Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 2 de Noviembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.560. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Tarzán se queda ronco El bramido del hombre mono se ahoga en la jungla de asfalto. La Unión Europea se niega a convertir el grito de Tarzán en marca registrada por sus herederos porque no puede ser transcrito en notas musicales ANTONIO ASTORGA EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno AYER yer una señora con mandilón caminaba peligrosamente por el arcén de la carretera; en una mano, la botella amarilla de lejía, y en la otra, un ramo de crisantemos blancos. Lejía para el verdín y los musgos que desdibujan las fechas en la piedra de las tumbas al hacer almohadillas que reviven y se esponjan con el agua de lluvia, y crisantemos porque florecen cuando los días se acortan, como los cólquicos, las flores del otoño, que tanto se parecen a la rosa del azafrán y que también surgen de pronto de la tierra, la flor malva con cuatro hojas que ni se ven, y aunque este año hayan florecido con quince días de retraso, no es tanto la temperatura lo que le influye, y tal vez ni siquiera la luz, sino algo de los adentros de la Tierra que esta flor nota, pues un bulbo de azafrán encerrado en la despensa, todo el día a oscuras y sólo de vez en cuando algo de luz cuando alguien entra a buscar azúcar, florece a la vez que el azafrán que está bajo tierra, y lo que parecía muerto revive de pronto como el musgo con la lluvia, a la vez en el campo y en la despensa. Bajo el olmo que amarillea, descansa de haber volado y silbado toda la noche un zorzal común, un pájaro con pintas dos o tres veces más grande que un gorrión, la forma de un mirlo, de un tordo, y que se dirige volando hacia el sur como si hubiera olido la madurez de las aceitunas en los olivos, igual que las grullas cuando migran como si oyeran caer las bellotas de las encinas. Ayer, por el frío, no quedaban insectos en el aire y las moscas iban a morir hacia el sol que entraba por las ventanas. Pero eso fue ayer, ¿y mañana? La crónica de mañana sólo Dios puede escribirla. A L os herederos del escritor Edgar Rice Burroughs, creador del rey de los monos Tarzán, quieren apropiarse del chillido encarnado por Johnny Weissmuller, y forrarse así a bejucos (lianas) de derechos de autor con su uso en videojuegos, sintonías de móviles y anuncios. Tras una década porfiando en los tribunales, los custodios del legado de Burroughs que trajo a este mundanal ruido a Tarzán, en papel, en 1914, se enfrentan a las reticencias de la Oficina para la Armonización del Mercado Interior (OAMI) el registro europeo de marcas que tiene su sede en España: Alicante. Los herederos de Tarzán- -según publicaba ayer The Times -incluyen en su solicitud para registrar el alarido selvático de Tarzán dos imágenes que representan el sonido del hombre mono la onda y el espectrograma (o gráfico) de las frecuencias del grito, que tiene cinco fasses. A lo que la OAMI ha respondido con otro alarido: Es imposible reconocer si el sonido representado es una voz humana, la melodía de unos violines, unas campanas, o el ladrido de un perro Los herederos de la criatura advierten de que cualquiera que tenga de 5 a 105 años, y que escuche el sonido, dirá que es Tarzán. Hay mucho interés en utilizar el nombre y el peculiar grito Pero el sonido de Tarzán es único: nació en la profunda garganta del nadador Johnny Weissmuller, que en 1922 rebajó la marca mundial de los 100 metros a menos de un minuto, y participó en los Juegos Olímpicos de 1924 (París) y de 1928 (Amsterdam) ganando cinco medallas de oro. Después de besar el oro, el barbilampiño Weissmuller fue invitado a aparecer, interpretándose a sí mismo, en un filme musical. En 1931, el guionista Johnny Weissmuller, en su célebre llamada de la selva Cyril Hume se encontró a Weissmuller nadando en una piscina del Club Atlético de Hollywood y, ¡eureka! había encontrado a Tarzán. El 12 de octubre de ese año, Louis B. Mayer e Irving G. Thalberg eligieron a Johnny (de veintisiete años) para encarnar al rey de los monos Según el hijo de carne y hueso de Tarzán, Johnny Weissmuller Jr, el grito fue invención de su padre, que se inspiró en los cantares tiroleses de sus vecinos alemanes. El mismo Johnny padre, de origen austríaco, aseguró que había AP sido campeón de canto tirolés. Los hombres de sonido de la Metro (MGM) no pudieron amplificar el grito de Johnny con sonidos animales, tal era su potencia. Pero sí fue utilizado el bramido de Weissmuller para ayudar a otros actores que no igualaban el tono. Tan famoso fue el alarido- ¡ah ahahah ahahah ahah ahah! -que Johnny dejó una última voluntad: en su funeral se debía emitir una grabación de su grito. Sin embargo, hoy Tarzán padece amigdalitis. Ya no le escucha ni su primo de la selva.