Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LA VERDAD DEL 11- M HECHOS PROBADOS JUEVES 1- -11- -2007 ESPAÑA 19 Trabajos de rescate de los cadáveres de las víctimas de uno de los trenes que estalló en la estación de Atocha Leganés, el Tribunal da por acreditado que el piso fue localizado a las 15.15 horas el 3 de abril de 2004 por funcionarios de policía al mando del comisario Rafael Gómez Menor. La vivienda fue alquilada por Mohamed Belhadj, hermano del ya condenado Youssef Belhadj, siguiendo las instrucciones de Mohamed Afalah. A las cuatro de la tarde, uno de los ocupantes del piso, Abdelmajid Bouchar, bajó a tirar la basura y se percató de la presencia policial, por lo que, disimuladamente, y aparentando normalidad, dejó la bolsa de basura en el suelo junto a un contenedor. Tomó entonces una calle distinta de la que le llevaba de vuelta al piso, tras lo cual emprendió veloz carrera, cruzando la vía del tren y despistando a los funcionarios que le seguían. Uno de los agentes regresó a las inmediaciones del piso y recogió la bolsa que había dejado Bouchar, de las que sobresalía unas ramas de dátiles. Estas las introdujo en el maletero de un vehículo policial y luego las entregó a la Policía Científica, que identificó restos de ADN de Bouchar en unos huesos de dátil y aceituna. En el piso, según la sentencia, quedaron Adennabi Kounjaa, Rifaat Anouar Asrih, Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, Jamal Ahmidan, Mohamed Oulad Akcha, Rachid Oulad Akcha y Allekema Lamari, quienes, alertados de la presencia policial, comenzaron a disparar, por lo que el inmueble fue desalojado. Antes de las 18.20 horas El Tunecino llamó a su madre a Túnez para despedirse de ella, al haber decidido quitarse la vida antes de ser detenido. Lo mismo hicieron los hermanos Oulad con su familia en Marruecos y Abdennabi Kounjaa, que llamó a su hermano Abdelkader. Las dos primeras llamadas fueron comunicadas por los servicios de información tunecinos y marroquíes al comisario jefe de la Unidad Central de Información Exterior en la tarde del 3 abril. La sentencia también da por válidos los hechos descritos por los Geo en el juicio. Así, recoge que a las 17.45 se les ordenó que se desplazaran desde su base en Guadalajara. Quince hombres llegaron a la calle Martín Gaite en dos grupos. El primero, compuesto por diez policías, llegó a las 19 horas, y el segundo, formado por cinco, quince minutos después. Tras ser informados de que había entre tres y cinco individuos atrincherados y de que tenían armas y explosivos, se decidió intervenir. Sobre las 20.30 horas, los agentes cortaron la luz, el gas y el agua del edificio, y conminaron a entregarse a los ocupantes del piso, sin resultado alguno. Por ello decidieron obligarles a salir, lo que fue autorizado por el subdirector general operativo, con la prohibición expresa de que entraran en la vivienda, pues no se quería correr riesgo alguno. A las nueve de la noche, tras parapetarse los geos en el rellano y las escaleras que daban acceso al piso, derribaron la puerta con una pequeña carga explosiva. Durante dos o tres minutos conminaron hasta en cuatro ocasiones a los ocupantes a salir y estos les respondieron con disparos y frases como Entrar vosotros, mamones, entrar vosotros... Ante ello, para obligarles a salir, los GEO lanzaron gas lacrimógeno y segundos después se produjo una gran explosión al detonar los ocupantes unos 20 kilogramos de Goma 2 Eco. La explosión mató en el acto a los ocupantes del piso y al subinspector Francisco Javier Torronteras. Entre los escombros se halló una carpeta que contenía do- AP Llamadas a familiares cumentos a nombre de un policía, vecino del inmueble, relativa a trabajos desarrollados por él hasta julio de 2003 en el área especial de seguimientos de la Comisaría General de Información y que, tras ser reconocidos, le fue devuelta. Además se hallaron fajas y envoltorios de Goma 2 ECO y detonadores idénticos a los de la Kangoo. También en Leganés se recuperaron un borrador del fax remitido a ABC a las seis de la tarde del 3 de abril por los yihadistas y otro en el que se atribuían la colocación del artefacto en las vías del AVE. Ambos fueron escritos por El Tunecino La sentencia recoge, igualmente, que los terroristas pensaban seguir matando. Lo escribieron en un papel: Hoyo de Manzanares a 35 km de Madrid Masada finca de recreo (domingo festivos) Reyes Católicos 22 Ávila y www. templos religiosos Sinahogas Eran los futuros objetivos.