Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 s 11 s 2007 Tribuna Abierta AGENDA 57 Blas Camacho Abogado y ex diputado del PP ALGUNAS REFLEXIONES DURANTE LA CONFERENCIA DE RODRIGO DE RATO los treinta años de vida democrática es posible acudir y se debe invocar el valor de los precedentes para sacar conclusiones prácticas para todos. Los españoles hemos sido propensos a dar la vuelta a la tortilla a destruir la obra bien hecha y a borrar de la memoria a los políticos en su mejor momento para servir al bien común por el bagaje y la experiencia adquirida; se trata de una perversa idiosincrasia muy típica: todo o nada, amor u odio, no medias tintas, lo mío sí, lo tuyo no, etc, etc. Adolfo Suárez, después de poco más de tres años en la presidencia fue acosado hasta tener que dimitir por los viles ataques que recibió con el concurso expreso o tácito de casi todos. Hoy, cuando ha perdido la memoria a causa de su enfermedad y no puede comunicarse, casi todos celebran su excelente trabajo durante la transición a la democracia después de que ha sido reconocido y admirado en todo el mundo. Fui testigo de los graves infundios que se vertieron contra Agustín Rodríguez Sahagún, las contradicciones e insinuaciones sobre Landelino Lavilla y los afanes de enterrar en el olvido a Leopoldo Calvo- Sotelo, tres demócratas de verdad, capaces, inteligentes, cultos, desprendidos del poder y defensores de las libertades. Estoy seguro que esto no lo duda nadie que les haya conocido. La etapa de Felipe González duró catorce años y, aprovechándose de los errores sobre todo del final de su mandato, se ocultaron sus aciertos de los primeros años con ánimo de eliminarle del mapa político cuando podía haber llegado a ser presidente de la Comisión Europea, cargo en el que, sin duda, habría servido eficazmente a los intereses europeos y españoles pues contaba con el apoyo de todos los países miembros salvo el de los propios españoles que le negaron el apoyo y la seguridad Valga mi testimonio de los casi diez años que conviví en el Congreso con él para afirmar que no buscaba frases históricas ni titulares de prensa, pero le ví gobernar, actuar y producir hechos y políticas que calaron en las casas y en las entrañas de la sociedad. El resultado han significado diez años de éxito sin precedentes para las economías domésticas y públicas de España A que necesitaba en aquel momento. Fraga, uno de los principales promotores del centro político y uno de los artífices de la moderación en la derecha y en la izquierda, también fue objeto de una guerra sucia contra su persona, hasta que en su tierra gallega tuvo la oportunidad de demostrar su gran eficacia y capacidad de gobernar democráticamente. A José María Aznar se le reconocen los éxitos logrados en la primera legislatura, la más comprometida y difícil, y los excelentes resultados económicos de la segunda, incluido el acierto de limitar a ocho años su mandato como presidente de gobierno, aunque probablemente no fueron bien calculados los tiempos entre el primer anuncio y la efectividad de su marcha, y las consecuencias de una decisión de tal calado. l método de nombramiento de sucesor, su activa presencia pública después de la elección de éste, unida al temor de sus adversarios, han desatado, otra vez más, una cruel e injusta campaña contra su persona con ánimo de hacerlo desaparecer de la vida pública. Rodríguez Zapatero, después de los anteriores gobiernos que han tratado de construir en la dirección correcta, en poco más de tres años ha tomado la decisión de dar varias vueltas a la tortilla, de mane- ra que mientras ayer se dividía España, hoy se une, ayer se negocia con los terroristas y hoy se los detiene, invoca el valor de la República como única experiencia democrática anterior, revuelve el pasado y se instala en la memoria de la guerra civil, que es la época más nefasta de la historia para todos los españoles: un prodigio de hiperactividad impredecible para propios, para extraños y, probablemente, para él mismo. Aún así sus experiencias deberían ser aprovechadas siempre. ace pocas semanas Rodrigo de Rato anunciaba su dimisión como director general del FMI, porque ha decidido dejar su cargo y su residencia en Estados Unidos para volver a