Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 3 s 11 s 2007 ABC La complicidad de José Bros y María Gallego abre hoy el I ciclo de zarzuela Ana María Sánchez, Aquiles Machado, Manuel Lanza y Nancy Herrera, entre otros, participan en la serie de cuatro conciertos organizados por el Teatro de la Zarzuela SUSANA GAVIÑA MADRID. Mientras Miguel Roa ensaya en la sala, con la Orquesta de la Comunidad de Madrid, El gato montés de Penella, en el piso de arriba se presenta el primero de los cuatro conciertos líricos que inaugura un ciclo dedicado a la zarzuela, y que según el director del teatro, Luis Olmos, nace con vocación de continuidad. José Bros y su mujer, María Gallego, protagonizarán hoy la primera de estas citas, en la que estarán dirigidos por David Giménez. María Gallego, que en los últimos dos años se está reincorporando lentamente a su carrera como cantante, confesaba la satisfacción de participar en este ciclo junto a Bros, porque si muchas veces la música nos ha separado por cuestiones de trabajo, ahora nos une Reconoce, además, que en sus intervenciones jugará a favor la complicidad no exenta de emoción, sobre todo al interpretar el dúo de El caserío afirma la soprano. Para Bros también tiene un significado especial este concierto pues ésta es una temporada de celebraciones para mí. A los diez años en el Real- -que celebré hace un mes- -se suman los diez años de mi debut aquí con Doña Francisquita Y subrayó el interés de este ciclo, que se desarrollará durante el mes de noviembre, porque en sus programas se pueden incluir partituras que pocas veces se escuchan, además de las muy conocidas El director de orquesta Luis Remartínez, que dirigirá dos de los conciertos- -con Machado, Lanza y Poblador, entre otros- -destacó la importancia de esta iniciativa que, en su opinión, puede abrir la puerta a un público joven al que no le interesan los argumentos, a veces tontos, de las zarzuelas completas En el concierto de hoy, Bros y Gallego interpreta- María Gallego y José Bros, en una imagen de archivo rán un programa, que ya grabaron hace dos años en disco, que incluye romanzas de El Bateo La canción del olvido Luisa Fernanda El niño judío y Doña Francisquita Por su parte, Olmos, comprometido en el fichaje de im- SIGEFREDO portantes voces y directores, adelantó ayer la existencia de conversaciones con Rafael Frühbeck de Burgos para dirigir en la Zarzuela. Más información sobre el ciclo: http: teatrodelazarzuela. mcu. es COLECCIÓN DE CINE DE CARY GRANT CELOS CONTRA DÓLARES Consiga, mañana domingo, la nueva entrega de la colección de cine de Cary Grant, Página en blanco por tan sólo 7,95 euros y el cupón del día LUIS CONDE- SALAZAR INFIESTA Son raras las ocasiones en las que el paso del tiempo produce un efecto rejuvenecedor sobre una obra cinematográfica. En términos enológicos sería como si un vino calificado en su momento de mediocre se convirtiera con la edad en un gran reserva envidiable. Es el caso de Página en blanco The grass is greener 1960) una película que en su estreno dejó indiferente a un público que en aquellos tiempos, principios de los sesenta, buscaba otro tipo de emociones y a una crítica que vio ese trabajo como un ejercicio trasnochado. Basada en una obra de teatro de Hugh y Margaret Thomas- -también autores del guión- que obtuvo cierto éxito en las tablas londinenses, Página en blanco es una comedia de duelos en la que Grant interpreta a un conde inglés, Victor Rhyall, casado con Hillary, la distinguida Deborah Kerr (nacida en 1921 y fallecida el 16 de octubre pasado) Por motivos de escasez de vil metal se ven obligados a abrir las puertas de su mansión de la campiña, la fastuosa Linley Hall, a los turistas (da la casualidad de que el escenario elegido, que en verdad se llamaba Osterley Hall, fue, por un tiempo, residencia de la primera esposa de Cary Grant, Virginia Cherrill) Allí llega el millonario estadounidense Charles Delacro (Robert Mitchum) quien se enamora perdidamente de Hi- llary, ante la mirada humorísticamente flemática de Victor. Éste decide llamar a una amiga de la familia, Hattie (la belleza morena Jean Simmons) para provocar los celos de su esposa, cada vez más cercana al fornido y forrado yanqui. Primer duelo: el de los mentones hendidos, u hoyuelos, de Mitchum y Grant. Segundo: el de la Europa en decadencia pero exultante de pasado contra la moderna sociedad estadounidense, innovadora, rica y arrogante. Tercero: el de las escuelas de interpretación británica con la londinense- -Simmons, Grant, de Bristol, y Kerr, escocesa ella- -y estadounidense, representada por Robert Mitchum, nacido en Bridgeport (Connecticut) Y por último, el memorable que en la película mantienen con pistolas los dos protagonistas masculinos por la propiedad del amor de la señora condesa. El rodaje no estuvo exento de complicaciones, puesto que Grant y Kerr se distanciaron notablemente del resto del equipo. Ambos ya habían trabajado juntos en La mujer soñada y en Tú y yo Esta lejanía no fue vista con buena cara por Mitchum, que también había formado pareja cinematográfica con la bella Deborah en Sólo Dios lo sabe y Tres vidas errantes El filme, tercero de la productora Grandon, fundada por Stanley Donen, director de la película, y Cary Grant, supuso la ruptura de la relación comercial entre ambos. Mucha atención a la música, compuesta por el gran Nöel Coward. Brillante.