Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 30 s 10 s 2007 ECONOMÍA 43 Un inspector acusa a la CNMV de frenar una investigación a Gescartera en 1998 El primer supervisor de la agencia de valores declara en el juicio que la asesoría jurídica nos impedía hacer requerimientos y concretar reuniones ABC MADRID. El antiguo director de Supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y primer inspector en Gescartera, David Vives, afirmó ayer, en su declaración como testigo en el juicio oral, que se encontró con serias dificultades internas procedentes de la asesoría jurídica del organismo regulador para avanzar con la investigación sobre la agencia de valores iniciada en 1998 y que detectó un posible desfase patrimonial de 27 millones de euros. Nos impedían hacer requerimientos y concretar reuniones con Gescartera afirmó. Vives explicó que estos obstáculos le llevaron a pedir su sustitución por la falta de libertad que tenía para llegar al fondo de la investigación. Una sustitución que hizo efectiva el entonces presidente del organismo, Juan Fernández Armesto. El departamento legal de la CNMV estaba dirigido por el entonces secretario del Consejo, Antonio Alonso Ureba, quien en alguna ocasión envió documentación sobre Gescartera a los inspectores. El hermano de Alonso, Alberto Alonso Ureba, era socio del abogado Francisco José Bauzá, asesor jurídico externo de Gescartera y del Middland Bank, entidad que estaba gestionando la constitución de una Sociedad de Inversión de Capital Variable (Sicav) de Gescartera en Luxemburgo y para la que trabajó el testigo, informa Ep. Vives afirmó que su investigación concluyó con serios indicios de la existencia de desfase patrimonial, lo que le llevó a plantear la intervención de Gescartera ante el consejo de la CNMV porque era la mejor manera de investigar Las irregularidades detectadas quedaron reflejadas en el informe de título Borrador sujeto a cambios donde se detectó un posible desfase patrimonial de 27 millones de euros. Este informe motivó una reunión extraordinaria del Consejo de la CNMV que se celebró el 16 de abril de 1999 y donde los miembros del consejo decidieron no intervenir al no existir certezas apuntó el testigo. En el acta de la reunión no consta que se discutiera sobre la intervención. Vives declaró durante la fase de instrucción que tuvo el apoyo de Armesto y del consejero José Manuel Barberán, mientras que el vicepresidente Luis Ramallo y los entonces consejeros Pilar Valiente y José María Roldán se opusieron a la intervención. Apostaría dinero a que sí existía desfase afirmó a preguntas de la defensa de Antonio Camacho. El testigo insistió a preguntas del fiscal, Vicente González Mota, en que no recordaba los detalles de la inspección que dirigió durante 1998 y 1999. Vives sólo mencionó la circularización realizada a varios clientes, la petición de documentación que se hizo a Bankinter, las discrepancias detectadas en la cuenta del Arzobispado de Valladolid que tenía saldos muy inferiores a la retirada de fondos y la sospecha detectada por una posible irregularidad en el sistema de asignación de pérdidas a los clientes. Renfe expedienta a 17 maquinistas por bajas por enfermedad fraudulentas ABC MADRID. Renfe ha abierto expedientes disciplinarios a 15 maquinistas del AVE que presentaron ayer baja por enfermedad y a dos más que han anunciado que lo harán hoy, informó la empresa ferroviariaque indicó que la apertura de expedientes disciplinarios a los maquinistas de AVE (jefes de tren) que han presentado baja laboral por enfermedad se debe a que estas bajas se consideran supuestamente fraudulentas, dado lo inusual del número de bajas de un mismo colectivo. Los jefes de tren ya recurrieron a estas bajas por enfermedad a principios de agosto y como consecuencia, Renfe se vio obligada a prestar el servicio entre Madrid y Toledo mediante autobuses, viéndose afectados 3.000 viajeros diarios. Ayer se vieron afectados tres servicios del AVE, dos de media distancia entre Sevilla y Córdoba y uno de larga distancia entre las estaciones de Sevilla y Madrid. Un informe preliminar detectó un posible desfase patrimonial de 27 millones de euros en la agencia de valores