Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 11 07 TENDENCIAS Entre bordados y copas para votar TEXTO: VIRGINIA RÓDENAS FOTOS: CHEMA BARROSO Arte intramuros Porcelanas de Santa Clara, rosarios, matracas, lanzaderas para hacer frivolité, escribanías, breviarios, libros de rituales y para el examen de conciencia... El arte cotidiano de la vida conventual se exhibe extramuros n recorrido por la VII Bienal de Arte Confer es un paseo sorprendente por la intimidad doméstica de la vida religiosa. Cada paso, para el lego en estos detalles monásticos, es un descubrimiento. Como ese Niño Jesús Expósito, representación del esposo que acompaña durante todo el día a la profesa que emite sus votos, y que lleva su palma y su corona blancas, o esas chascas anunciadoras del despertar del día o del inicio del descanso nocturno reparador y cuyo sonido solía ir acompañado de pequeñas estrofas semitonadas como la que canta alerta, alerta, que la vida es breve y la muerte cierta o esa otra de muerte, juicio, infierno y gloria, no apartes de la memoria Pero más que un conjunto de curiosidades, la exposición que hoy se inaugura en Madrid, como explica María Ángeles Curros, directora de Patrimonio Cultural de Confer, es una muestra que nos introduce en las raíces de nuestra cultura, en un momento en el que el laicismo parece querer borrar cuanto nos ha conformado a través del tiempo y de la historia: la cultura grecorromana occidental tamizada por el cristianismo; la cultura de Euro- U El lenguaje de la campana La campana tiene un gran significado en la vida religiosa: llama a la oración, a la recepción, a los actos comunitarios. En la exposición se puede ver una de cuyo badajo penden distintas cintas, en cada una de las cuales se marcan toques y repiques, señales de llamada para cada religioso... Así para avisar al superior, una campanada; al vicario, campanada y repique; a Fray Juan de la Santísima Trinidad, dos repiques, a Fray Cristóbal de los Ángeles, una campanada y dos repiques; comunidad, 12 campanadas... La campana también señala los distintos momentos del día, además de llamar a los actos litúrgicos, teniendo especial significación la Eucaristía, la hora del Ángelus al mediodía, la muerte cuando fallece algún miembro de la comunidad- -con tañido triste y espaciado- -y la solemnidades. pa que hoy parece perder su auténtico valor para algunos Con la aportación de veintiún congregaciones, una familia, cuatro artistas laicos y dos particulares se han reunido más de doscientos objetos que expresan no sólo la estructura de la vida religiosa desde la oración a la normativa de vida, sino también todo lo que hemos utilizado a lo largo de la jornada de trabajo, la recreación, la reflexión o la comida. La pieza más antigua- -señala Curros- -es una biblia del siglo XVI y que se exhibe junto a otros libros interesantes como un Breviario o Libro de las horas, de maitines a completas; el Libro de las Profesiones. Toma de Hábito de las Mercedarias de Góngora; un Ritual de profesión el compendio de Cómo ha de dirigirse la profesa en la Compañía de María o el de Cómo ha de elegirse a la priora O dos cantorales magníficos, uno de Tudela, de Fray Pedro López, de 1753, y otro de Cataluña, de canto gregoriano, de 1772, sobre tetragrama con Siglos a la espalda Vajillas de Santa Clara con escudo y bolillos de marfil, del XIX