Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA El mito del oasis catalán s Las prisas por la inauguración MIÉRCOLES 31 s 10 s 2007 ABC Magdalena Álvarez Ministra de Fomento El Gobierno declara obra de emergencia los socavones del AVE para salvar la cara Acogiéndose a este tipo de tramitación para situaciones muy especiales, contrata a tres empresas, sin concurso previo, para terminar antes del 21 de diciembre MIGUEL PORTILLA MADRID. El Gobierno ha recurrido a declarar como obra de emergencia la zona de socavones registrados en la línea de alta velocidad que se construye entre Madrid y Barcelona. Se trata de intentar salvar la cara electoralmente ante el desastre en que está incurriendo en materia de infraestructuras ferroviarias en Cataluña. La tramitación de emergencia está contemplada en la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, concretamente en el artículo 72, que indica que este régimen excepcional de contratación se realizará cuando la Administración tenga que actuar de manera inmediata a causa de acontecimientos catastróficos, de situaciones que supongan grave peligro o de necesidades que afecten a la defensa nacional La decisión se tomó tras mantener diversas reuniones con las principales constructoras, incluido un encuentro en La Moncloa del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, con los presidentes de ACS y Sacyr, Florentino Pérez y Luis del Rivero, respectivamente- -según publicó ayer El País para pedirles su ayuda. Al parecer, en esa reunión se decidió, acogiéndose al citado artículo de la ley, contratar sin concurso previo a las empresas Cavosa- -filial de Sacyr- Terratest y Rodio, que empezaron a trabajar el pasado lunes en las obras del AVE. Cavosa trabajará junto a OHL- -que tiene la concesión- -en realizar los túneles del AVE en Barcelona, mientras que Terratest y Rodio harán las impermeabilizaciones, cimentaciones e inyecciones necesarias. El objetivo es terminar las obras el próximo 21 de diciembre, tal y como estaba previsto. El propio secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, anunció el pasado sábado que el objetivo prioritario del Gobierno sigue siendo la seguridad. Además, persiguen restablecer en la mayor brevedad los servicios de Cercanías de Renfe, así como los de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) que se han visto afectados por las obras del tramo del AVE que discurre entre Hospitalet y Tarrasa. Morlán anunciaba también la contratación urgente de las citadas empresas, y mencionaba que OHL seguía ejecutando la obra con la condición de cambiar a los hasta ahora responsables técnicos de la obra. La patronal no se ha pronunciado hasta ahora sobre la decisión tomada por el Gobierno respecto a la fórmula especial de contratación llevada a cabo. El artículo 72 de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas señala que el órgano de contratación competente, sin obligación de tramitar expediente administrativo, podrá ordenar la ejecución de lo necesario para remediar el acontecimiento producido, satisfacer la necesidad sobrevenida o contratar libremente su objeto, en todo o en parte, sin sujetarse a los requisitos formales establecidos en la presente Ley, incluso el de la existencia de crédito suficiente Añade que el acuerdo se acompañará de la oportuna retención de crédito o documentación que justifique la iniciación del expediente de modificación de crédito. De dichos acuerdos se dará cuenta en el plazo máximo de sesenta días, al Consejo de Ministros Simultáneamente, por el Ministerio de Hacienda, sí se trata de la Administración General del Estado, o por los representantes legales de los organismos autónomos y entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social, se autorizará el libramiento de los fondos precisos para hacer frente a los gastos, con carácter de a justificar Por último, indica que ejecutadas las actuaciones objeto de este régimen excepcional, se procederá a cumplimentar los trámites necesarios para la fiscalización y aprobación del gasto MANDATELA SE DESMELENA EN SEVILLA En Andalucía ya se conocía su altanería y su escasa capacidad para debatir sin entrar en el menosprecio POR PALOMA CERVILLA FOTO FRANCISCO SECO MADRID. Nunca aceptó con naturalidad una crítica y siempre se mostró retadora cuando alguien osaba poner en cuestión su gestión al frente de la Consejería de Economía de la Junta de Andalucía. En esta Comunidad autónoma, todo el mundo conocía su altanería, su escasa capacidad para mantener un debate sin entrar en el menosprecio del contrario hasta llegar incluso a la descalificación sibilina. Cuando Zapatero la nombró ministra de Fomento, en el resto de España era una gran desconocida, pero más de uno respiró en Andalucía. Dicen que hasta el propio presidente Manuel Chaves y muchos compañeros socialistas, al verse liberados de una mujer dura en sus gestos y en sus formas de gestionar que, en más de una ocasión, los había metido en un callejón sin salida. Han tenido que pasar casi cuatro años para que toda España la conozca en su verdadera dimensión política y personal. Fue el pasado lunes en Sevilla cuando su incontinencia verbal la traicionó, o no, y lanzó el desafío de que no pensaba dimitir. En el mismo lugar donde tantas veces ha retado a la prensa y desde donde pilotó el episodio más lamentable de su gestión en Andalucía: el intento de acoso y derribo del presidente de Cajasur, el sacerdote Miguel Castillejo, al que persiguió sin piedad por negarse a aceptar su proyecto de fusionar las cinco cajas andaluzas. Sobrevivió al escándalo de los vuelos gratis de Aviaco, que conseguía en su calidad de consejera, y siempre aceptó, con íntimo regocijo, el apelativo de Mandatela Hoy, nadie sabe si también sobrevivirá a su propia prepotencia. Reunión con Zapatero Las obras del AVE continuaron ayer en Cataluña a ritmo forzado para terminar a tiempo EFE Fernando González Urbaneja REPUTACIÓN DE CONSTRUCTORAS onvertida la peripecia de la entrada del AVE en Barcelona en arma arrojadiza de la política, en tumba de Zapatero según varios titulares, algunos no reparan en los efectos colaterales de semejante estrategia. En el paquete van también las empresas contratistas de tan complejas obra, el conjunto de las constructoras espa- C ñolas de cabecera (las seis grandes cotizadas en Bolsa) y otras dos docenas menos conocidas pero no menos especializadas en esos proyectos. Si hay dos sectores que han liderado el crecimiento de la economía y que pasean el palmito por todo el mundo, son el financiero y las constructoras y concesionarias de servicios públicos. Las razones tienen que ver con la competencia y con las credenciales de unos excelentes resultados. Los bancos españoles enseñan banca en Inglaterra y los contratistas asombran en Nueva York. Es una de las caras del milagro español de estos últimos treinta años. Pero no es gratis, no cursa ese éxito sólo con aplauso del auditorio. Hay competidores que aprovechan la mínima para poner en solfa a estos españoles descarados. Por ejemplo en los medios británicos es frecuente la crítica a la arrogancia española en América y a las debilidades del caso español, que no acaban de entender. Medios ingleses han decidido que el sector inmobiliario español se derrumba y producirá una recesión, pronóstico jaleado por algunos sectores en España que hacen votos por el desastre nacional que imaginan pudiera favorecer sus intereses. El salto delante de las infraestructuras españolas durante estos últimos treinta años (con aves y túneles urbanos, aeropuertos y autopistas) ha permitido capacidades y habilidades a las empresas españolas inimaginables antes. Convendría no perjudicarlas, aunque sólo fuera por patriotismo.