Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo JUEVES 1- -11- -2007 ABC La proximidad al Sol tampoco es el motivo El cometa Holmes no es de esos que se acercan demasiado al Sol. Su excéntrica órbita, entre dos y cinco Unidades Astronómicas de distancia (cada Unidad Astronómica equivale a 150 millones de kilómetros) le mantiene siempre muy alejado de nuestra estrella. En este momento, además, el cometa se está alejando del Sol tras haber alcanzado su punto de máximo acercamiento, por lo que el espectacular fenómeno observado por los astrónomos no puede achacarse a la proximidad del cometa al astro rey. Resulta curioso, además, comprobar que los grandes telescopios, calibrados para ver objetos muy débiles y muy distantes, no pueden aprovecharse para observar cuerpos que están relativamente próximos a nosotros y que emiten, como Holmes, gran cantidad de luz. Sobre una imagen óptica del Holmes, una de las mediciones del núcleo del cometa realizadas por el equipo de Ignasi Ribas ABC Científicos españoles observan la explosión del cometa Holmes Hace una semana, el brillo del cometa se multiplicó de pronto por 60.000 y el tamaño de su coma creció hasta alcanzar veinte veces su tamaño habitual JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. El pasado 24 de octubre el cometa 17 P Holmes, un viejo conocido de los astrónomos que visita la Tierra cada 6,8 años sin llamar demasiado la atención, dio una sorpresa que nadie se esperaba. Sin motivo aparente, su brillo en el cielo empezó a incrementarse, hasta multiplicar por más de 60.000 el que es habitual para este cuerpo celeste. Su coma, la nube de gas y polvo que envuelve su núcleo helado, aumentó rápidamente hasta alcanzar veinte veces su tamaño original. El 25 de octubre, Holmes se había convertido en el tercer objeto más brillante de la región de espacio visible tras él, la constelación de Perseus. Es como si, de repente, el cometa se hubiera vuelto loco, como si hubiera entrado en erupción o hubiera estallado de forma repentina. Los astrónomos, desde hace una semana, se refieren al inexplicable suceso como la explosión del Holmes, aunque en realidad no se ha producido explosión alguna. El núcleo del cometa sigue intacto y su trayectoria no se ha resentido ni parece haber variado como consecuencia del fenómeno. El acontecimiento, aunque espectacular, pilló por sorpresa a la mayor parte de los observatorios del mundo. Sólo unos pocos tuvieron la ocasión de apuntar sus instrumentos hacia el cometa, que en la fase actual de su órbita se está alejando rápidamente de nosotros. Uno de esos observatorios fue el Astronómico del Montsec, en Lérida. Desde apenas unas horas después de que la Unión Astronómica Internacional difundiera una nota a todo el mundo avisando del inusual comportamiento de Holmes, un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dirigidos por el astrónomo Ignasi Ribas, comenzó a estudiar el fenómeno con el telescopio Joan Oró. cometa desde el día 24: La región central brillante se ha expandido mucho, hasta los 149.000 kilómetros de diámetro, y ha aumentado ligeramente su asimetría respecto al núcleo. La región externa, más débil, también ha aumentado sus dimensiones hasta alcanzar los 426.000 kilómetros, por lo que la coma del 17 P Holmes es 20 veces mayor que antes En declaraciones a ABC, Fernández explica la suerte que tuvieron al poder utilizar, por primera vez, un telescopio recién instalado y que, precisamente estos días, está terminando su ajuste definitivo. Desde el IEC estamos robotizando el telescopio, que está ahora en fase de pruebas. No era nuestro objetivo, pero aprovechamos que el instrumental estaba calibrado para realizar las observaciones. Ha sido el bautismo del observatorio Según este investigador, se trata de la segunda vez que Holmes se comporta de esta manera. La anterior fue en 1892, cuando fue descubierto Edwin Holmes, en efecto, durante unas observaciones rutinarias de la galaxia de Andrómeda, la vecina espacial de nuestra Vía Láctea, observó un objeto cuya luminosidad variaba hasta alcanzar niveles parecidos a los detectados hace unos días. Ese objeto era un cometa, que a partir de ese momento lleva su nombre. Hay algunos otros cometas con explosiones de esta clase- -asegura David Fernández- aunque son muy pocos y ninguno ha alcanzado esta intensidad La comunidad científica desconoce las razones por las que se produce este fenómeno: No se sabe por qué ocurre. Y aunque se le llame así, no es una explosión, sino un aumento de actividad debida a una gran emisión de polvo y gas por parte del núcleo del cometa. No se sabe qué provoca esta emisión, que se parece más a un géiser que a una explosión A la espera de obtener una explicación, los investigadores se limitan, por ahora, a observar y recopilar la mayor cantidad posible de datos sobre Holmes. Es pronto para aventurar hipótesis. Las respuestas tendrán que esperar. Fenómeno desconocido 149.000 kilómetros Uno de los integrantes del equipo, el investigador David Fernández, del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEC) explica la evolución del La región central brillante del cometa se ha expandido mucho, hasta los 149.000 kilómetros de diámetro Más información: http: www. csic. es