Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1- -11- -2007 Aguirre envía a los agentes forestales a la Cañada Real para evitar asentamientos 59 que hay mucho terrorista de boquilla entre los musulmanes, y también entre los españoles, los que buscan el enfrentamiento Alrededor de la mesa, y en la calle, sobrevuela el nombre de El Egipcio el único de los puestos en tela de juicio que los presentes dicen haber visto por la mezquita. Abdul, marroquí del norte, de tez blanca, explica que ha oído que sus amigos quieren prepararle una fiesta cuando vuelva al barrio, y añade que debería acudir a las televisiones, para lavar su imagen Alguien que pasea cerca sonríe cuando conoce la absolución de El Egipcio aunque no sepa exactamente las circunstancias, una especie de solidaridad de piel, o de religión. Es un chasquido de dedos que pronto se borra por el discurso original: Algunos son islamistas por la mañana, por la tarde venden droga y por la noche van de putas. ¿Cómo podemos asociar a esas personas con el Islam? se pregunta Helal- Jamal Abboshi, padre de cuatro hijos españoles. Hoy es el día de las víctimas. Tenemos que estar con ellas, con su sufrimiento, y mostrarles nuestro apoyo. Hoy es el día de acatar plenamente la verdad judicial Hay que apoyarla y respetarla, porque es el único medio para normalizar la convivencia afirma Riay Tatary Bakry con ellas, con su sufrimiento, y mostrarles nuestro apoyo Riay Tatary lleva toda la vida en España, ha negociado en nombre de su comunidad con todos los partidos, y parece convencido de que tras la sentencia podemos abrir la puerta a otra etapa sin confrontación Acatamos plenamente la verdad judicial. Hay que apoyarla y respetarla, porque es el único medio para normalizar las relaciones En su opinión, las condenas han dejado claro que los autores del atentado son un grupo que no representa de ninguna manera a la comunidad islámica española. Nosotros desaprobamos cualquier tipo de violencia, y no só- lo eso, sino que trabajamos por favorecer la convivencia Los conflictos que hemos detectado en estos tres años y medio- -continúa- -no han sido consecuencia directa de los atentados, sino de cómo algunos medios de comunicación parecen empeñados en señalar a todos los musulmanes como terroristas. Esa actitud de mezclarlo todo, de envenenar, sí que ha hecho muchos daño, porque unas semanas después del 11- M, las relaciones en la calle eran normales. Al cabo, todos nos conocen de siempre La pantalla del ordenador va de la televisión on line a los titulares de los periódicos, de la transmisión de las emiso- ras de radio a la página de inicio de Al Yazira. En la cuarta planta, la televisión sigue apagada. Ninguno de los fieles que pasan por el despacho de HelalJamal Abboshi reconoce un interés más allá del de cualquier español por el juicio y por la sentencia, aunque todos parecen simpatizar con la figura de ese juez tan vehemente Lo escuchan, asienten, preguntan qué significan en la Justicia española esos miles de años de los que se hablan, antes de descalzarse y sumergirse en el territorio de la oración, sobre la alfombra saudí que alguien regaló a la mezquita, para pensar en todas las víctimas de la violencia Al Yazira en el kebab En el kebak Rania en la calle de Bravo Murillo, la estampa del juez y sus folios aparece detrás de un locutor de Al Yasira, la CNN árabe. Un par de clientes y la camarera, que mezcla las tiras de carne con lechuga y salsas de colores, siguen las noticias sin apartar los ojos de la pantalla, pero no aceptan fotos ni esbozan comentario alguno que se salga del carril del monosílabo o del lugar común: Lo que diga la justicia La frase hecha se repite sin más condimentos en la carnicería cercana, en diferentes grupos que se paran de tertulia en la calle, y en los despachos del Centro Cultural Islámico de Madrid, la llamada mezquita de la M- 30, donde el portavoz, Mohamed El Afifi, está de vacaciones, el imán libra hoy y el encargado de asuntos culturales asegura, mientras cierra la puerta, que formamos parte de la sociedad española, y no veo por qué tenemos que opinar como practicantes de una religión; que se haga justicia, sencillamente En la segunda planta del edificio de Tetuán, Riay Tatary Bakry, responsable de la Unión de Comunidades Islámicas de España, sigue la sentencia por dos teléfonos, mientras expresa su opinión a otras tantas televisiones. Quería decir que este día tiene que significar un punto y aparte, un regreso a la normalidad Ya por la tarde, en una celebración familiar, añadía: Hoy es el día de las víctimas. Debemos estar A la una del mediodía, tras comentar la sentencia en los pasillos, un grupo de musulmanes se descalza y entra en la sala de oración SIGEFREDO Los imanes toman la palabra: A los implicados no se les conocía un pasado de piedad, sino de delincuencia MADRID. Vicente Mota Alfaro, español, converso, imán del Centro Cultural Islámico de Valencia, también siguió ayer la sentencia por internet. Lo que más me duele es que haya radicales que no sabes ni cómo ni por qué montan estas historias tan tremendas, y que además lo hacen en nombre de una religión que no predica la violencia. Vicente, que ahora se hace llamar Mansur, casado con una francesa de origen árabe, llega a su mezquita poco después de las cinco, como cada tarde, con el runrún de los comentarios de pasillo que dan pespuntes a la noticia del día: Se tiene que aplicar la justicia más allá de quién haya cometido el delito afirma, como resumen de lo escuchado. Zacarías Maza, cordobés, también moro nuevo, oficia en la mezquita At- Taqwa, en el bajo Albaicín granadino, una media luna llena de turistas y de musulmanes en una ciudad en la que viven unos 25.000 creyentes en Alá. Maza, que el martes no sabía que al día siguiente el tribunal dictaba sentencia, opina que se habla mucho del 11- M y poco de los muertos en Irak. Nosotros condenamos cualquier acción violenta y, desde luego, todos los atentados, incluidas las atrocidades que Estados Unidos comete en aquel país con alevosía y ensañamiento. Los muertos de esa guerra también son nuestros hermanos asegura. Yusuf Fernández, secretario de la Federación Musulmana de España y portavoz de la Junta Islámica, que reside en Collado Villalba (Madrid) asegura que la investigación ha sido muy profesional, y por tanto sólo cabe respetar la sentencia Fernández añade que los implicados no tienen vínculos con la comunidad musulmana. No se les conocía por un pasado de piedad, sino de delincuencia. Más allá de tener un nombre árabe, no tenían ninguna relación especial con la religión