Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 MADRID JUEVES 1 s 11 s 2007 ABC lo que posteriormente se cobra en las pastelerías por estos dulces. Desde esta organización estiman incluso que las pastelerías inflan los precios de estos productos más de un 50 por ciento durante esta semana. Ante la gran demanda que se canaliza estos días, hoy mismo se encuentran abiertos la mayor parte de establecimientos del gremio. Y con el paso del tiempo, para hacer más atractiva la oferta de productos, las tradicionales recetas se han ido renovando con nuevos condimentos, sabores y texturas más originales. Por ejemplo, los huesos de santo, tradicionalmente rellenos de yema, ahora pueden llevar desde crema de chocolate hasta coco, fresa, e incluso yogur o un sabor típico de los turrones de Navidad, el praliné. En el caso de los buñuelos, también han dejado de ser una simple pasta fría- -por eso se les denominaba de viento y ahora van rellenos con múltiples sabores, aunque no tan heterogéneos como los huesitos a la masa azucarada, solamente se le añade cremas de chocolate, yema o nata. Incluso, una de las últimas tendencias, según explican desde el gremio de los pasteleros madrileños, es la de comercializar dulces típicos que también son característicos durante el 1 de noviembre en otras regiones. Se trata de los panallets un producto catalán que solamente ha llegado a las grandes cadenas de pastelería de la Comunidad y a los centros comerciales, elaborados a base de mazapán, azúcar, limón y huevo. En cualquiera de los casos, la tradición que sí se ha ido perdiendo ha sido la de elaborar en casa estos productos, una práctica cada vez menos extendida. Y es que, las pastelerías evitan mucho trabajo laborioso en el hogar. Pequeños y mayores ya se preparan para consumir un producto que, en muchos casos, puede resultar pesado para el estómago, si se ingiere de manera abusiva. Nuevos sabores Los tradicionales huesos de santo y los buñuelos son los dulces más demandados el Día de los Difuntos EFE Dulces para aliviar la nostalgia Las pastelerías se llenan estos días de huesos de santo y buñuelos, dulces típicos con los que se intenta mitigar la ausencia de los más queridos. La tradición se mantiene entre los madrileños, a pesar de que su precio llega a subir un 50 estos días JOSÉ M. CAMARERO MADRID. Las costumbres del Día de los Santos no sólo se reflejan en la visita a los cementerios. La añoranza con la que muchas familias recuerdan durante esta jornada a sus seres más queridos se convierte, en muchos casos, en el consumo de unos dulces que históricamente han servido para intentar aliviar penas, y que ahora constituyen un verdadero atractivo para todos: los huesos de santo y los buñuelos. Las pastelerías de la capital llegan a producir durante la última semana de octubre y la primera de noviembre más de 60.000 unidades de estos productos, cada vez más codiciados por los jóvenes Así lo confirma Teresa, propietaria de Pastelería Dori, en Arganzuela, donde el ritmo de trabajo de estos días es muy parecido al de Navidad, Reyes y San Isidro. Aquí viene gente de todo tipo explica, y si bien es verdad que hace algunos años parecía que esta tradición iba a desaparecer ahora ha vuelto a recuperarse, incluso por parte de los extranjeros, según me comentan algunos compañeros, porque estos productos aparecen en las guías turísticas afirma la tendera. Cuatro propuestas -Mallorca. En sus tiendas (Sol, Serrano, etc. hay huesitos y buñuelos con los sabores más exóticos del mercado. -Casa Mira. Carrera de San Jerónimo, 30. Especializada en turrones, también ofrece productos de cada festividad, como la del Día de los Santos. -Torrehermosa. Cristóbal Bordiú, 52. Además de huesos de santo y buñuelos de viento, ya vende las famosas coronas ante la inminente fiesta de la Almudena. -Embassy. Castellana, 12. Puede ir a su céntrico establecimiento o hacer un encargo en su web (embassy. es) Pastelerías llenas Desde el pasado fin de semana y durante este largo puente, las pastelerías se llenan de clientes a la búsqueda de unos dulces cuyos precios pueden rondar los 30 euros el kilogramo, en el caso de los huesos de san- to, y unos 10 o 15 euros, los buñuelos. Al ser mucho más ligeros de peso, estos últimos son más atractivos para el bolsillo, aunque los huesitos siguen siendo los más deseados para el paladar. Durante el resto del año, no todas las pastelerías producen estos dulces típicos. Sólo algunas cadenas como Mallorca o Embassy mantienen esta tradición más allá de los límites que marca la fiesta de los Difuntos. Sin embargo, desde la Unión de Consumidores de España (UCE) consideran que estos precios no están justificados, porque el coste de las materias primas que se utilizan para elaborarlos (harina, huevo y agua, entre otros) no alcanzan Los coches retirados por la grúa ya no irán al depósito de Las Barranquillas S. M. MADRID. Los conductores madrileños- -o, al menos, la mayoría- -ya no tendrán que acudir a recoger sus vehículos retirados por la grúa al tristemente célebre depósito de Mediodía II, situado junto al poblado de Las Barranquillas. Quienes han tenido que ir en alguna ocasión, no lo olvidan. Ahora, el Ayuntamiento anuncia que los coches se trasladarán a una nueva base, junto al Puente de los Franceses, y sólo los de larga estancia o los enviados por orden judicial irán a esta base de Mediodía. El área de Movilidad, que dirige el concejal Pedro Calvo, puso ayer en marcha la base del Escuadrón, junto al Puente de los Franceses, con capacidad para 153 vehículos. A este nuevo depósito irán a parar, explicaron fuentes municipales, todos los vehículos retirados en las campañas de control de documentación y de alcoholemia. La puesta en marcha del nuevo depósito de la grúa se suma al que entró en funciona- miento en marzo en la T- 2 de Barajas, y al recientemente reformado de Imperial. Conducir bebido, cada vez más Calvo ofreció ayer un dato espectacular: A fecha 1 de octubre de 2007, -informó el concejal Pedro Calvo- se han retirado por alcoholemia 3.317 vehículos, lo que supone prácticamente el mismo cómputo que a finales de año de 2006. Un dato verdaderamente alarmante pues refleja el incremento del uso de coche cuando se ha consumido alcohol