Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1 s 11 s 2007 Primera división s Décima jornada DEPORTES 97 Deportivo Mallorca 1 1 Deportivo (4- 4- 2) Aouate; Manuel Pablo, Coloccini, Piscu, Filipe; Cristian (Riki, m. 73) De Guzmán, Juan Rodríguez (Taborda, m. 58) Guardado; Verdú y Bodipo (Ruben, m. 82) Mallorca (4- 4- 2) Moya; Molinero (Lux, m. 40) David Navarro, Nunes, Fernando Navarro; Varela, Pereira, Valero (Basinas, m. 76) Tuni (Jonás, m. 63) Arango y Güiza Árbitro: Ramírez Domínguez. Mostró tarjeta amarilla a David Navarro, Valero, Manuel Pablo, Adrián, Lux, Pereyra, Güiza Varela. Expulsó a Moya por roja directa (m. 39) Goles: 0- 1 m. 11: Güiza. 1- 1 m. 40: Guardado, de penalti. La falta de gol del Deportivo hace imposible ganar a un Mallorca con diez Uche celebra con espectaculares volteretas su gol al Athletic EFE Oxígeno para el Getafe El equipo de Michael Laudrup impone su ímpetu y su juego frente a un Athletic muy pobre, que se desintegró con los zarpazos de Casquero y Uche Getafe Athletic 2 0 Apurado por primera vez desde que se instaló en el furgón de elite del fútbol español, el Getafe vive ahora en la normalidad de lo que se suponía. Mira de reojo al pozo, pelea entre la zozobra de los puestos de descenso, mientras lo sudores fríos recorren la espalda de dirigentes, jugadores y aficionados que sucumbieron al placer del caviar. Cuatro temporadas después de ubicar el sur de Madrid en el mapa de Europa, casi un lustro después de promocionar entrenadores estelares (Quique, Schuster) las gentes del Coliseo se preparan para administrarse tranquimazin en vena. Laudrup quiere jugar como vivió. Al impulso del talento. El Getafe no flirtea con la vulgaridad, no pretende ganar de cualquier forma, quiere asumir el mando, impone un cierto estilo al partido, y al menos ayer, la acuarela en el campo no se correspondía con su clasificación en la tabla de Primera. El Athletic, ni fú ni fa. Por algún lugar de la plaza se adivinó ese ardor guerrero que aspira a imponer Caparrós, el que llegó de la escuela sevillana, pero fueron intentos muy tibios, insustanciales. Pareció un equipo cariacontecido, preocupado por su pasado y su futuro. En ese mar de dudas que era su rival, el Getafe penetró con prontitud. Lo hizo del pie de Casquero, un baluarte del Coliseo, que agarró un imponente zapatazo imposible para Iraizoz. El golazo surtió un efecto implacable sobre el partido. El Getafe se lo creyó y el Athletic se movió sonámbulo. Un gran contragolpe conducido por De la Red (enorme control orientado hacia delante) desembocó en el segundo gol- -primero de Uche en la temporada- -y en una noche que amenazó ruinosa para el Athletic. Caparrós quiso cambiar la dinámica de cuajo, pero la entrada de Llorente y David López no varió el panorama. El Athletic nunca llegó con claridad hasta Abbondanzieri, se anegó en los terrenos pantanosos del centro del campo y acabó soltando derrotes (Amorebieta pisó a Uche) Tocando y tocando, sin complicarse la vida, el Getafe llegó a la orilla de los tres puntos, donde respiró hasta el domingo que viene. Getafe (4- 4- 2) Abbondanzieri; Pallardó, Mario, Díaz, Licht; Pablo (Granero, m. 80) Casquero, De la Red, Sousa; Kepa (Manu, m. 46) y Uche (Alberto, m. 86) Athletic de Bilbao (4- 2- 3- 1) Iraizoz; Zubiaurre, Aitor Ocio, Amorebieta, Koikili; Iraola, Orbaiz (Muñoz, m. 80) Susaeta, Joseba Etxebarría (David López, m. 46) Gabilondo (Llorente, m. 46) y Adúriz. Árbitro Fernández Borbalán. Amarilla a Orbaiz, Pallardó, David López y De la Red. Roja por doble amonestación a Amorebieta (m. 72) Goles: 1- 0, m. 8: Casquero, de fuerte derechazo. 