Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Histórico viaje de los Reyes a Ceuta y Melilla s Una complicada relación bilateral VIERNES 2 s 11 s 2007 ABC Un buque de la Armada patrulla en las inmediaciones del islote de Perejil, una vez que fue tomado por los soldados españoles, en julio de 2002 M. D. El interminable desencuentro La Historia parece condenar a España y Marruecos a movimientos pendulares en sus relaciones que jalonan los encuentros y desencuentros. Mohamed VI ha ordenado ahora sacar el látigo a su Gobierno por la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Una foto a todo color de los Príncipes de Asturias junto al príncipe Mulay Rachid, hermano de Mohamed VI, abría ayer jueves la portada del diario Le Matin órgano oficioso del palacio real alauí. La imagen, distendida y hasta divertida, no hacía presagiar la tormenta que vendría horas después con la agria reacción de Rabat a los planes de Sus Majestades los Reyes de visitar Ceuta y Melilla la semana que viene. Las fotos son a menudo mucho más fáciles de mantener en la memoria que las imágenes en movimiento. ¿Cuál es el recuerdo que guardamos muchos de la muerte y el entierro del Rey Hasán II en 1999? La de Don Juan Carlos en Rabat llorando pañuelo en mano y desconsolado junto a Mohamed VI, que ocupa desde entonces el Trono alauí. El Rey español no dudó en asistir a dar el último adiós a su hermano marroquí. Pero aquella escena entrañable, aunque fuera de dolor compartido, escenificando las estrechas relaciones de las dos Familias Reales, no se repitió sin embargo en la boda de su sobrino Las aguas estaban revueltas y el Estrecho de Gibraltar era más un foso que un canal de comunicación cuando el 12 de julio de 2002 Mohamed VI celebró su unión con la princesa Lala Salma. No habían pasado ni tres años desde el entierro de Hasán II y nadie de la Familia Real española iba a estar presente, y mucho menos después de la guinda elegida por el Monarca marroquí para el pastel la víspera del enlace: la ocupación del islote de Perejil. Aquel incidente se produjo cuando muchos pensaban que ya se había tocado fondo y que las relaciones no podían ir a peor. ¿Quién guarda recuerdos de la boda del Mohamed VI con las extensas muestras de fotoperiodismo que desde Perejil llegaron a los periódicos de todo el mundo aquellos días? Más que la foto del Monarca y su esposa alzados en parihuelas, como manda la tradición local, lo que guardan nuestras mentes es a aquellos hombres de las Fueras Auxiliares marroquíes y la recuperación del status quo del islote por parte del Ejército español. Marruecos, y muchos españoles, recuerdan las dos legislaturas de José María Aznar como una etapa negra en las relaciones entre los dos países, a pesar de la visita oficial de Mohamed VI en septiembre de 2000. Algunos creen que sin dejar de ser firme en sus intereses el líder del PP podría haber sido más pragmático. El deshielo en las relaciones llevó a celebrar una Reunión de Alto Nivel en Marraquech en diciembre de 2003, en la que el Monarca alauí recibió a Aznar. La llegada de los socialistas al poder en 2004 supuso un giro absoluto de timón y Rabat pasó a ser objetivo prioritario de las relaciones exteriores. Pese a todo, los tradicionales problemas como la pesca, el Sahara Occidental y, sobre todo, la emigración clandestina y el terrorismo siguen presentes y dando mucho que hablar. Es cierto que la comunicación con Rabat es más fluida, pero muchos se preguntan si es todo lo fructífera que asegura el Gobierno. ¿Vendría el secretario de Estado norteamericano a sacar las castañas del fuego a Zapatero, como hizo Colin Powell en pleno perejilazo El Ejecutivo socialista está tan volcado en Marruecos que apenas hay resquicio para la crítica. Desde las organizaciones de derechos humanos del reino alauí se vio incluso con sorpresa que el reparto de condecoraciones llegara hasta autoridades sobre las que los propios marroquíes no dudan en relacionar con los abusos cometidos en los denominados años de plomo Es el caso del general Housni Benslimane, máximo responsable de la Gendarmería Real, investigado por las Justicias de España y Francia por su supuesta participación en la represión de los saharauis y en la desaparición del opositor Mehdi Ben Barka. Benslimane recibió la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica. En lo que a Casas Reales respecta, el viaje de los Reyes que no fue posible durante muchos años se produjo en enero de 2005, cuando Don Juan Carlos y Doña Sofía estuvieron tres días de visita oficial en Marraquech, Rabat y Tánger. Sólo un mes después la Reina ponía en marcha varios proyectos de cooperación en Tetuán. La historia parece condenar a España y Marruecos a una serie de movimientos pendulares en sus relaciones que jalonan los interminables encuentros y desencuentros bilaterales. Y el viaje oficial de los Reyes a Ceuta y Melilla, que no presagia nada bueno a ojos del Reino alauí, puede ser otro de los innumerables desencuentros. Eso forma parte del guión aseguraba ayer un diplomático español refiriéndose a que no hay que extrañarse del hecho de que Mohamed VI haya ordenado sacar el látigo a su Gobierno. Una etapa negra La comunicación con Rabat es más fluida que hace años, pero ¿vendría el secretario de Estado norteamericano ahora a sacar las castañas del fuego con Perejil? ABC. es Más información sobre el viaje de Sus Majestades los Reyes a Ceuta y Melilla en abc. es