Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE www. abc. es gente LUNES 29- -10- -2007 ABC De tal cámara, tal astilla Las sagas de actores son incontables, pero a los genes no les gusta estar detrás de las cámaras más de una generación. Los de Allison Eastwood han esperado 35 años para desafiar a la historia (y a los críticos) POR FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Dicen que Alison Eastwood fue concebida durante el rodaje de Harry el Sucio Puede incluso que aquella bala llegara a su destino justo la jornada en la que Harry Callahan pedía que le alegraran el día. Lo único seguro es que la chica creció (1,73, cara de ángel) bebió y se drogó, pero supo reconducir su carrera, primero como actriz, luego como productora y ahora como realizadora. Su debut tras las cámaras se titula Rails Ties y es un drama protagonizado por Kevin Bacon y Marcia Gay Harden. No se puede decir que la crítica la haya recibido con los brazos abiertos. Más bien ha oscilado entre la indulgencia y la ironía. Por el momento, nadie se ha atrevido a alegrarle el día a su papá, ni con un elogio incondicional ni con un ataque en toda regla que justificara el uso de la magnum. Puede que Clint faltara en casa más de lo debido- -Maggie Johnson, madre de la criatura, estará de acuerdo- pero el hombre no le ha escatimado a Alison ni un capricho y desde su posición de mito viviente le ha dado a la chica todo el apoyo que podía soñar. El día que cumplió 17 años le compró un BMW, hizo que debutara como actriz en Bronco Billy y le dio papeles cada vez más jugosos en Poder absoluto y Medianoche en el jardín del bien y del mal pero su mejor regalo fue llevársela al rodaje de Cartas desde Iwo Jima para que recordara cómo baila un maestro sobre el plató. Más aún: Rails Ties no sólo está protagonizada por dos actores que habían trabajado a las órdenes de Clint en Mystic River El director de arte James M. Murakami, el montador Gary D. Roach y la diseñadora de vestuario Deborah Hopper también pueden presumir de haber participado en películas del viejo Clint. A buen seguro, Alison no encontró sus nombres en las páginas amarillas. Llama la atención la infrecuencia con que los grandes directores tienen hijos que heredan el oficio, mientras sobran ejemplos de familias de cómicos. Los Gutiérrez Caba, los Bardem y los Ozores son los Barrymore, Bridges y Baldwin de nuestro cine, salvando el océano Atlántico. Por algún motivo, está peor visto que el hijo de papá también dirija. Hay algo de tabú en seguir sus pasos; se supone que el retoño debe empezar desde abajo y, a ser posible, no prosperar demasiado. Por supuesto, hay notables excepciones. Lo peor de recordarlas aquí es la imposibilidad de no incurrir en omisiones, que el lector erudito sabrá perdonar. Sofia Coppola es sin duda el caso más célebre de una directora por parte de padre No sólo su progenitor es uno de los cineastas más reconocidos de la historia, más incluso que Clint Eastwood, sino que la joven ha sabido labrarse un prestigio como directora que costaba imaginar después de verla actuar en la tercera parte de El Padrino Un buen día se presentó con Las vírgenes suicidas debajo del brazo y sorprendió a toda la familia del cine. El éxito espectacular de Lost in translation corroboró el nacimiento de una directora con voz propia. Pocas actrices le deben tanto a un solo título como Scarlett Johansson al segundo largometraje de Sofia Coppola. Puede que María Antonieta no supiera satisfacer a todos los públicos, pero a su directora le costará dilapidar el prestigio acumulado. Otro director legendario con genes de hierro es John Huston, hijo a su vez de un actor tan sobresaliente como Walter. En un hito que emocionaría a Mendel, ambos ganaron el Oscar por El tesoro de Sierra Madre En realidad, John se llevó dos, uno como director y otro como guionista, mientras su viejo conseguía su muñeco con un papel de importancia inversamente proporcional a su tamaño. El caso empezó a Hijas ilustres Allison Eastwood, felicitada por su padre tras el estreno de su debut como directora El milagro español, asunto de Ángeles y de Gracia Las directoras españolas también tienen padre. Sobre todo dos, Gracia Querejeta y Ángeles González Sinde, aunque ni Elías ni José María puedan catalogarse como directores si somos estrictos. Elías Querejeta es El Productor Realizador de alguna película documental como a él le gusta decir, su papel en el cine español es capital. Desde los años fríos de la censura hasta nuestros días, las obras que produce llevan su sello y nuestro cine, de no ser por él, estaría huérfano. Junto a su hija Gracia forma un binomio que garantiza calidad, aunque algún espectador (y Javier Marías) se resista a su forma de ver el cine. Con algo menos de notoriedad, los González Sinde han rodado mucho y bien. Ángeles dirige estos días Una palabra tuya Seguro que merece la pena. Gracia y Elías Querejeta