Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES www. abc. es deportes Valencia Real Madrid 1 5 portero alemán. A partir de entonces ya no hubo partido. Se rindieron los locales y se recrearon los visitantes. No especuló el Real Madrid. Se agarró a la ventajosa situación, a la posesión de balón y machacó antes del descanso. Metzelder perdonó el tercero de mala manera- -ni un defensa puede fallar un gol así- pero Sergio Ramos aprovechó los muchos metros que tenía por delante para marcar un tanto de extremo estilista. La verdad es que el sevillista puede jugar de lo que quiera. Defiende, ataca, remata. Anda sobrado. El cuarto tanto llegó antes de un descanso que el Valencia, absolutamente hundido, pedía a gritos. La jugada comenzó en Guti, pasó por Robinho y remachó Van Nistelrooy. JUEVES 1- -11- -2007 ABC El Madrid gana cuesta abajo Se aprovechó del estado anímico del Valencia para marcar en el primer minuto y después pasearse en Mestalla con un juego elaborado y una efectividad pasmosa ENRIQUE ORTEGO VALENCIA. Esta es la crónica del partido que nunca existió. En toda la Liga, ni por supuesto en la Champions ni siquiera en la Copa, el Real Madrid se encontrará una noche tan placentera. Simplemente se limitó a aprovecharse de las facilidades que le daba un contrario moribundo. Era imprevisible saber el estado de ánimo con el que el Valencia afrontaría el partido después de lo sucedido en el club en la últimas horas. Muy difícil que unos profesionales puedan centrarse en lo suyo cuando todo lo que les rodea se asemeja a un manicomio. No sé si la plantilla estaba a favor de Quique Sánchez Flores o en contra, pero desde luego, ayer no estaba para jugar un duelo contra el líder. Tampoco es que en el Real Madrid reinase la calma más absoluta después de las declaraciones de Schuster en la víspera, pero evidentemente nada que ver con la tempestad valencianista. El técnico alemán se curó en salud a la hora de montar el once titular. Se olvidó de Sneijder- -no jugó ni un minuto- -y recurrió al doble medio centro de perfil defensivo, como había hecho en la Supercopa en Sevilla, allá por el mes de agosto. La idea estaba clara. Seis para defender y cuatro para atacar. Diarra y Gago por delante de la línea de cuatro y Guti como lanzador de los tres delanteros (Raúl- Van Nistelrooy- Robinho) La banda derecha ciega para las entradas de Sergio Ramos y el brasileño en la izquierda, que es donde más rinde como quedó ayer demostrado en la primera acción del partido, que supuso el primer tanto madridista. Robinho tiró su primera diagonal, toque de Van Nistelrooy y remate colocadito de Raúl que Hildebrand ni intuyó. Un minuto, un gol. La tumba para un Valencia indeciso que estrenaba dibujo con un rombo en el centro del campo, algo inusual desde hace muchos años. Le salió mal la apuesta al debutante Óscar Fernández y no supo rectificar sobre la marcha, aunque para ser justo en el banquillo tampoco tenía ningún jugador de garantía para apuntalar el medio campo. No olvidará fácilmente Valencia (4- 4- 2) Hildebrand; Miguel, Albiol, Helguera, Moretti; Joaquín, Albelda, Silva (Montoro, m. 81) Gavilán (Vicente. m. 59) Morientes y Angulo (Mata, m. 75) Real Madrid (4- 3- 3) Casillas; S. Ramos (M. Torres, m. 72) Cannavaro, Metzelder, Marcelo (Heinze, m. 57) Gago, Diarra, Guti; Raúl, Van Nistelrooy (Baptista, m. 65) y Robinho. Árbitro: Pérez Burrull. Expulsó a Albiol por agarrón a Robinho (m. 84) Mostró tarjeta amarilla a Albelda y a Marcelo. Goles: 0- 1. m. 1: Raúl. 0- 2. m. 24: Van Nistelrooy; 0- 3. m. 29: Sergio Ramos; 0- 4, m. 36: Van Nistelrooy; 1- 4. m. 59: Angulo; 1- 5. m. 65: Robinho. Dos medios centro el técnico el varapalo, aunque de poco se le pueda culpar a él. Lo intentó, no le salió y el domingo volverá a su equipo de Tercera. Si había alguna posibilidad de que el Valencia se levantara del primer golpe a la mandíbula, el segundo estacazo en la sien le dejó absolutamente k. o. Fue otra gran jugada del Madrid que Van Nistelrooy resolvió con un sombrero sobre el Para no jugar la segunda parte Raúl, en estado de gracia con el gol, abrió el marcador en la primera acción ofensiva de su equipo Si hubiera podido, el Valencia no habría comparecido tras el descanso. Aquello ya era absurdo. Tuvo la suerte el equipo de que la afición estaba tan rendida como los jugadores y ni siquiera reaccionó violentamente. Ni contra ellos ni contra el palco. Su respuesta fue abandonar Mestalla mucho antes del final. El Real Madrid no se quiso ensañar. Prefirió pensar en Sevilla, en el sábado, donde todo será distinto porque es imposible que nazca otro partido como el de ayer. La segunda parte acabó en un equilibrado empate a un gol y el Madrid sumó por segunda vez cinco goles fuera de casa. Así jugó el Valencia Hildebrand: mal. Miguel: mal. Helguera: mal. Albiol: mal. Moretti: mal. Joaquín: mal. Albelda: regular. Silva: regular. Gavilán: mal. Morientes: regular. Angulo: regular. Vicente: regular. Mata: regular. Montoro: s. c. El técnico. Óscar Fernández: mal. Sería injusto culpabilizarle de nada. Cumplió con su deber de hacerse cargo del primer equipo e intentó sorprender con un once de corte ofensivo, pero muy pronto el partido estuvo sentenciado. Lo mejor: la vergüenza torera de jugar el segundo tiempo y buscar al menos maquillar el resultado. Lo peor: El equipo entró descentrado, como se comprobó en el primer ataque del rival. Desastre defensivo. Así jugó el Real Madrid Casillas: bien. Sergio Ramos: notable. Cannavaro: bien. Metzelder: bien. Marcelo: bien. Gago: bien. Diarra: bien. Guti: notable. Robinho: notable. Van Nistelrooy: notable. Raúl: notable. Torres: regular. Heinze: regular. Baptista: regular. El técnico. Bernd Schuster: bien. Quiso asegurar el medio campo con la presencia de dos medios centro de corte defensivo y con todo a favor le salió bien la jugada. Lo mejor: La facilidad con la que movió el balón del centro del campo hacia delante. Guti volvió a ser la referencia. Especialmente acertado Van Nistelrooy y el gran momento de Robinho. Robinho y Raúl, dos de los destacados del partido, celebran el tanto del primero AP Lo peor: todo fue tan sencillo que no hay aspectos negativos.