Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 11 07 AIRE LIBRE A los pies de las altas cumbres alpinas, las vistas son espectaculares, ayudan a relajarse, para superar después los endiablados retos que aguardan en el campo de golf Dieciocho hoyos al pie de los Alpes TEXTO: MIGUEL ÁNGEL BARBERO FOTO: GONZALO CRUZ INNSBRUCK (AUSTRIA) Golf de altura tes hace de ella una ciudad alegre y divertida. Otra cosa que se nota desde que se llega a este valle alpino (por vuelo interior o por autopista desde Alemania o Italia) es que el deporte es el rey absoluto en todas sus disciplinas. La gente va en chándal por la calle y abundan las tiendas especializadas, porque las posibilidades son amplias. Desde las consabidas actividades relacionadas con el frío, a las típicas del aire libre: paseo, carrera continua, natación o pesca. Sin embargo, la joya mejor guardada de sus propuestas la conforman sus campos de golf donde, hasta que la nieve mande, todavía es posible disfrutar de ellos en plenitud. Tiene dos recorridos que merecen la pena, el de Lans y el de Rinn, que forman parte de un sólo club, el Innsbruck- Igls. De esta forma ofrece la oportunidad a los jugadores de mostrar sus habilidades, ya sea en un campo de nueve hoyos o en uno de dieciocho. El club tiene una curiosa historia a cuestas (literalmente, en el segundo recorrido, en el que hay desniveles de 300 metros entre unas zonas y otras) El de Igls fue el pionero (se fundó en 1935) y se El panorama, a dos pasos de Innsbruck (Austria) en plenos Alpes, es espectacular. Como la oferta: golf... y mucho más. Senderismo, rutas en bici, gastronomía y el disfrute de la montaña en todo su esplendor Hasta que llegue la nieve uando se piensa en Innsbruck vienen a la memoria imágenes de nieve, el hielo y los deportes de invierno. Y sin dejar de ser lógico que así sea, (no en vano este enclave fue sede de los Juegos Olímpicos de 1964 y 1976) la capital tirolesa tiene una oferta cultural y deportiva que sobrepasa de largo esa fama. C De entrada, pasear por sus rincones medievales ya es un lujo para los sentidos. Con su centro histórico repleto de calles peatonales y sus centenarias edificaciones de ancha base (para evitar los daños de los terremotos de antaño) la pulcritud que se percibe y la variedad de los comercios invita a disfrutar. Además, el ambiente juvenil de sus 40.000 estudian-