Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3- -11- -2007 Protesta vecinal por las largas esperas para el DNI en la comisaría de Santa Engracia 47 Historia de una emoción Antes de que incluso se terminara, el Monumento a las Víctimas del 11- M ya dio que hablar. Sin embargo, tras treinta meses de trabajo, el equipo del estudio FAM dio a conocer el resultado. La amplia mayoría de los visitantes aplaude su buen gusto. Así se hizo... POR C. H. MADRID. El monumento homenaje a las víctimas del 11- M tiene nombres y apellidos: además de los de las 192 víctimas mortales, testimoniados en la entrada del recinto escultórico, los de los componentes del equipo FAM, sus autores: Esaú Acosta, Raquel Buj, Pedro Colón de Carvajal, Miguel Jaenicke y Mauro Gil- Fournier. Fueron los ganadores del concurso convocado por el Ayuntamiento de Madrid y Renfe. Aunque se inauguró con un año de retraso- -y tras las quejas de numerosas víctimas porque en la membrana interior del monumento figuran mensajes de condolencias en varios idiomas dejados por los ciudadanos y no los nombres de los fallecidos- su acabado ha gustado a la amplia mayoría de los visitantes. Pero, detrás de ese resultado, hay trabajo. Mucho trabajo. La idea original era una membrana que albergara los mensajes de los madrileños a las víctimas, y que estuviera protegida por una cápsula de cristal. Treinta meses después, la idea tomó cuerpo. Lo primero que llamó la atención es que el homenaje estaba dentro, no fuera, más allá del monolito que se ve desde la glorieta del Emperador Carlos V o de Atocha. La parte externa es un filtro, que permite que la luz llegue dentro, como queríamos que lo hiciera, y de paso protege la membrana interior explicaban los componentes de FAM poco después de la inauguración del conjunto monumental. Para la elección del material que recubre la zona exterior, los componentes de FAM vieron de todo: Desde la industria aeronáutica a empresas de vidrio, e incluso la Real Fábrica de la Granja, que estuvo a punto de realizar el encargo explicaron. Los arquitectos querían que el material fuera lo suficientemente fuerte para que resistiera las inclementes temperaturas que sufre Madrid en verano, de hasta 40 grados. Pero también las nevadas invernales. Finalmente, un vidrio borosilicato, capaz de aguantar los 60 grados, fue el elegido. Se le sometió a diferentes pruebas, dividido en piezas de 30 por 7 centímetros, con diferentes temperaturas en el centro y los extremos. En cuanto a la forma de las piezas, conforman un cilindro imperfecto, ligeramente abombado. Fueron adheridas con un pegamento especial, muy transparente. ¿Y la membrana interior? Pesa 50 kilos y su grosor es el mismo que el de un papel: 150 micras. El etiltetrafluoretileno es un tipo de plástico, sostenido por el aire. La pequeña presión del interior de la sala permite que no se caiga Hasta el jueves, cuando la sala dejó de ser estanca por un fallo de la puerta. El anillo metálico colocado en la zona superior de la membrana evitó que se viniera abajo del totalmente. La sala presurizada está pintada en azul cobalto, que, según la luz del momento, puede convertirse en negro. La idea de estas tonalidades es facilitar el recogimiento de la estancia, ya que, al fin y al cabo, se trata de un homenaje en silencio y paz. Tanta emoción contenida provoca, a menudo, las lágrimas de los visitantes. Y, tras las primeras reservas de algunos familiares y víctimas, los componentes de FAM comenzaron a recibir los agradecimientos de éstos, muy especialmente, vía carta. Finalmente, el 11 de marzo de 2007, cuando se cumplían tres años de los fatídicos atentados, Sus Majestades los Reyes inauguraron el flamante monumento. Allí también estaban los Príncipes de Asturias, el presidente del Gobierno, el alcalde de Madrid, la presidenta regional... Y las víctimas, sus familiares y el pueblo de Madrid, que, al son del El cant dels ocells lloró de nuevo a los 192 fallecidos. Material resistente Agradecimientos David, una pareja de Vitoria. Es la primera vez que venimos- -explica él, mientras la chica llora- A mí también me emociona, porque me trae recuerdos de los primeros días tras los atentados A Miguel y Sheily, de Portugal, también les parece que es- tá bonito En medio del respetuoso silencio, Esteban, María y su hijo Óscar, turistas de Alicante, confiesan que es la primera vez que visitan el monumento, aunque ya habían estado en Madrid. Te entra un poco de congoja, dan ganas de llorar relata Esteban. Un vidrio borosilicato, capaz de aguantar los 60 grados de temperatura, fue el elegido por los autores La pequeña presión del interior de la sala permite que no se caiga la membrana dicen en el estudio FAM