Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2 s 11 s 2007 La amenaza etarra s El frente carcelario ESPAÑA 23 El preso Bilbao rompe la disciplina de ETA e inicia una huelga de hambre y sed El etarra, que pide la independencia, acepta que se le suministre alimentación forzosa J. PAGOLA MADRID. El pistolero de ETA Iñaki Bilbao, condenado, entre otros delitos, por el asesinato de un edil socialista, permanecía ayer ingresado en el hospital de Puerto Real, en Cádiz, al deteriorarse su estado de salud como consecuencia de una huelga de hambre y sed que inició el pasado día 22 para reclamar la independencia del País Vasco. Expertos antiterroristas adelantan que la iniciativa unilateral de este recluso no habrá agradado a la dirección de ETA, ya que pone en entredicho la disciplina que intenta imponer en las cárceles. El etarra, que ha perdido cerca de 20 kilos de peso, fue trasladado en la tarde del miércoles desde la prisión de El Puerto de Santa María III al hospital de Puerto Real, de acuerdo con una providencia del juez de Vigilancia Penitenciaria, tras presentar una fuerte deshidratación y un padecimiento hepático. Una vez hidratado, se le ha suministrado alimentación parenteral forzosa, a la que no se opuso, aunque ha expresado su intención de seguir con su abstinencia. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo que el Gobierno tratará a Bilbao como corresponde en un Estado de Derecho que respeta la vida y de acuerdo con los tribunales dando a entender que se seguirá un procedimiento similar al de De Juana. El terrorista cumple una condena de 45 años como autor del asesinato, a tiros, del concejal del PSE en Orio Juan Priede Pérez, perpetrado en marzo de 2002. Además, fue condenado el pasado 11 de octubre a 14 años por amenazar de muerte y proferir insultos graves contra los jueces Alfonso Guevara y Baltasar Garzón. En concreto, durante la vista celebrada en septiembre de 2006 contra Bilbao por haber amenazado a Baltasar Garzón en su despacho cuando le tomaba declaración en 2003, el etarra espetó a Guevara: Te voy a arrancar la piel a tiras, fascista, te voy a meter siete tiros Fuentes antiterroristas subrayan que Iñaki Bilbao reúne un perfil de terrorista desequilibrado y visceral, lo que hace que sea imprevisible hasta dónde está dispuesto a llevar su huelga de hambre y de sed, esta última más peligrosa por los riesgos de deshidratación. Se César Alonso de los Ríos DEL 11- M LA HERENCIA Y Experto en amenazas El etarra, durante el juicio del pasado septiembre en el que fue condenado por amenazar a un juez trata de un etarra reincidente en su actividad criminal, ya que tras quedar en libertad después de cumplir 17 años de condena, se reenganchó de inmediato para formar un nuevo comando con el que asesinó al edil socialista. Durante su anterior estancia en prisión ya acumuló algunas condenas por reiteradas amenazas a los funcionarios. En 1997 agredió a un recluso por colocar en su celda una foto de Miguel Ángel Blanco con crespón negro. Pero, según las mismas fuentes, también es cierto que, al menos de momento, Bilbao no ha opuesto resistencia a recibir alimentación parenteral forzosa, lo que pone también en duda su disposición a llegar hasta el final en su huelga. Los medios consultados adelantan, asimismo, que la huelga de hambre y sed emprendida unilateralmente por Bilbao, esto es, sin haberlo consultado previamente a la banda, y a espaldas de sus compañeros, no habrá agradado a los cabecillas que, por esta misma razón, recriminaron a De Juana. En este caso, los recelos de los dirigentes habrán sido ma- POOL Su perfil de terrorista desequilibrado hace imprevisible hasta dónde está dispuesto a llevar su ayuno yores, ya que el móvil esgrimido por Bilbao para su huelga es la demanda de autodeterminación. ETA considera el frente carcelario como una parte de su estrategia global y, por ello, rechaza cualquier medida unilateral, entre otras razones, porque puede provocar un efecto dominó que haga saltar por los aires definitivamente la disciplina en el colectivo. Además, si sólo uno de sus presos es capaz de mantener una huelga por la independencia, cabría deducir que el resto, hasta unos 700, no está dispuesto a ese sacrificio por la causa ABC. es Especial sobre ETA y la negociación en abc. es a lo sospechábamos a partir de la instrucción del proceso. Ahora, además, tenemos la seguridad que da la sentencia: no hay dato alguno que permita sospechar de cualquier tipo de intervención de ETA en la masacre del 11 de marzo de 2004. Quiero decir que para el tribunal no hay indicio alguno en este sentido, lo que no es contradictorio con el hecho de que deja abiertas todas las hipótesis sobre la autoría intelectual de la masacre. La sentencia tan sólo llega a algunos de los autores materiales o colaboradores necesarios. Estamos posiblemente ante uno de esos hechos históricos cuyas claves últimas terminan siendo un enigma gracias a la sofisticación de una ingeniería basada en la clandestinidad más estricta y favorecida por el gran poder económico y o político de sus autores intelectuales. El atentado contra Carrero Blanco es uno de esos casos. Riguroso, el tribunal no ha querido tener en cuenta las pistas que apuntaban a la autoría intelectual. En este campo lo normal es que prosigan las especulaciones, siempre, eso sí, al margen de la instrucción del sumario y la realización del juicio. Así, en términos de política internacional, la masacre de Madrid está en el plano de los atentados de Nueva York y Washington, Londres, Casablanca... Por supuesto, hay un dato del que cabe prescindir en cualquier caso. Me refiero al significado de la fecha elegida para el atentado. En relación con este hecho se impone una prudencia exquisita ya que no es lo mismo analizar los hechos tomando como punto de vista la caída del PP que la victoria del PSOE. Y es aquí donde, víctimas aparte, queda herida la convivencia nacional. Por eso he pensado siempre que los socialistas, al ser los ganadores, tendrían que haber tenido en cuenta cómo subieron al poder. Por ejemplo, el PSOE tendría que haber evitado hechos como el Pacto del Tinell (acordado con los nacionalistas catalanes en vísperas de las últimas autonómicas) que estaba en la línea de la liquidación política de media España. Hechos como este han llevado a pensar mal de los socialistas.