Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 1 s 11 s 2007 ABC AD LIBITUM SE ACABÓ LO QUE SE DABA UIENES hemos seguido la instrucción del sumario y, después, el juicio por las matanzas del 11- M a través de las páginas de ABC, de las crónicas e informaciones de sus redactores, no tuvimos ayer mayores perplejidades cuando el magistrado Javier Gómez Bermúdez leyó un resumen de la sentencia del tribunal que preside en una ceremonia con gran despliegue audiovisual. Los lectores habituales de otros diarios, y no digamos los oyentes de algunas emisoras radiofónicas aguerridas, tendrán que sacudirse ahora unas cuantas teorías conspiradoras. No he leído todavía la letra pequeña de la senM. MARTÍN tencia, pero parece que FERRAND queda claro que ni ETA tuvo nada que ver con tan lamentable masacre ni se observa en su fondo el más mínimo rastro que permita establecer las relaciones causa- efecto que han alimentado el amarillismo periodístico. El impulso islámico que alentó a los criminales ahora condenados, y a los que saltaron por los aires en Leganés, es tan internacional como difuso y de ahí la ausencia de autores intelectuales en aquella violencia que acabó con la vida de 192 conciudadanos y dejó heridos y maltrechos a otros 1.856. Las creencias religiosas entendidas en ese nivel de fanatismo y anulación del individuo es algo tan lejano a la razón y a la libertad individual que no permite el análisis según sus procedimientos más clásicos e inteligentes. Las víctimas del 11- M, en lo que cabe, ya tienen el consuelo de la Justicia; la sociedad, la demostración del peso de la Ley; los criminales, de los que no cabe esperar arrepentimiento ni reinserción, su castigo, y todos, una ejemplaridad que, por lo menos, debiera servir, especialmente, ya en vísperas del 9 de marzo, para extraer del debate y la tensión políticos un asunto que ha pesado más de lo debido en los tres años y medio transcurridos desde los hechos y desde su coincidente relevo de inquilinos en La Moncloa. Aquel atentado ya ha aportado, a más de mucho dolor, excesiva crispación a nuestra convivencia y al juego político dentro y fuera del Congreso. Cabría temer ahora que el PSOE, en el fragor electorero, no resistiera la tentación de sacar pecho y recordarnos a todos, en tanto que votantes, que ellos tenían razón Mal asunto sería ese. Ahora que ya sabemos quiénes fueron, y quiénes no, los asesinos del 11- M, caben pocas virguerías interpretativas y menos aún en beneficio de cualquiera de los hemisferios de nuestro universo político. Lo que ahora nos queda, por no dejar resquicios abiertos en lo que, en la realidad, ya está cerrado es que los hermeneutas sabios en la interpretación de Mariano Rajoy consigan describir la naturaleza de la nueva investigación que el líder del PP apuntaba en su comparecencia tras el conocimiento de la sentencia. Ese pozo ya no tiene agua y hurgar en él sólo beneficiará a los socialistas. No estaban en el Gobierno el malhadado 11- M. LISTAS ABIERTAS ADN DE LA MASACRE DE ATOCHA Todavía hoy no sabríamos concretar qué códigos de A desgarradura que el 11- M dejó en la sociedad espaconducta política fallaron, ni qué gestos institucionales ñola no podrá ser compensada por la diligencia que pudieron haberse hecho el 12- M para que a la tragedia de ha demostrado el sistema institucional en su conjunlas muertes y heridos no se sumase la psicosis de una soto, pero también es cierto que, más allá de la consideración ciedad dividida, incluso enfrentada. Eso afloró en las jorexplícita a las víctimas, la eficacia del tribunal y la pronta nadas posteriores al atentado, y algo tuvo que ver con que sentencia son un logro categórico de la justicia española. Rodríguez Zapatero esté hoy en La Moncloa. Desde la faAhora está por ver hasta qué punto querrán extraviarse los rándula, tan adicta al zapaterismo, Almodóvar habló de dos principales políticos en el uso interesado de esta sentengolpe de Estado del PP y también lo dijo la conseje, cia. Lo mejor para todos sería que estuvieran a la alra de Interior de la Generalitat. Hubo incumplitura de las circunstancias y de las instituciones miento de la ley electoral. Fueron reconocibles que han ido aportando luz tras la masacre de Atolos motores de la movilización por SMS y el tamcha. En fechas previas a la sentencia, el PSOE andutam mediático. Aquella estrategia improvisada vo apretando tuercas y el PP buscó zafarse de la tesobre la marcha lleva huellas dactilares. naza. Sería una buena oportunidad para marcar Por su parte, el PP iba a tardar demasiado en una inflexión en la precampaña electoral, de modo asumir que había perdido las elecciones y que esque el ciudadano tuviese la oportunidad de ver en taba en la oposición después de haber dado por qué justa medida hay ocasiones para el consenso y VALENTÍ sentado que las urnas le darían una mayoría sufiocasiones para el conflicto. Y mucho más cuando la PUIG ciente para un tercer mandato, con Rajoy al frensentencia despeja cortinas de humo, tesis de conspite. Algún sector del PP se sumó a las refriegas menos diáfaración y procacidades mediáticas. nas. Entre el 11- M y la sentencia leída ayer por el juez GóEn las páginas de la Historia, no abundan ni mucho memez Bermúdez- -un juez notable, flanqueado por dos manos casos de gobiernos que, pocos días antes deunas elecciogistrados de solvencia- -los ventiladores embocados a esnes generales, tengan que reaccionar ante un macroatentaparcir material excrementicio lo han querido remover todo como el 11- M, dando información en tiempo real al tiemdo: víctimas, pruebas, modos parlamentarios, respeto inspo que la oposición político- mediática instrumenta un ventitucional, pudor intelectual, mesura y sentido equitativo tajismo alternativo que no se perfilaba en las encuestas predel interés nacional. Por fortuna, lo que quedará como meelectorales. En los primeros momentos, nadie dudaba de jor homenaje a la memoria de las víctimas y antídoto frenque la autoría del atentado correspondiese al terrorismo de te al fraccionamiento de la sociedad es una sentencia que, ETA, ni existía otra hipótesis en los circuitos internacionaen la medida de lo razonable, esclarece circunstancias, adles de servicios de inteligencia. La siniestra asiduidad crijudica culpas y castiga a los ejecutores materiales del minal de ETA había requerido casi todas las energías delEsatentado, aunque puedan existir algunos cabos sueltos. tado. De algún modo, el riesgo jihadista no había sido atendiAfán de justicia y pasión de libertad son el mejor espíritu do con la misma intensidad y dedicación. También es postude la ley. En tiempos de politización judicial, que el bien lable que alguien informase sesgadamente al gobierno. Sea común y la verdad aparezcan como última ratio indudacomo sea, una sociedad se protege preferentemente de los blemente es una buena noticia. El ritual y la autoridad de riesgos acuciantes, y hay que decir que España en aquellos las togas refuerzan la confianza del ciudadano en el Estadías estaba acosando a ETA de forma sin precedentes. La do de Derecho. Esta vez, de ser posible, contribuyen a cicamatanza de Atocha- -dicen los jueces- -no fueuno delos crítrizar aquella embestida pavorosa del terror jihadista. menes de ETA, pero desde entonces ETA ha actuado, ha sevpuig abc. es guido matando e incluso ha aparentado negociar. Q L -Ese chico del 11- M, ¿es de ellos o de los nuestros? Me preocupa que aún no se haya enterado de cómo funciona esto, y nos salga juez independiente.