Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 30 s 10 s 2007 El mito del oasis catalán s Crisis en la relación PSC- PSOE ESPAÑA 13 El PSC, roto y desencajado por la crisis del AVE que le enfrenta a Moncloa Advertencia del PSOE al PSC: Nada de echarnos la pelota s Moncloa desmiente y califica de rumor que Álvarez presentase su dimisión el domingo G. SANZ M. A. PRIETO MADRID BARCELONA. El PSOE está cansado de aparecer como el único malo en la película del caos que se está produciendo en las obras de acceso del AVE a Barcelona y ayer se lo hizo saber de manera pública al PSC. A las filtraciones de primera hora de la mañana sobre el malestar existente entre ambas organizaciones, siguió la rueda de prensa habitual de los lunes, tras la reunión de la Ejecutiva Federal. En ella, el secretario de Organización, José Blanco, dejó claro que nada de rivalidades entre Administraciones o de echarnos la pelota unos a otros El Gobierno de España- -enfatizó- -colaborará con el de Cataluña y con los ayuntamientos para resolver la situación en beneficio de los ciudadanos. La responsabilidad es del Ejecutivo de España, pero la labor es de todos Se puede decir más alto, pero no más claro. Las palabras de Blanco llegan después de que el presidente del Gobierno y él mismo se desayunaran el pasado viernes con revelaciones periodísticas sobre una conversación telefónica que mantuvieron el jueves Zapatero y el presidente de la Generalitat, Josep Montilla. En esa conversación, Montilla le habría dicho: Esto no puede seguir así en clara alusión a la necesidad de que ruede la cabeza de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Fuentes del Ejecutivo consultadas por ABC restan importancia a ese supuesto malestar entre ambas organizaciones y advierten que todo forma parte de un juego político en el que cada actor hace su papel. Montilla y PSC, recuerdan estas fuentes, salían de una petición de todos los partidos en el Parlamento catalán para que la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, sea destituida por el jefe del Ejecutivo y necesitaban árnica frente a la opinión pública catalana. Juego o no, lo cierto es que el cese dimisión de Álvarez no tiene visos de producirse porque ayer, ante la Ejecutiva Federal del PSOE, Zapatero volvió a ratificarla en su puesto. Las fuentes gubernamentales consultadas desmintieron incluso una versión que circuló a media tarde de ayer sobre la supuesta dimisión de Álvarez en la mañana del pasado domingo, cuando se enteró de que el presidente iba a viajar a visitar las obras del AVE en Barcelona sin ella. José Blanco no quiso calificar de inusual esa ausencia y añadió que lo que no es usual es que un presidente coja el toro por los cuernos y se responsabilice ante los ciudadanos, en una decisión que calificó como valiente e impensable en políticos como José María Aznar y Mariano Rajoy. Desde el Gobierno se asegura que Zapatero habló el domingo con Álvarez por teléfono para explicarle que iba a viajar solo a la Ciudad Condal y que acordaron no modificar la agenda de ministra para ese día en Sevilla. Mientras, el PSC echa cuentas y los números no le cuadran. El efecto balsámico de la visita relámpago de Zapatero a Barcelona, el pasado domingo, ya ha remitido y la poderosa sala de máquinas de la calle Nicaragua empieza a advertir una cierta tendencia hacia la abstención y el voto en blanco en zonas claves para esta formación. En el denominado cinturón rojo -precisamente el más afectado por el caos ferroviario- -también se ha detectado un trasvase de simpatías hacia Joan Herrera, candidato de ICV a las generales. Rojo critica a los que cortan cintas sin asumir coste MADRID El presidente del Senado, Javier Rojo, reprochó ayer la actitud de los dirigentes autonómicos que quieren cortar cintas, estar en la escenificación de lo que se hace bien y luego no se responsabilizan de lo que les toca en referencia a la actitud del presidente de la Generalitat, Josep Montilla, con los problemas del AVE en Barcelona. En declaraciones a RNE, Javier Rojo no quiso quitar la razón al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando ayer se responsabilizó de los problemas en Barcelona, pero subrayó que las obras (del AVE) están firmadas por todas las administraciones incluyendo la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento de Barcelona. Ya va llegando la hora de que cada uno vaya asumiendo su responsabilidad cuando las cosas van mal, como se exige al Estado se quejó el presidente del Senado, quien indicó que si ocurre algo siempre acaba el papá Estado resolviéndolo Aunque el PSC se mantiene firme en su decisión de no poner contra las cuerdas a Zapatero forzándole a destituir a una ministra a cinco meses de las generales, tanto en la Generalitat como en el Ayuntamiento de Barcelona la preocupación es extraordinaria. Saben que no pueden exigirle a Zapatero el cese de dos personas que son cabeza de lista, y están rotos, desencajados explicaba un dirigente local del PSC en referencia al equipo de José Montilla y del alcalde barcelonés, Jordi Hereu. Este, según estas mis- Preocupación extraordinaria Zapatero habló por teléfono con Álvarez el domingo para decirle que se iba solo a ver las obras en Barcelona mas fuentes, es ninguneado por Fomento, que no se habría tomado la molestia de comunicar al alcalde la paralización de las obras del AVE, un asunto de vital interés para el gobierno municipal. Hay que remontarse mucho tiempo atrás para encontrar un enfrentamiento similar entre las direcciones del PSC y del PSOE. Zapatero y Montilla se las tuvieron cuando el dirigente catalán decidió reeditar el tripartito en contra del criterio del líder del PSOE, pero entonces no había unas elecciones a la vuelta de la esquina. Según ha podido saber ABC, si las tensiones permanecen de momento latentes es gracias al alcalde de L Hospitalet y presidente de la Diputación de Barcelona, Celestino Corbacho. Considerado máximo representante del PSOE en Cataluña, Corbacho está ejerciendo de hombre puente modulando la indignación acumulada que le llega de todos los frentes. Es él quien- -desde su privilegiada condición de presidente de la Diputación y alcalde de la segunda ciudad más poblada de Cataluña, feudo imbatible del socialismo- -está conteniendo los ánimos de los alcaldes metropolitanos. Podría cobrarse el favor si Zapatero repite victoria, ya que, de la misma forma que se da por supuesta la continuidad de Carme Chacón, se da por seguro que Joan Clos no seguirá al frente de Industria. Corbacho, según esas quinielas, podría convertirse así en el segundo ministro catalán de un eventual Ejecutivo de Zapatero en su segunda legislatura de Gobierno. Zapatero charla con Chaves y Blanco, ante la foto de la victoria electoral del PSOE en 1982, ayer, en Ferraz FRANCISCO SECO s