Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 VIERNES deESTRENO VIERNES 2 s 11 s 2007 ABC 10.000, EL PRIMER HÉROE DE LA HISTORIA Después de helarnos el futuro con El día de mañana Roland Emmerich presentó en Madrid un avance de su nueva película, una epopeya prehistórica F. M. B. MADRID. Roland Emmerich, por sus superproducciones conocido, presentó el miércoles en Madrid un avance del que será su próximo éxito de taquilla, 10.000 aunque la cinta no se estrenará en España hasta el mes de marzo de 2008. El director de títulos como Independence Day Godzilla y El día de mañana comentó algunas escenas de su película ante un grupo más o menos escogido de periodistas, respondió a sus preguntas e incluso confesó que después de ver las imágenes en una pantalla tan grande como la del cine Proyecciones tenía que llamar al responsable de los efectos visuales para que corrigiera algún defecto. La cinta, cuyo título alude a la época en la que se desarrolla la acción, unos 10.000 años antes de Cristo, se adentra en la prehistoria sin ánimo de reescribir los libros de texto ni de recurrir a un género tan noble como el documental. Emmerich declaró que su intención era mostrar al primer héroe de la historia El director, nacido en Alemania, dijo que la idea se le ocurrió hace diez años, pero que no había podido ejecutarla antes porque no existía la teconología adecuada. Roland Emmerich se mostró confiado en que películas de este tipo saquen al cine de su crisis actual y fue muy crítico con muchas de las películas que ve, que según él son copias, repeticiones de los mismos temas por lo que lo primero que él se plantea al abordar un proyecto es crear algo que el público nunca haya visto, que lo sorprenda El director, no obstante, se mostró comprensivo con la industria, ya que las películas cuestan tanto que a los estudios les cuesta arriesgarse y no apostar una y otra vez por algo de éxito comprobado El protagonista del filme es un joven cazador de mamuts, a quien da vida Steven Strait, que atraviesa territorios desconocidos por su tribu en busca de la mujer de la que se ha enamorado (Camilla Belle, quien hace más honor a su apellido que a su nombre) Por el camino, se enfrenta a bestias depredadoras y descubre que ha sido elegido para metas más altas, como liberar a un pueblo entero de la opresión a la que es sometido. Mario Camus presenta en la Seminci El prado de las estrellas FÉLIX IGLESIAS VALLADOLID. La LII Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) acogió ayer la segunda de las tres candidatas españolas a la Espiga de Oro. Tras la proyección de Oviedo Express de Gonzalo Suárez, ayer se pudo ver la nueva película de Mario Camus, que lleva por título El prado de las estrellas Si el primero se tomó a guasa su propia trayectoria, logrando una obra interesante, el realizador cántabro se toma demasiado en serio. Con guión propio, la nueva propuesta del realizador de Los santos inocentes oscila entre los recuerdos que un prado alienta en la memoria de Alfonso (Álvaro de Luna) un jubilado que visita en una residencia de ancianos a la mujer que le cuidó de niño, y las peripecias insustanciales de varios personajes, desde una promesa del ciclismo que busca una meta a una enfermera que constantemente huye. El filme es un catálogo de situaciones apenas hiladas, diálogos impostados, actuaciones acartonadas, donde cada escena es un ejercicio académico huero. En definitiva, una película sin la sustancia con la que hacer un caldo cinematográfico mínimamente respetuoso con la inteligencia del espectador, al que se trata de adoctrinar sin contemplaciones. Tampoco entusiasma El vuelo del globo rojo de Hou Hsiao Hsien, un particularísimo homenaje de El globo rojo (1956) de Albert Lamorisse. Para la ocasión, el director chino cuenta con Juliette Binoche, una madre desbordada por el trabajo que deja a su hijo, perseguido por la esfera colorada a lo largo