que dicen logre el objetivo de manipular a su audiencia. En consecuencia, el hecho de que lo que digan sea verdadero o falso, les resulta más bien indiferente Sobre la verdad Editorial Paidós Contextos) Del periodista polaco fallecido Ryszard Kapuscinski: Nuestra profesión siempre se basó en la búsqueda de la verdad: el valor de la noticia o del texto era dar cuenta de la verdad. Muchas veces la información funcionó como un arma en la lucha política, por la influencia y por el poder. Pero hoy, tras el ingreso del gran capital a los medios masivos, ese valor fue reemplazado por la búsqueda de lo interesante o lo que se puede vender. Por verdadera que sea una información, carecerá de valor si no está en condiciones de interesar a un público que, por otro lado, es crecientemente caprichoso Los cinco sentidos del periodista Edición de la APM) el mismo autor: Vender. Y ganar. Ninguna multinacional que fabrique automóviles o procese el petróleo genera tantos beneficios como el comercio de la información, hoy el negocio más rentable. ¿Consecuencias? Frente a tiempos no tan remotos cuando en los puestos de redactor- jefe de los periódicos y de las emisoras de radio y televisión se sentaban periodistas vocacionales, cabezas calientes que luchaban por una idea, hoy los ocupan hombres de negocios que no tienen nada que ver con el periodismo, ¡ni quieren! De manos de personas que luchaban por la verdad, la información ha pasado a manos de bussinesmen a los que no importa lo más mínimo que la noticia sea verdadera, importante o valiosa, sino que sea atractiva. La información se ha convertido en un producto que debe aparecer hermosamente envuelto para atraer al comprador Este radical cambio de criterios- verdad sustituida por atractividad -constituye toda una revolución cultural de la que todos somos testigos y partícipes, y en parte, también, víctimas. El jefe no pregunta si es verdad o no lo que ha llegado a la redacción sino si es vendible El mundo de y a través de los mass- media Editado por Papeles del Aula Magna de la Universidad de Oviedo) De la filósofa Hannah Arendt: Para empezar, quiero hacer algunos comentarios sobre la controversia, más bien furiosa, desatada por mi libro Eichmann en Jerusalén. Empleo deliberadamente la expresión desatada en lugar de causada porque D D una gran parte de la controversia ha girado en torno a un libro que nunca se ha escrito. Mi primera reacción, por tanto, fue despachar el asunto con la célebres palabras de un dicho austríaco: Nada hay tan entretenido como la discusión de un libro que nadie ha leído Sin embargo, a medida que la cosa siguió adelante y que, sobre todo en sus fases posteriores, surgieron más y más voces que no sólo me atacaban por lo que yo nunca había dicho sino que, al contrario, me defendían por ello, caí en la cuenta de que en ese ejercicio ligeramente alucinado podía haber algo más que sensacionalismo o entretenimiento. Me pareció también que se mezclaban en la historia algo más que emociones es decir, algo más que los sinceros equívocos que en algunos casos provocan la ruptura de la comunicación entre autor y lector, así como algo más que las distorsiones y falsificaciones debidas a los grupos de intereses, que estaban mucho menos asustados por mi libro que por el hecho de que pudiera dar pie a un nuevo estudio imparcial y minucioso del período en cuestión. Yo había hecho una exposición objetiva del juicio, e incluso el subtítulo del libro, la banalidad del mal, me parecía tan notorio que se desprendía de los hechos del caso que yo entendía que no requería ninguna explicación complementaria. Yo había llamado la atención sobre un hecho cuando pensaba que era sorprendente porque contradecía nuestra teorías sobre el mal, y por consiguiente, señalaba algo verdadero pero no plausible Responsabilidad y juicio Editorial Paidós Básica) e Leonard Silk, profesor universitario y articulista de The New York Times: ¿Puede ser un periódico, simultáneamente, un negocio al servi- D cio de sus intereses y representar el papel de institución casi pública al servicio de los intereses superiores de todo el mundo según los define el propio periódico? A mi modo de ver este interrogante crea la mayoría de problemas que tenemos, tanto internos como externos. Sin embargo, esta segunda función (la de servir en interés público) que nuestros críticos, incluidos los de empresas, a veces olvidan y otras niegan o anatemizan, es una misión a la que el público, incluido el de los negocios, desea sujetarnos Del mismo autor: El negocio de un diario decente no consiste tan sólo en vender ejemplares y ganar dinero. No creo que nadie que esté en sus cabales piense que lo único que se propone un periódico es ganar dinero y que su grandeza se define por la cantidad de dinero que gane Las responsabilidades del periodismo Editorial Mitre) De Rafael Mainar, periodista y ensayista: En el caso de los periódicos de opinión hay que olvidar el negocio y recordar sólo el objetivo para el que el periódico se funda y si cumple ya vale lo que cuesta Del mismo autor: La resistencia y la constancia son dos condiciones primordiales del capital de un periódico y son, precisamente, las virtudes de que menos puede blasonar el dinero español, antojadizo e impaciente El arte del periodista Editorial Destino) De ABC En política no seguirá bandera alguna para no mermar su independencia, dentro de la cual se propone vivir sin abdicar uno solo de sus fueros (Editorial fundacional de ABC de 1 de enero de 1903) ace más de ciento cuatro años, el fundador de este periódico, Don Torcuato Luca de Tena, tituló el primer texto editorial del diario con las siguientes palabras: En cumplimiento de un deber La pretensión de ABC y de su Redacción no es otra, permanente, y desafiante cuando preciso fuere, que la de ser leal a la veracidad que es el primer deber que nos impone nuestro acervo de principios y valores. Hemos cumplido a propósito del 11- M. Hacerlo ha tenido costes importantes, pero abdicar de nuestro fuero hubiera supuesto una deslealtad con nuestra identidad histórica y la destrucción de nuestro futuro. La sentencia del pasado miércoles cierra orgullosamente un capítulo más de la historia de ABC y abre otros nuevos en un relato que, sean cuales fueren sus protagonistas, requerirá, como todos los anteriores, de la profunda convicción ética y cívica de que este diario- -a diferencia de otros- -nació para cumplir con un deber de veracidad y de independencia. Ni en aquélla ni en ésta nos han doblado el pulso. Vencida la mentira y puestos en evidencia los mentirosos, empieza una nueva etapa. H JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Director de ABC