Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 31- -10- -2007 Elvis Presley recupera el trono del muerto que más dinero gana cada año 103 Gwyneth Paltrow, fascinada por la Alhambra La actriz grabó ayer en el palacio nazarí un capítulo de la serie que está rodando GRANADA. La actriz Gwyneth Paltrow visitó ayer la Alhambra de Granada para grabar un capítulo de la serie de televisión Spain... on the road again que se emitirá el próximo año en la cadena pública de EE. UU. Public Broadcasting System. Durante el rodaje, Paltrow ha estado acompañada por el crítico gastronómico del New York Times Mark Bittman, con quien comparte reparto en la serie, en la que también ocupan papel protagonista el chef Mario Batali y la actriz y cantante Claudia Bassols. Durante su estancia en el recinto, la actriz se ha mostrado muy interesada por las explicaciones que ha recibido del asesor técnico de Arqueología del Patronato de la Alhambra y Generalife, Jesús Bermúdez, sobre la cultura y el arte de la dinastía nazarí. La Escalera del Agua, el Patio de la Acequia y los Jardines del Generalife han sido algunos de los escenarios en los que ha transcurrido el rodaje de la serie, que trata de captar el viaje que por España hacen sus protagonistas. Antes de acceder a la Torre de La Cautiva, la actriz estadounidense probó una granada de la Huerta del Generalife y se fascinó con el olor y el color del otoño en la Alhambra. Paltrow, que habla perfectamente castellano- -ya que estuvo durante algún tiempo residiendo en España, concretamente en Talavera de la Reina, de donde es hija adoptiva- está encantada de regresar y visitar algunos lugares de España, como Granada, en donde estuvo con Brad Pitt en la época en la que formaron pareja en el filme Seven En aquella ocasión, los famosos enamorados hicieron un recorrido por Andalucía, concretamente por Sevilla, Córdoba y Granada EN SU PUNTO Beatriz Cortázar EL SILENCIO DE TITA EN LA HORA DE LOS CUESTA o lo reconocerán públicamente porque esas cosas nunca se hacen, pero lo que aquí dije días después de la boda de Borja y Blanca Thyssen sobre el pacto de silencio que la baronesa y su hijo habían acordado se está cumpliendo a rajatabla. Apenas dos días después del convite segoviano, Borja Thyssen se reunió en Barcelona con su madre mientras su esposa se quedaba esperándole en casa. De esa reunión salieron varias promesas y un ruego de hijo a madre que pretendía poner fin a las entrevistas que Tita había concedido los días antes de su boda a varios medios, donde aprovechó para que otros dijeran mucho de lo que ella pensaba. Desde entonces, por boca de la baronesa no ha salido ni un sólo comentario sobre la boda religiosa de su único hijo varón, ni sobre el estilismo que se vio en Cabanillas. Nada, absolutamente nada que decir ni opinar. Ante el hecho consumado llegaba el momento de las bocas selladas. Pero no todos han actuado así. Esta semana los Cuesta, los suegros de Borja, posan por primera vez en la revista Sorpresa para recordar algunos momentos de la ceremonia e insistir en que durante toda la polémica que han vivido las familias nadie se ha acordado de cómo podían afectar esos dimes y diretes al embarazo de su hija Blanca, que ahora cuenta las semanas que faltan para tener en brazos a su primer hijo. Y en eso tienen razón. Independientemente de los motivos que la baronesa pudiera tener para ponerse en contra de este casorio, la verdad es que los nervios, los comentarios y los rumores sobre posibles infidelidades poco ayudan para encarar un embarazo tranquilo y fuera de preocupaciones. Justamente por lo avanzado del embarazo es por lo que se han quedado sin luna de miel. El parto será en Barcelona, donde se han comprado un piso (no un bloque) para tener su propio hogar. Bueno, ése y el de Ibiza, el de Andorra... N La actriz, ayer en Granada, en un descanso del rodaje LORENA FERNÁNDEZ Ridley Scott obliga a adelgazar a Russell Crowe LOS ÁNGELES. El director de cine Ridley Scott ha decidido poner a dieta a Russell Crowe para que el actor se encuentre en plena forma para el rodaje de su próxima película, Body of lies que protagoniza junto a Leonardo Di Caprio. Para ello ha obligado al oscarizado actor australiano a perder nada más y nada menos que trece kilitos de peso. Ésta es la cuarta película en la que actor y director trabajan juntos, después del éxito de Gladiator la discreta Un Buen Año y American Gangster un thriller sobre la mafia en el que también aparece Denzel Washington, y que se estrenará en España a finales de año. Puede que fuera esta confianza forjada durante esos tres rodajes la que le ha permitido a Scott tomarse la licencia de decirle al siempre rudo, y habitualmente malhumorado, Crowe que estaba demasiado gordo. El director, en declaraciones a Contact Music recogidas por Otr, afirmó que había estado en contacto las cinco últimas semanas con Crowe y confesó que tuvo que hacer que perdiera algunos kilos para conseguir que encajara en el personaje. Russell ha perdido peso. Estaba unas 30 libras (unos 13, 5 kilos) por encima de lo necesario para hacer el papel afirmó el director. Basada en la novela homónima de David Ignatius, Body of lies relata la historia de un antiguo periodista herido en la guerra de Irak que es contratado por la CIA para seguir la pista de un líder de Al Qaida en Jordania. El ya estilizado Crowe interpreta al jefe de la agencia norteamericana Ed Hoffman y Leonardo Di Caprio al periodista Roger Ferris. El nuevo trabajo de Scott no se estrenará hasta la segunda mitad de 2008. Crowe, en la premiere de American Gangster REUTERS