Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA LA VERDAD DEL 11- M LA TRAMA ASTURIANA JUEVES 1 s 11 s 2007 ABC RUTA DE LA DINAMITA DE LEGANÉS N Garaje de Trashorras (C. Vidrieras, Avilés) Lotes de dinamita- 033 N 212- 044 E 071- 044 E 152- 044 E 15 A- 6 De Asturias A- 1 A- 6 A- 2 A- 2 29 febrero de 2004: 6 de la madrugada 23 enero- 23 febrero Mina Conchita (Tineo- Salas) 5 4 Oviedo Depósito de explosivos de Columbiello (Pola de Lena) A Madrid Madrid M- 40 M- 50 3 ASTURIAS 2 A- 5 A- 5 A- 3 Calle Carmen Martín Gaite, 40 Leganés (Madrid) 7 A- 4 Depósito de explosivos de Valdellano (Cangas de Narcea) 29 febrero, 19: 30 h. Chalé donde se confeccionaron las bombas Morata de Tajuña (Madrid) 6 De Burgos 1 Toyota Corolla y Wolkswagen Golf utilizados para ir de Mina Conchita al garaje Suárez Trashorras facilitó la dinamita de la matanza de los trenes, Leganés y el AVE La falta de control y la connivencia de algunos mineros convirtieron a Mina Conchita en suministradora del explosivo J. PAGOLA MADRID. José Emilio Suárez Trashorras ha sido condenado a 34.715 años de cárcel como cooperador necesario, en su condición de cabecilla de la trama asturiana que proporcionó toda o gran parte de la dinamita que estalló en los trenes, toda la que explosionó en Leganés y la destinada al AVE. La absoluta falta de control y la connivencia de algunos trabajadores facilitaron una cadena de robos de explosivo y permitieron que Mina Conchita, en Asturias, suministrara la dinamita a los yihadistas autores del 11- M. La relación de la trama asturiana con la matanza se gestó en septiembre de 2001 cuando, según considera probado la sentencia, coincidieron en la prisión de Villabona Rafá Zouhier y Antonio Toro Castro. Una vez en libertad, este último puso en contacto al marroquí con su cuñado Trashorras. Ya a principios de 2003, Zouhier, que durante su estancia en la cárcel fue captado como confidente por la Guardia Civil, puso en conocimiento de sus contactos en la Benemérita- Rafa y Víctor -que Toro se dedicaba a traficar con explosivos, que tenía 150 kilos para vender y que se los proporcionaba Trashorras, que había trabajado en la mina. Esta información fue valorada por los agentes como fiable, y procedieron al seguimiento de Toro. Los agentes pidieron a Zouhier que les consiguiera una muestra del explosivo, por lo que éste hizo creer a Toro y a Suárez Trashorras que tenía unos posibles compradores en Madrid. De esta forma, el 20 de febrero de 2003 le entregaron en Madrid explosivo plástico que hizo llegar a sus controladores de la Guardia Civil. Estos, tras recabar la opinión de un agente experto en explosivos, destruyeron la muestra sin analizar su composición. La sentencia cree probado también que Zohuhier ocultó a partir de ese momento información sobre el tráfico de dinamita de la trama asturiana, hasta después del 11 de marzo de 2004, a pesar de que estaba haciendo labores de intermediación para el suministro de detonadores y explosivos entre el grupo de Jamal Ahmidan, El Chino y Trashorras. Entre finales de octubre de 2003 y principios de 2004, Ahmidan acordó con José Emilio Suárez Trashorras el suministro de dinamita procedente de las minas asturianas. De este trato estaba al tanto el procesado Rachid Aglif, sin que conste que Antonio Toro y su hermana Carmen, que sí tenían alguna noticia del mismo, intervinieran en el acuerdo. Para concretar la operación, El Chino y Trashorras mantuvieron, al menos, dos reuniones en hamburgueserías de Madrid, además de otras en Avilés y numerosos contactos telefónicos. La primera de estas reuniones en la capital de España tuvo lugar el 28 de octubre de 2003, y a ella asistieron Trashorras, Aglif, Zouhier y Ahmidan. En otra mesa cercana se sentaron Carmen Toro y otro individuo no procesado. Durante el encuentro, Aglif propuso a los asturianos que le suministraran 60 kilos de dinamita, sin que conste si la contraprestación era hachís, dinero u otro objeto. A mediados de noviembre se celebró la segunda reunión de la capital de España, a la que acudieron Antonio y Carmen Toro, Suárez Trashorras, Aglif, Zouhier y Ahmidan. En esta cita trataron de una deuda derivada del tráfico de hachís, sin que conste si acordaron que se saldara en todo o en par- Las reuniones de Madrid En Mina Conchita no había control sobre los explosivos te con la entrega de dinamita. Según lo acordado con El Chino Suárez Trashorras hizo llegar los días 5 y 9 de enero dos cargamentos de explosivos desde Asturias a Madrid, a través de emisarios o transportistas. De la entrega del día 5 se encargó Sergio Álvarez, alias Amocachi a cambio de unos 600 euros. El escenario fue la estación de autobuses, y su receptor El Chino que recibió una bolsa de deportes de unos 40 kilos de peso. Tras la operación, Álvarez regresó a Oviedo, donde le aguardaba el propio Trashorras junto con Gabriel Montoya, El Gitanillo que ya fue condenado por un delito de transporte y suministro de sustancias explosivas por el Juzgado Central de Menores. Sergio Álvarez, que como pago recibió finalmente dos tabletas de hachís de unos 200 gramos, valoradas en más de 700 euros, era consciente de que transportaba algo ilícito, sin descartar que se tratara de explosivo. Uno o dos días después, Trashorras, al no conseguir ponerse de nuevo en contacto con Álvarez, propuso al procesado Iván Reis Palicio, Jimmy sal- ABC Fábrica de Unión Española de Explosivos (Páramo de Masa, Burgos)