Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 s 11 s 2007 VIERNES deESTRENO 85 Lío embarazoso EE. UU. 2007 129 minutos Género- -Comedia Director- -Judd Apatow Actores- -Seth Rogen, Katherine Heigl, Leslie Mann, Paul Rudd La extraña pareja ANTONIO WEINRICHTER Otra confirmación de que la renovación del cine americano viene siempre del lado de los cineastas de mentalidad (si bien no necesariamente de distribución) independiente, aunque en este caso proceda del flanco menos respetable de los aledaños de Hollywood. Lío embarazoso en efecto, acomete la prolija tarea, y sale victoriosa del intento, de fusionar dos géneros tan opuestos como la comedia romántica y la comedia gamberra, destroyer o chanante. Como esta última variante es la única que tiene un público fijo (es uno de los pocos géneros vivos, mal que nos pese a los que la edad y el amor a la comedia clásica nos ha hecho tener gustos más finos) no hay que subestimar la importancia de esta hibridación. El mérito es todo el del director Judd Apatow, quien ya había ensayado esta vía en su anterior Virgen a los 40 pero aquí se supera. El punto de partida es típico del subtexto de la comedia grosera, de perspectiva adolescente: el pringao sin oficio ni beneficio Ben (Seth Rogen) deja embarazada en una noche loca a la guapa, yuppie y sobradamente preparada Alison (Katherine Heigl) Una premisa que normalmente serviría de base para un alud de chistes a costa de la muesca que se apunta Ben y para ridiculizar la idea de estar a la altura de las circunstancias. Pero Apatow toma otro camino, introduciendo el gran tema de la comedia clásica: la formación de una pareja de contrarios detallada en una hilarante serie de desencuentros. Blasfemia para el canon gamberro: la perspectiva del film bascula hacia el punto de vista de la chica y madre Alison, poniendo en evidencia el peterpanismo de Ben, quien debe renunciar a sus hábitos de pandilla para entrar solo o en compañía de otra en el mundo (aproximadamente) adulto. Eso sí, Apatow no pierde de vista la otra pata de su propuesta y el flujo de chistes gráficos y farrellyanos no flojea hasta el impecable final: la comedia termina donde empieza el drama realista aunque, conociendo a Apatow, no es de descartar una secuela en forma de comedia doméstica más bien destrozona. Clive Owen, Mónica Bellucci y el bebé amenazado, en una escena de la película ABC Clive Owen y Mónica Bellucci, con bebé a bordo, en otra de acción Michael Davis dirige Shoot em up una comedia de acción en la que silban las balas a diestro y siniestro dirigidas a acabar con la vida de un inocente bebé ANTONIO ASTORGA MADRID. Si no teníamos suficiente con la ración de luces, cámaras... y secuestros para este fin de semana, ¡taza y media! más: Shoot em up la historia de un tipo duro que tiene que proteger a un bebé de la balasera que se avecina. Clive Owen interpreta al Sr. Smith, que vive en estado de perpetuo enfado, y a quien le confían la protección de lo más inocente del universo: un niño recién nacido. Cuando el señor Smith ayuda a nacer al bebé en medio de un tiroteo- -una bala corta el cordon umbilical de la criatura- descubrirá que el retoño es el objetivo de una extraña fuerza maligna que ha enviado a una mesnada de misteriosos asesinos dispuestos a borrar todo rastro del bebé. El espectador agradece que en medio de tanta tensión aparezca la galáctica Monica Bellucci- -ya la quisiera para sí Schuster, para que acompañe a Raúl en la punta de lanza- que da vida a una prostituta (DQ) que descubrirá porqué es amenazada la vida del bebé antes de que sean abducidos por el lado oscuro de la bala Shoot em up clasificada como comedia de acción guarda en la recámara escenas de lo más ¿inocente? Pasen y vean: una lucha a mano armada entre el señor Smith y unos paracaidistas en caída libre desde un aeroplano; Smith girando un carrusel (nada deportivo) a punta de balas para que un francotirador no pueda alcanzar al bebé que está allí recostado; o la destilación perfecta de sexo y violencia- -según se lee en el pressbook donde Smith y su cómplice, la prostituta DQ, hacen el amor durante una lucha a mano armada La erótica de la pólvora a mano armada. El director y autor intelectual de la comedia Michael Davis, asegura que juntar a un tipo duro con lo más inocente del mundo produce una increíble tensión dramática y una gran imagen. Pero para sustentar la historia, la parte más difícil fue calcular el misterio y la razón por la que los villanos quieren al bebé Angelical. Sólo falta que en la última escena asome el gran Pepe Isbert gritando: ¡Chencho! ¡Chencho! Shoot em up EE. UU. 2007 86 minutos Género- -Comedia de acción Director sMichael Davis Actores- -Clive Owen, Mónica Bellucci, Paul Giamatti Reírse a tiros F. MARÍN BELLÓN Es difícil tomarse en serio una película de acción en la que el héroe lleva en brazos casi todo el tiempo a un bebé, de corta edad al que se ve obligado a cuidar desde su mismísima llegada al mundo. Para que se hagan una idea de lo fácil que lo tienen esta vez los críticos, una bala corta el cordón umbilical de una criatura que más que una cuna necesita un chaleco antibalas. Y sin embargo, si uno le quita el seguro a las ganas de reír y se une al festín de exageraciones y balas que propone Andrew Davis, no le resultará difícil degustar su sobredosis de hallazgos y chistes visuales por minuto. Es cierto, la película se despendola nada más arrancar, apenas hay dos escenas seguidas que tengan sentido y hasta cabe hablar, con alguna dioptría, de cine ultraviolento. Pero para los atorrantes que sean capaces de reírse incluso de las contracturas del parto, hay que reconocer que Clive Owen da el pego como héroe de acción, que Paul Giamatti es un villano di- vertidísimo y que Mónica Bellucci puede hacer lo que quiera, que nos va a parecer bien. El bebé, quien quiera que sea, no les va a la zaga y se convierte en pieza fundamental de este carrusel. Si directores como John Woo y Tarantino no pueden reprimir un punto autoparódico en sus películas, Davis se entrega en el duro trabajo de faltarse el respeto a sí mismo e idea escenas que no sólo son imposibles, sino que lo parecen, por más inocente que sea la mirada del espectador. El director y guionista se toma al pie de la letra lo de intentar que el espectador se muera de la risa. En el peor de los casos, no malogra su tiempo. Ni hora y media, oigan. Más información sobre la película: http: www. tripictures- spain. com