2- 0, m. 28: Uche, al segundo intento en un contragolpe. Diego Milito sentencia a un Almería sin remate EFE ALMERÍA. El Zaragoza consiguió la victoria en el Estadio de los Juegos Mediterráneos por una gran segunda parte, en la que tuvo más llegada y profundidad. El argentino Diego Milito, de penalti, puso a los maños ante el triunfo. El dominio fue rojiblanco hasta cumplirse la mitad del primer tiempo, en la que el Zaragoza comenzó a salir con regularidad, aunque no con mucho convencimiento. En la segunda parte el Almería salió con idénticas ideas, pero con el mismo resul- Almería Zaragoza 0 1 Almería (4- 4- 2) Cobeño; Bruno, Acasiete (Pulido, m. 57) Carlos García, Mané; Felipe Melo, Juanito, Corona (Soriano, m. 71) José Ortiz (Juanma Ortiz, m. 65) Álvaro Negredo y Crusat. Zaragoza (4- 4- 2) César Sánchez; Diogo, Sergio (Chus Herrero, m. 3) Goni, Paredes; Sergio García, Luccin, Zapater, Óscar; Oliveira (D Alessandro, m. 74) y Diego Milito. Árbitro Muñiz Fernández. Amonestó a Cobeño, César Sánchez, Luccin, Sergio García y Oliveira. Gol 0- 1, m. 77: Milito, de penalti. J. C. CARABIAS MADRID. La paciencia le dio la mano al Getafe. Paciencia de un presidente que no ha perdido los nervios como otros. Paciencia de un entrenador para conectar con su equipo, y viceversa. Y paciencia de una hinchada que no ha abandonado la fe en un proyecto que ha funcionado durante años. El Athletic alivió el estrés del Getafe, que ayer cogió oxígeno. tado. Sin pegada fue incapaz de contestar al Zaragoza, que sentenció el partido en un penalti de Cobeño a Sergio García que transformó Diego Milito. J. L. JIMÉNEZ LA CORUÑA. Ni contra diez sabe ganar el Deportivo ante su parroquia. Lo de Riazor tuvo dos historias: una en la que el Mallorca metía miedo a la famélica grada coruñesa con su juego por las bandas; y otra después de la expulsión del meta balear, que le entregó el partido a los de Lotina para jugar a placer aunque sin capacidad para marcar un solo gol. Pero mientras jugaron once contra once, lo peor sin duda fueron las defensas, a cuyas espaldas camparon los delanteros con una impunidad sonrojante. Bodipo, Güiza y Arango ganaron con demasiada facilidad la retaguardia de sus defensores. Otra cosa fue meter gol. El Mallorca no notó la ausencia de Ibagaza mientras tuvo a todos sus efectivos. Sus bandas llevaban la angustia a la zaga local, y en una internada de Varela, Güiza sólo tuvo que empujar un zambombazo del extremo que dio en el palo. El Deportivo lo buscó con empuje y algo de toque, pero el cuadro balear aguantaba sin más problemas. En una cantada de Nunes, Bodipo se planta ante Moya, que le derriba. Penalti, expulsión y gol de Guardado, que lideró a los suyos el resto del partido ante los diez valientes de Manzano. El técnico insular tiró de la manta para atrás, con Güiza encomendado al milagro y el resto a aguantar las embestidas de un Deportivo algo predecible. Que si balones a la olla para el gigantón Taborda, que si centros desde la banda... Sólo Guardado tiene ese punto de imaginación para inventar. Lástima su intermitencia. Ni a la desesperada supieron los gallegos ganar, y el Mallorca salvó los muebles sin apuros.