Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN VIERNES 2 s 11 s 2007 ABC Mañana sábado en ABC Mujer Hoy Corazón El amor de Bibiana Bibiana Fernández vuelve a estar enamorada. Su nombre, Hussein, es libanés y tiene 24 años. Otro enamorado es El Juli, de luna de mil en Sidney. Y Borja Thyssen y Blanca Cuesta en Ibiza tras su boda. S 6 Universo lolita Han dado el paso para ser las actrices de su propia vida y lucen como estrellas perdidas, pero explosivas. Son las lolitas del siglo XXI, con guardarropías de vanguardia y cosmética de juguete, que se miran y las miran en el fotolog ABCD El síndrome de Rebeca Lo misterioso, sobrenatural o no, es uno de los rasgos de la obra de Daphne du Maurier. Su centenario es el eje de una visita a los territorios creativos dominados por presencias intangibles ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero España en Afganistán Los reiterados ataques contra la base española en Herat, Afganistán, vaticinan un futuro incierto para el contingente español en el país surasiático. Mientras los insurgentes afganos disponen de todo el tiempo del mundo para mermar lentamente la moral de las tropas españolas, la continuación de la misión internacional depende año tras año del respaldo político y público. No cabe la menor duda de que las tropas españolas operan con buenas intenciones y hacen todo lo posible bajo circunstancias muy difíciles en Qala- iNaw y Herat. Día tras día están ganando pequeñas batallas en el campo de la estabilización y la reconstrucción. Sin embargo, la triste realidad es que estamos perdiendo terreno en nuestra lucha por los corazones y mentes del pueblo afgano. Es decir, aunque haya progreso en algunos aspectos de la misión de la Fuerza Internacional para la Asistencia a la Seguridad, estamos perdiendo poco a poco el verdadero tesoro de Afganistán: la gente. No es la fuerza de los talibanes la que nos está derrotando en el país surasiático, sino nuestra falta para establecer un orden de prioridades que empiece con las necesidades del pueblo afgano. En cambio estamos causando demasiadas bajas civiles con los bombardeos de la OTAN e intentando destruir la amapola, en este momento el único sustento para más de tres millones de agricultores. Actualmente, la insurgencia talibán se beneficia al máximo de nuestros errores y de nuevo está convirtiéndose en un movimiento legítimo, obligando sucesivamente al presidente Karzai a hablar cada vez más de posibles negociaciones con ciertos sectores de los talibanes. Jorrit Kamminga, jefe de Investigación del Consejo de Senlis (Kabul) cia al Gobierno para que actúe con rapidez y firmeza. Victoria Olóriz Serra Tarragona la carta del señor Raúl Vallés, y todavía no salgo de mi asombro. Aparte de que mezcla al señor Carod- Rovira con un tema lingüístico que viene de mucho más lejos, demuestra ignorancia en las lenguas románicas, es decir, derivadas del latín. No voy a explicarle lo que no sabe, simplemente le diré que me parece muy bien que en Aragón se llame chapurriau (chapurreado) a la lengua allí hablada. Y lo respeto totalmente. El caso es, señor Vallés, que cuando viajo a Fraga, a Menorca o a Valencia, me entiendo perfectamente con todo el mundo hablando yo en catalán y mis interlocutores en sus lenguas maternas. Sólo los castellano- hablantes no me entienden, lógicamente por tratarse de lenguas distintas. ¿Por qué nos entendemos los demás? ¿Casualidad, don de lenguas innato? No, señor. Hablamos la misma lengua, tenga el nombre que tenga. También el castellano tiene sus variantes. Pero hablan la misma lengua, el castellano. Antoni Juanet Barcelona Edad histórica DESCRÉDITO nmenso respeto ante la Justicia y descrédito de los altavoces de la conspiración. De entrada, un balance global. Frankfurter Allgemeine Zeitung escribe: El sistema judicial español ha conseguido lo que no han sido capaces de hacer ni EE. UU. tras el 11- S, ni Reino Unido, tras el 7- J El Guardian londinense comparte