Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 JUEVES DE ESCENA www. abc. es juevesdeescena JUEVES 1 s 11 s 2007 ABC La hora de Don Juan El 1 de noviembre es en el teatro español, por tradición, el día de Don Juan Tenorio. Este año, nuevamente, el legendario seductor imaginado por José Zorrilla toma las calles. Literalmente POR JULIO BRAVO FOTO: DE SAN BERNARDO MADRID. Fue Tirso de Molina quien, alrededor de 1630, creó el personaje de Don Juan en su obra El burlador de Sevilla El dramaturgo vallisoletano José Zorrilla retomó el mito en 1844, y su Don Juan Tenorio se convirtió pronto en una obra tremendamente popular. Pocos años después de su estreno comenzó la tradición de representarla el 1 de noviembre, víspera de la festividad de los Difuntos. La costumbre ha llegado a nuestros días, y raro es que no suba algún tenorio a escena en esta fecha. Este año, el teatro Español de Madrid, donde el Tenorio había estado presente de una u otra manera en los últimos años, ha interrumpido la tradición, pero Don Juan va a visitar otras ciudades. Destacan dos puestas en escena callejeras: la que se celebra esta noche (también ayer hubo función) en la Huerta del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares- -que lleva ya varios años como escenario del Tenorio- -y la que llegará al barrio de Vegueta, en Las Palmas de Gran Canaria. Un mito de amor, vida y muerte así definió el director italiano Maurizio Scaparro al Don Juan. Eduardo Vasco, director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, creció con el Tenorio en la retina- soy de Alcalá de Henares explica- pero asegura que cuando se enfrentó hace unos años a la obra para ponerla en pie se llevó una sorpresa. Del Don Juan asegura que es nuestro único ejemplo de drama romántico efectivo Vasco la incluye entre las obras más populares de nuestro teatro, pero no entre las más importantes. Sin embargo, considera que es una obra que engarza con la tradición del teatro del Siglo de Oro: La obra es un reloj para los intérpretes y para los espectadores; y tiene, en lo esencial, en su mecanismo y en su tradición, ingredientes del teatro del siglo de Oro Para Eduardo Vasco, el principal imán que atrae al público hacia Don Juan Tenorio es el cambio que éste experimenta en la obra; es lo grande del personaje, lo que al público le conquista realmente Don Juan Tenorio engancha porque es una historia pasional dice Natalia Menéndez, responsable del montaje que este fin de semana visitará la Vegueta. Es una auténtica fiesta de los sentidos, un salto de la muerte al amor Natalia añade que la obra tiene el pulso del alma romántica, pero con una envoltura barroca, y nosotros la terminamos como un auto sacramental De Don Juan dice que es un kamikaze de la vida; lo único que le para es el amor, y es ya casi en la hora de su muerte Es un personaje con muchas debilidades. A mí me gustan mucho las grietas en los personajes- -añade la directora- Don Juan es un seductor, un bravucón, pero en cuanto la cosa se complica se le ven sus fragilidades, los abusos, la culpa, las deudas, el rencor, el miedo a la muerte y los excesos, que respiran en él Dice Natalia Menéndez que emplear las calles como escenario no tiene ninguna desventaja. Todo lo contrario; yo no haría Don Juan en un teatro. En este montaje podemos ir un poco más allá de la obra de teatro, contar cosas que se dicen y se sugieren, todo ello en unos escenarios con personalidad propia. Al aire libre es donde el Tenorio se siente más libre. Contamos la historia como en un travelling vivo Su montaje es deliberadamente femenino. Muchas veces las mujeres del Don Juan se presentan apagadas, con una vida invisible. Aquí las mujeres son fuertes, contundentes... No me he cortado en mostrar escenas subidas de tono: el encuentro entre Don Juan y Lucía es muy sexual. Brígida no es una anciana, sino una mujer joven; tampoco la abadesa es una mujer muy mayor; y Doña Inés no es nada apocada. Es una niña de familia bien, caprichosa, mimosa y de carácter. Un kamikaze de la vida Alba Alonso (Doña Inés) y Fernando Gil (Don Juan) protagonistas del Tenorio de Alcalá de Henares MARCIAL ÁLVAREZ s ACTOR UN BURLADOR EN BUSCA DEL AMOR POR VEGUETA Dirigidos por Natalia Menéndez, Marcial Álvarez saca a Don Juan, de la mano de Doña Inés (Diana Palazón) por las calles del barrio de Vegueta, en Las Palmas POR ANTONIO ASTORGA Marcial Álvarez es un Don Juan, y un actor, fuera de serie Lleva años pisando las tablas, y desde abajo- -desde la ciénaga, montando decorados, transportando maletas... -ha forjado en hierro su carrera de actor. La televisión le ha popularizado (como Pope la pareja de Juanjo Artero, Charly en El comisario pero Marcial Álvarez no olvida las tablas de Talía. El sábado y domingo recorre las calles de Vegueta (Las Palmas) interpretando a Don Juan Tenorio, dirigido por Natalia Menéndez: Es un orgullo hacer Don Juan en España- -confiesa- Es como para un actor inglés interpretar a Hamlet o para un cantante de ópera escenificar Don Giovanni Para él, Don Juan es un personaje místico Mito de amor, vida y muerte (en cuanto a que incluye misterio o razón oculta) y mítico en nuestro teatro y literatura. Cuando, barbilampiño, empezaba en este arte, Marcial Álvarez conoció un Don Juan en los antípodas del de hoy: Eran representaciones que me parecían muy de cartón piedra, tópicas. Cuando hice Don Juan por primera vez con Natalia descubrí otro Don Juan: vi que era un personaje muy agradecido, y debía meterme en su piel. Me gustaba su carácter transgresor y apasionamiento Natalia le ha aportado a Don Juan el deseo del amor. Y a las mujeres de la obra les confiere Natalia un carácter más fuerte. Siempre Inés ha sido la eterna cándida y Brígida la malvada... pero son mújeres fuertes, luchan por el amor, la vida, y por su dignidad como mujeres. Y esto creo que está en la función, y en la puesta en escena de Natalia habla de su