ancho de París, en manos de una estudiante china de cine. Sin discurso, pretenciosa en su desmadejamiento y con una delicada música de piano amortiguando las casi dos horas de metraje. Finalmente, la primera película del austriaco Jacob M. Erwa, Todas las cosas invisibles es una cruda sucesión de historias interconectadas que tienen en la violencia- -casi de todo tipo- -y en los conflictos intergeneracionales sus ejes temáticas. Rodada cámara en mano y con una fotografía que ni en los mejores tiempos del Dogma Todas las cosas invisibles cierra cualquier posibilidad de escape a la que agarrarse con una fórmula que, aunque valiente, no es plato para todos los gustos, informa J. M. Ayala. EFE A subasta el guión de Ciudadano Kane El original del guión de Ciudadano Kane que utilizó durante el rodaje de la película Orson Wells, mecanografiado y con anotaciones manuscritas del director, será subastado por Sotheby s en Nueva York el próximo 11 de diciembre. En la misma sesión se subastará el Oscar que Orson Welles logró por esa película. CARTA AL DIRECTOR Toni García QUERIDO JUDD esulta que por aquí han titulado tu peli Un lío embarazoso No haré comentarios al respecto, eso de traducir los títulos como si la audiencia tuviera el cerebro del tamaño de un cacahuete no es ninguna novedad. En fin, que he visto Knocked up (nota: título original en inglés) La repetí ayer (por tercera vez) en mi casa, ya que me la compré en amazon hace más de un mes (he visto por ahí que hay algunos mimos del anonimato cibernético que dicen que soy un vacilón porque digo que me compro cosas en amazon. Pues lo siento por vosotros, chavales, me compraré en amazon lo que me dé la gana y lo diré siempre que me apetezca. ¿Nos entendemos, no? Perdona Judd, no me he podido aguantar. Seguro que un freak de cabo a rabo como tú sabe a que me refiero. La cuestión es que he disfrutado- -como un San Bernardo en medio de una tormenta de nieve- -de tu traba- R Nacido profesionalmente en la televisión, Judd Apatow estrena esta semana Lío embarazoso Antes dirigió Virgen a los 40 su primer largometraje como director jo, y eso es mucho decir para una comedia de dos horas (hacía tiempo que no soportaba ni las de una hora y media) con un gordo y una rubia tonta de protagonistas; pero tío, me quito el sombrero, la has bordado. Déjame decirte- -aunque seguro que ya lo sabes- -que los que no sean cinéfilos de esos diplomados en los años 80 se van a perder un 51 del asunto, que es una concatenación de buenos diálogos y sentido común ¡oh! para un tema que por sobado no parecía dar más de si. Me gustaría saber cómo funcionas, ya sabes, de donde te sale el rollito Amblin que gastas. El otro día hablaba con un amigo de cómo echábamos de menos cosas como Los cazafantasmas Los Gremlins Todo en un día o todas esas pelis de las que sales con ese pensamiento de qué- bien- mesiento. Ahora viene cuando se me echan encima por sacar a colación el tan sobado tema de la in- fluencia de los 80, pero es que tu película es El secreto de mi éxito con un trasplante de cerebro; es Michael J. Fox con 30 kilos de más, es el DeLorean impulsado por cacahuetes y marihuana, es Bill Murray con más pelo que Chewbacca, es todo lo que los tipos de treinta- y- muchos queremos ver cuando vamos al cine: no somos tontos, nos gustan las historias que nos quitan las ganas de ir a por una cerveza a la nevera y que hacen que nos importen un pito la liga y la Formula 1, nos gusta la complicidad de las cenas con eruptos cinéfilos (eso que tan bien se le daba a Richard Curtis) nos gusta ir al cine (ese sitio donde hay una pantalla grande y la gente debería guardar silencio) y nos gusta- -mucho- -pensar: te las has currado Me he reído contigo, Judd, me lo he pasado de coña, te doy las gracias por acordarte de los de mi generación ahora que todos están ocupados haciendo hamburguesas en 35 mm para el espectador fast- food. Te debo una, amigo.