Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 29 de Octubre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.556. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Una muñeca muy especial La primera muñeca con síndrome de Down que se pone a la venta en España pretende sensibilizar a los pequeños sobre esta realidad y, a la vez, colaborar económicamente en la mejora de su calidad de vida DAVID MARTÍNEZ e parece a cualquier otra, excepto por sus característicos rasgos faciales. Se llama Baby Down y se trata de la primera muñeca con la trisomía G 21- -más conocida con el nombre de síndrome de Down- -que se pone a la venta. Dos empresas jugueteras de Alicante, del Valle del Juguete, son las responsables. El objetivo de las citadas firmas (Super Juguete y Juguetes Ferre) es doble: sensibilizar a los niños sobre la existencia del síndrome y la enorme normalidad de aquellos que lo padecen, y colaborar para mejorar su calidad de vida. Ese es el objetivo de la Federación Española de Instituciones para el Síndrome de Down (Down España) a la que se realizará una aportación económica con cada muñeca que se compre. Baby Down que se acaba de poner a la venta en Madrid y la Comunidad Valenciana, requiere del niño los mismos cuidados que otras. A través de los pequeños, la muñeca más sensible a la problemática de la trisomía G 21 puede descubrir el maravilloso mundo de los sentidos y las sensaciones según el portavoz de una de las empresas. Así, como cualquier persona con el citado síndrome, Baby Down demuestra una sorprendente inteligencia. Pese a su corta edad, es capaz de diferenciar olores, sabores en el dedo o en su chupete, averiguar el origen del sonido de su sonajero, aprender a diferenciar el tacto de los objetos que la rodean, y mucho más. Aprende del niño o la niña que juegan con ella, por lo que su experiencia es personalizada Tras la aparición de la celebérrima Barbie de color, y de otras muñecas que representan a minorías étnicas- -que lo son sólo en Occidente- -con el anhelo Mónica FernándezAceytuno RACHEL CARSON hora que el Gobierno francés ha dicho que va a reducir a la mitad los pesticidas, me he acordado de Rachel Carson. Tuvo que ser una mujer muy observadora esta bióloga marina que se fijaba en los colores que dejaba la marea en las rocas de los acantilados, para después volcarse de lleno en la solución de una causa a la que en principio, objetivamente, nadie podría oponerse: la lucha contra el empleo del DDT. Esto se plasmó en su obra Primavera Silenciosa publicada en 1962 y en la que recolectan los datos científicos que corroboran las nefastas consecuencias del uso de los pesticidas para la vida silvestre y, en concreto, para la cáscara de los huevos de las aves, y de ahí el título de su libro. Tal vez fue Rachel Carson la primera persona que cristalizó en ella una de las primeras causas ecológicas, la cual ganó, al prohibirse el uso del DDT primero en Estados Unidos, y luego en el resto del mundo. Y el mundo... ¿fue entonces mejor? Cien años después del nacimiento de Rachel Carson no estamos seguros, pues la eliminación del DDT favoreció el florecimiento de las poblaciones de mosquitos que transmiten la malaria en los países más pobres, y en los más ricos se vierten hoy a la tierra más toneladas de pesticidas que nunca. Así que hoy pongo un ramo de amapolas y milenramas en la tumba de Rachel Carson, como si fuera primavera, mientras se vuelve a pensar en el DDT para salvar la vida de los niños más desfavorecidos. En ecología, al estar todo entrelazado, no hay soluciones puras, y el más clarividente no es el más tajante, sino el que se pregunta: ¿qué consecuencias traerá la solución que nos proponemos? A S La muñeca promete ser un éxito y tiene fines solidarios de lograr que los niños se formen bajo la premisa de que no son diferentes, los jugueteros alicantinos han caído en la cuenta de que existen otras minorías. Tan iguales al resto como la que más, e igual de cerca. Y han querido aportar su granito de arena a la construcción de una sociedad más plural según las empresas. Así, al margen de poner al alcance de los pequeños la posibilidad de descubrir y entender la existencia de la trisomía G 21 y sus consecuencias, las ventas se traducirán en una aportación económica del fabricante a la asociación Down España. Esta asociación, que en 1996 fue declarada de utilidad pública, agrupa a las instituciones que trabajan a lo largo y ancho de la Península para mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por el síndrome. Desde ahora, y aunque sólo piense en jugar, Baby Down comparte el mismo objetivo.