Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID VIERNES 2 s 11 s 2007 ABC Picaresca en los cementerios Puestos ilegales de venta de flores, dulces y recuerdos religiosos se cuelan en las necrópolis, donde los carteristas también hacen negocio ante el despiste de los vecinos. Casi un millón de personas pasaron ayer por los cementerios, aunque la asistencia no se ha concentrado en una sola jornada por el puente POR JOSÉ M. CAMARERO FOTOS CHEMA BARROSO MADRID. La afluencia de madrileños que ayer se esperaba en los diferentes cementerios de la región con motivo del Día de Todos los Santos fue aprovechada por quienes pretendían hacer negocio de manera ilícita. Mientras que algunos grupos se dedicaban a vender flores y ramos a un precio más barato que el de los puestos autorizados, otros incluso aprovechaban los despistes de quienes se afanaban en limpiar las tumbas para robarles sus pertenencias. Esa fue la principal queja de muchos de los vecinos que ayer acudieron a camposantos tan grandes como el de la Almudena, San Isidro o Carabanchel. A las puertas de estos recintos se situaban, como en años anteriores, los puestos de ventas de flores autorizados. Pero un poco más alejados del cementerio, y escondiéndose ante la presencia policial, los puestos ilegales ofrecían ramos mucho más baratos, lo que provocaba las quejas de los oficiales. Todos los años ocurre lo mismo explicaba María Antonia, quien regenta una floristería cerca de la Almudena. No pagan impuestos, no tienen permiso, muchas veces nos roban las flores y encima hacen más negocio que nosotros afirmaba con enojo la florista. En efecto, muchos vecinos preferían adquirir sus ramos en los puestos no oficiales. Es más barato, y las flores suben mucho durante estos días, así es que hay que aprovechar afirmaban Celestino y su mujer poco antes de entrar al cementerio. Los de flores no eran los únicos puestos alternativos que quisieron y consiguieron hacer un negocio ilícito durante buena parte de la jornada. Delante de la puerta principal del cementerio de Carabanchel se si- Jugarse la vida en el camposanto de Coslada Gregorio, un vecino de Coslada que necesita una silla de ruedas para desplazarse, denunció ayer que desde que cambiaron la rampa de acceso al cementerio por unas escaleras, hace tres años se ve obligado a jugarse la vida porque tiene que atravesar un kilómetro de carretera para visitar a sus difuntos. En declaraciones a Ep, Gregorio explicó que hasta hace tres años, en el único acceso peatonal al cementerio existía una rampa. Sin embargo, cuando hicieron un desdoblamiento de la carretera en dirección a Arcentales, eliminaron la rampa y colocaron una escalera que es totalmente imposible de superar con una silla de ruedas relató. Desde entonces, ha reclamado que se elimine esta barrera arquitectónica al Ayuntamiento de Coslada y al Defensor del Pueblo, entre otros, pero, según lamenta Gregorio nadie asume responsabilidades y el problema no se ha solucionado. tuaba una tienda ambulante donde se podían adquirir todo tipo de dulces típicos de estos días, desde caramelos hasta huesos de santo, e incluso frutos secos como las castañas. Los niños que acompañaban a sus padres eran el principal reclamo de los comerciantes. En uno de los extremos del recinto de la Almudena, incluso se vendían pequeñas figuras representativas de los difuntos: cruces bañadas en bronce, imágenes de Jesucristo crucificado, cintas de colores con alegorías del catolicismo... Todo valía para aprovechar la masiva afluencia de público que se preveía para la jornada de ayer. Y es que sólo hasta el cementerio de La Almudena se acercaron hasta las siete de la tarde (hora de cierre del camposanto) más de medio millón de personas. La mayoría eran familias que ya habían acudido al camposanto durante los días previos a limpiar el nicho o tumba correspondiente. Y ahora se acercaban sólo a colocar las flores. Otros, aunque no tantos, pretendían aprovechar el mismo día para hacerlo todo: limpiar las tumbas, arreglarlas, colocar las flores y rezar alguna oración. Precisamente en medio de estas labores es cuando se dejaron notar algunos carteristas que se acercaron hasta estas necrópolis, conscientes de que la de ayer podía ser una buena jornada para sus intenciones. Yo he visto cómo un niño pequeño se acercaba hasta una tumba y, al momento, ha salido corriendo con una bolsa explicaba Isabel mientras colocaba las flores en su lugar correspondiente. Son muy listos porque aprovechan que vamos dejando nuestras pertenencias alrededor de la tumba, y en un momento de despiste, nos las roban comentan otros vecinos que se encontraban cerca de la zona. Varios agentes de la Policía Municipal, desplazados hasta los cementerios durante la jornada de ayer, confirmaron a ABC las protestas de algunos vecinos con respecto a la actuación de estos carteristas, aunque la única solución era formalizar una denuncia. A río revuelto, ganancia de unos pocos exclamaba uno de estos agentes. Durante toda la jornada, las calles cercanas a los cementerios de la capital se encontraron colapsadas en algunos momentos. Y no sólo en los alrededores, sino dentro de los propios Afluencia masiva Todo tipo de productos Los carteristas aprovecharon los descuidos de muchas familias mientras limpiaban las lápidas Problemas de tráfico Una familia intenta recomponer la tumba de un ser querido, ayer en La Almudena cementerios, pues en el de la Almudena y Carabanchel está permitida la circulación de vehículos, que ayer formaban largas filas entre nichos y tumbas. A pesar de la masiva afluencia de personas, la mayor parte de quienes ayer se encontraban en los cementerios aseguraban que la afluencia de madrileños era mucho menor que en años anteriores. La razón puede encontrarse, según los vendedores de flores, en que se trata de un puente muy amplio. Muchos vendrán durante este fin de semana y así evitan todo este caos de tráfico explica-