Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 S 6 LOS SÁBADOS DE DÍAS DE JÚBILO Vargas Llosa y Nasserito ace poco, Mario Vargas Llosa cumplió setenta años, sin perder ese aire de bachiller compinche y seductor que, siguiendo el ejemplo del doctor Fausto, siempre tuvo. Ha entrado en la edad jubilosa pero, según se ha sostenido en esta columna, los escritores no se jubilan nunca. Él sigue trabajando con la sostenida independencia intelectual que lo acerca, sin perder la distancia crítica, a variables concepciones políticas. Pero no es al conocido y reconocido escritor laborioso y libre que me quiero referir sino a un ínfimo episodio de su biografía secreta. Suspense. Vayamos a 1964, al barrio porteño del Caballito, situado en el centro físico de Buenos Aires, aunque no sea un lugar céntrico. Vuelvo a frecuentar la librería de Enzo Fiorentino, un establecimiento a la antigua: libros descatalogados, tertulia de aficionados, un café siempre recién hecho, permiso para fumar, textos en varias lenguas. El cadete- -nunca sabré cómo se llamaba- -era un pibe moreno, descarnado y nervioso que respondía al apodo de Nasserito, diminutivo de Nasser, el líder egipcio que admiraba junto a un santoral muy suyo: Mao, De Gaulle, Perón. Más aún: cuando llamaba por teléfono se identificaba diciendo, solemne y jocoso: Habla Nasser. Soy testigo de que una de aquellas tardes entró Nasserito y dijo, acezante y lapidario: La ciudad y los perros se agotó en la calle Corrientes. La calle Corrientes- -más de un lector ya lo sabe- -es numerosa de librerías. Agotarse en ellas es indicio de que el público avisado lo aprueba. Apenas nada sabíamos del autor, que había ganado en Barcelona el Premio Biblioteca Breve. Enzo dispuso en el principal escaparate los ejemplares de la novela, menos uno, que usamos para hojearlo y enterarnos de quién era el tal Vargas Llosa. Peruano, viajero, ofrecía una novela sin indios ni empresarios yanquis. Una de militares y escritores, las armas y las letras. Bueno. El dato más importante que retengo es que la calle Corrientes agotó La ciudad y los perros antes de que apareciera una sola nota en los medios, al margen de cualquier publicidad y, como digo, en la prehistoria de lo que hoy consideramos un clásico. Nasserito fue, una tarde ya sin fecha, su paladín inopinado. Desde hoy deja de serlo. H Blas Matamoro Salón muy urbano, en tonos blancos y negros de Avant Haus, firma que se presenta por primera vez en Habitalia Habitalia TEXTO: PATRICIA ESPINOSA DE LOS MONTEROS FOTOS: ABC Ideas y ofertas Durante once días, Habitalia 07 abre sus puertas al público, en el recinto de Ifema. Es una oportunidad para descubrir novedades para amueblar y buenas ofertas or si alguien creía que las ideas se habían acabado, que ya no íbamos a ver nada nuevo, que todo iba a ser vintage o regreso a los 80, no hay como convocar a los fabricantes de mobiliario y reunirlos en una feria como la que abre sus puertas en Madrid, en Ifema. La sorpresa (agradable) está asegurada. Y es que, por tercer año y durante once días vamos a poder disfrutar de una feria, pequeña en tamaño, que no en contenido, y que ofrece muchas novedades, fiel reflejo de lo que la gente demanda. Es un paseo imprescindible para quien necesite de buenas ideas, tan originales como sensatas, de lo que se lleva en decoración. Pueden encontrar cosas los preocupados por la imagen de su próxima casa, los que quieren renovarla... y es una oportunidad de oro para los bolsillos estresados, que agradecerán los precios que supone comprar en feria. Abierta al publico en el pabellón 9 de Ifema y promovida por la ASEMCOM, ochenta empresarios del sector del mueble presentan sus propuestas en un interesante paseo para el consumidor por los más variados estilos, -desde el urbano hasta el rústico, pasando por el étnico- por lo último en materiales, -desde la madera hasta el plástico, los vinilos y las resinas- ilumina- P ción, herrajes o textiles... Todo se eso da cita en este espacio. Entre los fabricantes, se presentan varios nombres nuevos este año y destaca el stand de Aidima, un espacio didáctico y curioso de visitar, destinado a descubrir al visitante las pruebas de calidad y resistencia a que se someten las piezas de madera desde que salen del taller hasta llegar al consumidor Además, se realizarán también demostraciones prácticas para el mejor mantenimiento y limpieza de la madera, algo que siempre nos sumerge en un mar de dudas- -qué hacer con la sequedad, la luz, la calefacción... -y que contribuyen a alargar la vida útil del mueble. Habitalia 07 del 1 al 11 de Noviembre Pabellón 9 de IFEMA De 11 a 21 horas. Precio: 6 euros Sofá modular en blanco de Juan Parrabera