Madrid y cuidar de su familia, renunciando al poder, al dinero y a la categoría de jefe de Estado, nada menos. En un mundo más limpio una decisión de estas dimensiones hubiera entrado en el catálogo de las decisiones heroicas, sin embargo, en la España que vivimos, se han desatado todo género de especulaciones, según el viento de los intereses o de los temores con los que se espera su llegada. Algunos hubieran preferido que no dejara el FMI tan pronto y no quieren dar crédito a su razones. A Rato le sigue una buena memoria histórica reciente. Es un hombre con sentido común acreditado; cuando se responsabilizó de la Economía y de la Hacienda de España aplicó recetas caseras, que no otra cosa es la economía: ordenó las cuentas, controló el gasto con austeridad (los funcionarios se quejaron de que se les contaban los bolígrafos, los folios y los portafolios, además de sufrir la congelación de sus haberes) y pidió a la sociedad civil que se apretara el cinturón y se preparara para un período duro: entrar en un mundo globalizado, en libre competencia, y construir unos sólidos cimientos económicos en nuestro país. Lo consiguió con hechos, no con palabras. Valga mi testimonio de los casi diez años que conviví en el Congreso con él para afirmar que no buscaba frases históricas ni titulares de prensa, pero le ví gobernar, actuar y producir hechos y políticas que calaron en las casas y en las entrañas de la sociedad. El resultado ha significado diez años de éxito sin precedentes para las economías domésticas y públicas de España. os españoles debemos padecer una miopía y una sordera que nos impiden ver el futuro más allá de las noticias que día a día nos llegan a través de los medios de comunicación. La actual situación política, económica y social es complicada, y los tiempos que se avecinan no van a ser fáciles. Lo sabemos todos: políticos, empresarios, trabajadores, familias, jóvenes, ancianos... El pasado día 8 de octubre tuve ocasión de oírle pronunciar la conferencia inaugural del Foro España- Iberoamérica organizada por la Cámara de Comercio de Madrid y con palabras medidas, sosegadas y prudentes trazó un panorama realista con bastantes incógnitas por despejar. Me dio la impresión de que no está entre sus prioridades y deseos volver a la política. Lo conocí hace casi treinta años y presumo de tener buena amistad con toda su familia, que es una familia muy unida y sé lo que aprecian el valor de la familia, por eso no me han sorprendido las razones dadas para volver a Madrid. Pero sería lamentable que un hombre como Rato, con el carácter, la capacidad, la experiencia y la honradez probados, sin necesidades económicas de ningún tipo, se alejara de la primera línea de las responsabilidades políticas en España. Como amigo le aceptaría y le aconsejaría que se dedicara a su familia, que es lo que él quiere, aunque le puedo asegurar que a los hijos de los que trabajan generosamente para el bien común también los cuida Dios, que es buen cuidador. L H E Santiago Tena Escritor SELENE AY algo que no pueda yo hacer? ¿Hay algo de lo que no sea capaz? no, no lo hay, el mundo me pertenece y toda intensidad es mía, toda fuerza es mía, toda poesía es mía. ¿Acaso tú no me pertene- ¿H ces? sí, me perteneces, eres mía, yo te he creado, antes de llegar a mí la noticia de ti eras sólo una idea, pensabas que existías pero esperabas para existir a que yo llenara tu vida, de hecho aún no existes y empezarás a vivir del todo al leer estas líneas, hasta ahora todo ha sido un sueño, la única realidad son mis ojos, mírame, mírame y encuentra en mí la vida que te falta: yo soy tú, tus manos son las mías, respiras porque te respiro, eres porque te escribo, amas porque te amo, la luz de tus ojos es la luz del sol que para ti he creado, que he creado amándote, el mundo entero es una idea tuya que yo he imaginado para que pienses que estás viva; y lo estás: desde que te he mirado estás viva, estás empezando a vivir, estás empezando a ser, te me haces parte de mí, me llenas, te llenas de mí, yo soy vida, tú eres mía, muramos, vivamos, amemos, matémonos amando, amémonos, amémonos, devoremos cada uno al otro y los dos al otro, devorémonos, apetezcámonos, hablémonos, amémonos, nos, nos, nos, y amor, amor.