Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1- -11- -2007 La malaria reaparece en Perú por la deforestación y el cambio climático 91 El gato se convierte en el séptimo mamífero cuyo genoma es descifrado Los investigadores del proyecto utilizaron el ADN de Cinnamon, un gato abisinio de cuatro años de edad s Han sido necesarios tres años de trabajo A. A. L. MADRID. El genoma del gato doméstico (Felis catus) ha sido secuenciado, según aparece en la revista científica Genome Research El trabajo ha corrido a cargo de los investigadores del Proyecto del Genoma del Gato, para lo que utilizaron el ADN de un gato abisinio de cuatro años de edad. El felino, llamado Cinnamon, vive en una colonia de gatos de la Universidad de Missouri- Columbia y su linaje está bien documentado y puede rastrearse varias generaciones atrás hasta sus orígenes en Suecia. Pero lo más importante de esta investigación es la similitud entre el genoma del gato y los seis genomas de mamíferos recientemente completados (los del ser humano, el chimpancé, el ratón, la rata, el perro y la vaca) lo que ha permitido a los científicos identificar 20.285 genes comunes en el genoma del gato. La comparación también revela cientos de reordenamientos cromosómicos que se han producido entre los diferentes linajes de mamíferos desde que divergieron de un ancestro común hace unos 100 millones de años. de secuenciación del genoma del gato doméstico hace ya tres años. Al igual que ocurre con el perro, los gatos son interesantes para los genetistas porque viven en el mismo ambiente que los seres humanos. Casi igual que sus dueños, los gatos sufren cáncer, problemas cardíacos y circulatorios, así como una serie de enfermedades, lo que le da a los científicos la posibilidad de investigar en el gato determinados males muy comunes entre las personas. Y es que los gatos domésticos poseen 250 trastornos hereditarios, muchos de ellos similares a las patologías genéticas humanas. Por ejemplo, el pedigrí de Cinnamon tiene una mutación genética que causa retinitis pigmentosa, una enfermedad degenerativa del ojo que puede terminar en ceguera. En los humanos, esta enfermedad afecta, por ejemplo, a tres Karl Marx padecía una enfermedad de la piel que le alienaba EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. No es que el marxismo y el concepto de alienación desarrollados por Karl Marx salieran enteramente de sus molestias cutáneas, pero sin duda éstas tuvieron su influencia en la vida y actitudes del pensador. Así lo cree un estudio publicado en el British Journal of Dermatology en el que el dermatólogo Sam Shuster diagnostica por primera vez como hidradenitis suppurativa el mal que padecía Marx. La hidradenitis suppurativa es una enfermedad de las glándulas del sudor que afecta a la piel de las axilas y de la ingle, generando espinillas, bultos que parecen forúnculos y áreas segregadoras de pus. En 1864, Marx escribió a su amigo Friedrich Engels que tenía forúnculos en el trasero y cerca del pene Se trata de una descripción de síntomas, completada en otras cartas, de una enfermedad que no le fue diagnosticada expresamente a Marx y para la que no se aplicaron los remedios adecuados. Según Shuster, la nueva diagnosis no es sólo importante en términos de exactitud histórica. La piel es un órgano de comunicación, por lo que sus desórdenes producen mucha angustia psicológica. Además de reducir su habilidad para el trabajo, lo que contribuyó a su depresiva pobreza, la hidradenitis suppurativa redujo su autoestima. Esto explica su autoaborrecimiento y alienación, algo reflejado en la alienación que Marx desarrolló en sus escritos El único consuelo de Marx fue que su mal era una enfermedad proletaria tal como escribió también a Engels. Pero esa consideración no suponía ningún alivio físico para quien empezó a sufrir las molestias en 1867, a la edad de 46 años, y ya no logró liberarse del problema. La persistencia y recurrencia de los síntomas es lo que lleva a Shuster a determinar que Marx sufría de hidradenitis suppurativa Las pruebas son contundentes asegura el dermatólogo. La enfermedad ya había sido descrita en 1839 por el físico francés Alfred Velpeau, pero en aquel tiempo las ideas cruzaban el Canal de la Mancha con menos rapidez que lo hacía el vino. El gato puede servir de modelo para enfermedades humanas millones de personas en todo el mundo. Además, los investigadores identificaron en el genoma del gato varios cientos de miles de variantes genómicas que pueden ser utilizadas para determinar las bases genéticas de enfermedades hereditarias comunes. Estas variantes pue- EPA den ser útiles para pruebas de parentesco, análisis forenses y estudios de evolución que incluyen, por ejemplo, la reconstrucción de los procesos de domesticación. Más información sobre el estudio: http: www. genome. org Enfermedades humanas Uno de los autores del estudio, Joan Pontius, del Instituto del Cáncer en Frederick (Maryland) espera que el análisis de la secuencia del genoma del gato sirva para avanzar en la lucha contra las enfermedades animales, pero asegura que también puede servir como modelo para las enfermedades humanas, incluyendo infecciosas, como el sida, pues el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) es de la misma familia genética que el VIH, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) Precisamente, el hecho de que este animal pueda servir de modelo para muchas enfermedades humanas fue lo que llevó al Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano a autorizar el proyecto ABC Un arco iris de neuronas Un siglo después de que Ramón y Cajal se sirviera de un método de tintura para establecer las bases de la neurobiología moderna, científicos de Estados Unidos han creado un mapa del cerebro que, bautizado con el nombre de Brainbow etiqueta las neuronas a partir de noventa combinaciones distintas de colores.