Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 30 s 10 s 2007 MADRID 57 Las viviendas de la Cañada Real son construcciones consolidadas de fábrica de ladrillo JAIME GARCIA Los vecinos de la Cañada no pueden ser realojados porque no son chabolistas Un informe municipal afirma que los acabados son más propios de viviendas unifamiliares que de infraviviendas CARLOS HIDALGO MADRID. Un informe municipal, no exento de polémica, define que las construcciones que ocupan las Cañadas no son propiamente chabolas o infraviviendas El documento recuerda que una jurisprudencia consolidada del Tribunal Superior de Justicia de Madrid especifica que el desalojo y demolición de chabolas e infraviviendas estaría posibilitado por razones de seguridad o salubridad, por ocupar suelo de titularidad pública, por obstaculizar la ejecución del planeamiento urbanístico o atendiendo a razones sociales derivadas del realojo de los ocupantes El informe, del Departamento de Disciplina Urbanística, concluye que no concurre ninguno de esos supuestos. Es decir, que las casas de la Cañada no están sometidas al régimen de realojo propio de asentamientos chabolistas por una sencilla razón: porque no son chabolas. Y el informe va más allá: Aun existiendo una tipología edificatoria muy diversa, se trata con carácter general de construcciones consolidadas de fábrica de ladrillo, que ocupan una o dos plantas- -o más- -con distribuciones de piezas habitables, materiales, servicios y acabados más propios de viviendas unifamiliares que de infraviviendas Más: la Policía Municipal ha constatado que existen búnkeres de hormigón y puertas acorazadas casi inexpugnables Pero los seis folios del informe abordan otros puntos que abren varios debates. Por un lado, recuerda que cualquier acto de edificación y uso del suelo que se realice en la Cañada precisa de la preceptiva licencia urbanística competencia que achaca al Ayuntamiento, y no a la Comunidad de Madrid. Por otra parte, el escrito, fechado el 16 de marzo pasado, anuncia que, a esa fecha, se habían dictado unas 100 órdenes de desalojo y demolición, y otros 50 expedientes incoados en fase de audiencia a los interesados y que, presumiblemente, se resolverán también con orden de desalojo y demolición ¿Qué hacer con esa situación concreta? Disciplina Urbanística propone ejecutar las resoluciones que se vayan adoptando, previa autorización judicial. Otra pregunta diferente es cómo evitar las nuevas construcciones. Pues, habida cuenta de que no se trata de un asentamiento chabolista, el informe asegura que la conclusión es que bien la Comunidad de Madrid proceda a la demolición inmediata de cualquier nueva construcción o bien que al Ayuntamiento no le quede sino aplicar la Ley del Suelo. O sea, que exija una orden de suspensión cautelar y tramite el correspondiente expediente para la demolición de lo abusivamente construido Para ello son necesarias las denuncias de la Policía Municipal. Por otro lado, se sugiere la creación de un grupo de trabajo con la Comunidad para que dé cobertura legal y administrativa al proceso. Es el Gobierno regional el que tiene la titularidad de las cañadas. La coordinadora general de Urbanismo del Ayuntamiento, Beatriz Lobón, afirmó que el informe se ha sacado de contexto No hace referencia a cómo acabar con el problema de la Cañada, sino a cómo actuar de manera inmediata, para evitar que sigan proliferando esas construcciones El asunto no se puede abordar sólo desde el punto de vista urbanístico- -dijo- Tienen que intervenir la Comunidad y la Delegación del Gobierno, porque la competencia del Ayuntamiento es mínima en este asunto, no va más allá de la Ley del Suelo. La Comunidad tiene mucho que decir Nosotros estamos acudiendo sólo a las nuevas construcciones añadió. El consejero de Presidencia e Interior, Francisco Granados, dirige un grupo de trabajo sobre la Cañada Real que comprende las consejerías de Inmigración, Urbanismo y Medio Ambiente, Vivienda, Asuntos Sociales y Economía. El fiscal lleva a los juzgados la denuncia de un menor por una agresión policial ABC MADRID. La Fiscalía de Madrid ha abierto diligencias para que se investigue si un menor de 14 años, nacido en España pero de padres peruanos, fue agredido el lunes de la semana pasada por agentes de la comisaría de Puente de Vallecas. Según la denuncia del adolescente, fue insultado y objeto de una paliza por los policías cuando iba con un amigo en un ciclomotor. Uno de ellos iba sin casco y se subieron con el vehículo a la acera para acortar camino. Según el chico, unos agentes se le acercaron e, insultándole con palabras racistas, le propinaron una paliza. Luego, fue conducido a la comisaría del distrito, donde permaneció detenido hasta el día siguiente. Según su testimonio, en las dependencias policiales volvieron a repetirse los golpes y los insultos, derivados estos últimos de su condición de hijo de peruanos. Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid explicaron que lo que ocurrió aquel lunes por la tarde fue una intervención policial. Iban unos menores en un ciclomotor, por la acera Los agentes acudieron a reprenderles y se produjo un forcejeo. Un policía quedó lesionado En cuanto a las heridas del joven, la Policía asegura que se las provocó al caer de la moto, antes de que les interceptaran los agentes. Se resistieron a la actuación policial, y hubo que detener a uno de los menores indicaron. La Fiscalía ha enviado el caso a los Juzgados de la plaza de Castilla, para que se estudie si existen indicios de veracidad en el testimonio. Sol tiene mucho que decir La Jefatura niega los hechos La Policía Municipal habla de búnkeres de hormigón y puertas acorazadas casi inexpugnables La Policía investiga una supuesta agresión racista de unos skin heads ABC MADRID. La Policía Nacional está investigando unos hechos ocurridos ayer junto a la boca de Metro de Alfonso XIII (línea 4) en el distrito de Chamartín. Según Ep, a las dos y media de la tarde, se produjo una agresión de varios skin heads a cuatro personas de raza negra. La Jefatura Superior habló de que un hombre que estaba borracho y llevaba una litrona se metió con un ciudadano de raza negra que vendía cederrones a la salida de la boca de Metro y hubo algún que otro empujón e intercambio de patadas, indica Efe. El agresor iba acompañado de una mujer, que le azuzaba para que se peleara, hasta que llegó otro inmigrante negro y se llevó a la víctima. Pese a la ausencia de denuncia, la Policía ha tomado las riendas de la investigación. Sin embargo, varios testigos afirmaron que en el ataque participaron tres chicas y cuatro varones de complexión fuerte, vestidos con ropa oscura, botas y cadenas, con estética skin Óscar, uno de los testigos, apuntó que él también fue golpeado cuando intentó defender a un estudiante negro, contra quien los cuatro cabezas rapadas se abalanzaron con patadas, puñetazos y empujones, al tiempo que le golpeaban con botellas de cerveza. Gritaban ¡Fuera, rojos! y Herr führer explicó Óscar. Explicó que una mujer fue acorralada por las chicas del grupo y golpeada. Miguel, que también vio a algunos de los agresores, apuntó que estos cabezas rapadas insultaban reiteradamente a todos los allí presentes, que en un momento dado llegaron a ser una treintena. Al parecer, ninguno de los agredidos sufrió heridas de consideración, puesto que no hubo de necesitarse la presencia de los servicios de emergencias.