ese respeto y lo pone como modelo: Hay muchas diferencias entre nuestros países, pero Inglaterra debe aprender de la lección española El Times subraya otra lección española, de alcance continental: El proceso ha servido para recordar a Europa la verdadera naturaleza de la amenaza que nos plantean quienes secuestran la religión con objetivos políticos Desde Suiza, Le Temps insiste: La sentencia del proceso del 11- M quedará en los anales de la lucha contra el terrorismo de inspiración islámica En otro plano, medios tan diversos como Le Monde, Die Welt, Sueddeutsche Zeitung o el Independent insisten en el descrédito que mancha a los medios que han defendido y propagado las teorías conspirativas, salpicando en distinta medida a las personalidades del PP que sostuvieron o alentaron más o menos abiertamente tales análisis. En Buenos Aires, La Nación escribe: La evidencia más contundente es que ETA no tuvo nada que ver. Y quienes quedan peor parados son los medios que alimentaron esa teoría, así como los políticos que la alentaron Lo que ahora molesta al ciudadano de a pie es que se use este proceso con objetivos políticos RESPETO Y I Llegar a la tercera edad tiene sus ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas está el tener más tiempo. Entre los inconvenientes está que el número de años lleva consigo más memoria histórica Y mi memoria últimamente me está jugando malas pasadas porque recuerda cosas antiguas que se asemejan a lo que vivimos ahora. La religión laicista que nos quieren imponer desde el Gobierno me recuerda la Formación del Espíritu Nacional. Los ciudadanos somos borregos incultos, según el poder. La ayuda a los bebés es como el fomento a la natalidad de Franco. La demagogia del presidente (por no decir ausencia de verdad) me recuerda la de los miembros del Gobierno de la II República, en sus manifestaciones buenistas, aunque luego desembocaron en una persecución religiosa sin controlar en los años anteriores a la Guerra Civil. Por lo visto, mi memoria histórica también se ha quedado anclada en el Régimen de Franco y en la II República. Nos están llevando a la época de la Prehistoria. María Manuela Giménez- Aragón Sevilla tos esgrimidos por quienes contrataron el vuelo, ni en las peregrinas razones del Gobierno de Chad, pero es intolerable que el señor ministro siga diciendo: La mejor voluntad del Gobierno es poder dar satisfacción a los ciudadanos españoles que se han visto involucrados y a sus familias Señor ministro, esos ciudadanos españoles no se han visto involucrados, están atrapados y nuestro Gobierno actúa con tibieza, como tantas otras veces... El señor Moratinos parece desconocer que la responsabilidad de cualquier comandante y su tripulación, tal y como establece el derecho internacional aeronáutico, se ciñe exclusivamente a la operación de vuelo y a la seguridad de la misma Los norteamericanos, holandeses, ingleses, etcétera, cuando salen al extranjero, lo hacen con la convicción total de que, en cualquier percance, su Gobierno les sacará del atolladero. Soy madre de un piloto de líneas aéreas y hasta ahora no había sentido inquietud por la integridad de mi hijo. Siempre he respetado y alentado su vocación. Hoy me siento anonadada. Por último, mi solidaridad con estas familias y mi exigen- El catalán Soy catalán y habló en catalán. Evidentemente conozco perfectamente el castellano. He leído Españoles en Chad Ante los acontecimientos ocurridos en Chad me siento avergonzada. ¿Cómo es posible que el ministro de Asuntos Exteriores se atreva a decir: Seguimos con la presunción de inocencia de los tripulantes Es la tripulación de un avión perteneciente a una compañía privada, fletado para hacer un recorrido determinado de antemano y con todas las autorizaciones y permisos debidos. Son trabajadores ajenos a cualquier interés o intención de los que los contrataron. Les ha tocado a ellos y me parece indecente que todavía sigan en Chad. No entro en los argumen-