Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 MADRID MIÉRCOLES 31 s 10 s 2007 ABC Suzanne Vega, ayer y hoy La cantante norteamericana inauguró ayer el festival Únicas con un recital en el que presentó su nuevo álbum, Beauty and crime pero donde también hubo lugar para la nostalgia y sus viejos éxitos POR PABLO MARTÍNEZ PITA FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Ya desde el principio se veía que la velada iba a convertirse en algo especial. Si lo habitual es que en un recital de estas características salgan en primer lugar los músicos y empiecen a tocar para dar la entrada a la estrella, ayer, en el Teatro Calderón, se dio la vuelta al ritual. Rompió el fuego la propia Suzanne Vega, vestida con un elegante chubasquero negro abierto, a la altura del hombro, por un lado, Se acercó sola hasta el micrófono, miró al público y empezó a cantar a capella Tom s diner Aquella tonada que abría el disco Solitude standing de 1987 con su célebre ta- ta- ta- ra ta- ra- ra- ra... Mientras esto ocurría, iba circulando el resto hacia sus puestos y sus instrumentos, de alguna manera escenificando la canción: si la letra hablaba de un café, allí aparecía uno con un café; si se mencinaba un periódico, pues aparecía otro leyendo el periódico. Mucho ha cambiado la artista nacida en California, pero neoyorquina de adopción, desde que vino a Madrid, hace dieciocho años, a la sala Jácara. Aquella muchacha menuda, pelirroja y algo tímica ha dado paso a una mujer de aspecto sofisticado, cosmopolita... y muy habladora. Cada tema era previamente presentado con una divertida introducción, al estilo de los cantautores folk norteamericanos, pero en su versión urbana. Y muy urbana. Es una observadora que se ha dedicado a analizar y diseccionar la vida en la Gran Manzana en su más reciente trabajo discografico, Beauty crime Algo así como si se tratara de capítulos de Mujeres desesperadas Este era el motivo principal del único concierto que ofrecía en España, la puesta en escena de un álbum que llegó tras seis años de silencio. Pero lo cierto es que atesora un repertorio demasiado refulgente, aunque no muy voluminoso- -sólo siete discos de estudio en toda su carrera- -para dejar a los espectadores sin su pertinente ración de nostalgia. Así que hizo memoria, sobre todo con las melodías que poblaban sus dos primeros ál- La artista supo crear un ambiente de complicidad con el públcio del Teatro Calderón bumes, aquellos que la lanzaron a la fama a finales de los años ochenta. Como Marlene on the wall In Liverpool -dedicada a un amor primerizo, porque también hubo lugar para las confesiones- The soldier and the queen -una muy hermosa balada interpretada con ella a la guitarra acústica, acompañada únicamente por el bajista- Caramel -de 1996, célebre por haber formado parte de la banda sonora de La verdad sobre perros y gatos y Closer o I ll never be) Your Maggie May de 2001. Y claro, inevitablemente, Luka la canción que denuncia el maltrato infantil y que ha sido su mayor éxito hasta el momento. Fue recibida, lógicamente, con entusiasmo. Antes de los bises, y para cerrar el círculo, volvió a encarar Tom s diner pero esta vez en la versión discotequera que realizaron los británicos DNA. No fue el final. tuvo que aparecer dos veces más en el escenario ante el requerimiento voraz de los presentes. De esta forma dio inicio un ciclo denominado Únicas, aunque en su versión desarrollada es Festival Internacional de Grandes Intérpretes Femeninas, que con tres ediciones celebradas hasta el momento en Barcelona, este año se ha decidido a desembarcar en la capital. Suzanne Vega fue la encargada de su inauguración- -labor que cumplió con brillantez- pero más adelante llegarán Maria Friedman (23 de noviembre) Ani Choying Drolma (27) Misia (29) y Andrea Corr (3 de diciembre) Su discografía no es voluminosa, sólo siete discos de estudio, pero sí atesora unas cuantas canciones antológicas