Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29 s 10 s 2007 DEPORTES 95 EL MUNDO ES UNA HISTORIA EL REÑIDERO Ha llegado el momento de reivindicar el futbolín como juego donde la desigualdad se iguala empuñando el mango de forma deportiva ideó un atril para partituras, cosa fina, donde las hojas se pasaban a golpe de pie. Destacado en todo, su amigo el poeta León Felipe le eligió como albacea de su obra. Y por la obra de León Felipe, el bueno de Alejandro llegó hasta los últimos fuegos. Alejandro Finisterre, con la sangre peleona, plantó cara a los corbatillas de la Administración, esos que nunca currelan el dinero que se llevan. Y con tal asunto anduvo hasta el día de su muerte. Ocurrió el mes de febrero del año en curso. Tenía ochenta y siete castañas y seguía siendo el mismo chaval que un día resbaló en un suelo empapado de sangre hermana. Cuando los unos convirtieron los campos de fútbol en campos de concentración y los otros quedaron fuera de juego, Europa entera se puso a hacer quinielas. Y mamando ponzoña en vez de leche, empezaron las apuestas. Como si se tratase de una pelea de gallos en el reñidero de la muerte, fuimos alentados por la peor chusma, la de los sanguinarios bigotes. Si no fuera tan cruel el asunto, tendría su gracia pues, los herederos de aquellos que un día entregaron el pueblo a sus peores enemigos, son los mismos reptiles que hoy pretenden hacernos recuperar la memoria seleccionando cadáveres, convirtiendo así la Guerra Civil en el negocio de una legislatura. Volviendo al terreno de juego, ya no queda otra que convertir la memoria en tiempo presente, y traer hasta el almanaque el día en que, en un combate por la dignidad, Finisterre agarró las armas y las convirtió en fútbol de mesa. Cuando el pasado lo forran con cadáveres y la actualidad huele a muerto, llega el momento de reivindicar el futbolín como juego donde la desigualdad se iguala empuñando el mango de forma deportiva. Y con el toque seco de los truskis que facilita el gol de cuchara, cabe aquí celebrar que hace unos días dio comienzo la Liga Provincial de futbolín de Castellón. De esta forma, sobre el terreno de juego, se revive la memoria del hombre que un día acercó el fútbol hasta los mutilados de guerra y que, gracias a su buen hacer, achicó las infecciones del alma. Las mismas que hoy quieren volver a contagiarnos los de la clase política, reviviendo así el momento cruel en que se perdió la paz por culpa de un gol de guarra. Montero Glez Escritor Cassano intenta librarse del marcaje de Baiocco, del Catania, antes de marcharse del partido AP El penúltimo cassanate El jugador del Real Madrid Antonio Cassano, cedido al Sampdoria, se fue ayer del campo en pleno partido sin avisar al entrenador y tras insultar a un compañero s Acumula tanta polémica que en Italia existe un término para sus escándalos: cassanate POR ALBERTO CERRUTTI ROMA. Minuto 38 de juego en el Catania- Sampdoria (ayer) de la Primera división de Italia. Los locales ganan por 1- 0. Antonio Cassano se encamina hacia la banda desde el centro del campo mientras sus defensas pugnan por sacar un balón. El delantero se sale del terreno de juego. Su compañero de equipo y también delantero, el veterano Vincenzo Montella, le increpa: ¿Dónde vas? Como respuesta recibe un par de insultos y frases malsonantes, que se apagan cuando Cassano se introduce en el túnel de vestuarios. Sin más. Sin avisar. Sin decir nada. El entrenador del Sampdoria, Walter Mazzari, no sale de su asombro, y, aunque luego intentó explicar lo inexplicable, saca de inmediato al campo a Paolo Sammarco. Un centrocampista por un delantero cuando va perdiendo el partido. Pura improvisación. La primera versión de lo ocurrido sale de las imágenes de la televisión. Cassano recibe un golpe de un rival cuando disputaban el balón. El árbitro no pita nada y el delantero del Real Madrid, cedido por esta temporada al Sampdoria, coge el camino de la banda tras protestar. La primera impresión de todo el mundo es que ha hecho otro de sus cassanate un término acuñado por el ingenio italiano para identificar a la primera los escándalos, incontables, que Antonio ha protagonizado en los últimos años, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. que por eso se había marchado del campo. El responsable, y propietario, del Sampdoria restó importancia a lo sucedido en el terreno de juego justificando que Antonio acaba de salir de una lesión y ha perdido los nervios al ver que recaía de nuevo en el partido de su regreso Lo que no supo explicar es por qué el delantero no había avisado al entrenador y había decidido marcharse. El Sampdoria perdió el partido en Catania por 2- 0. De momento, se encuentra tranquilo, en mitad de la tabla. Lo que ya no está garantizado es que esa tranquilidad también presida el vestuario, sobre todo después del enfrentamiento de Cassano con Montella, toda una institución en el club. Cassanate famosos los ha tenido en todos los clubes que ha pisado, incluyendo la selección italiana sub 21, de donde fue despedido Indisciplina, falta de interés, retrasos en los entrenamientos, descuido de su forma física... Pero los escándalos más sonados los protagonizó, no obstante, en España, con sus encontronazos con Fabio Capello, al que llegó a insultar por no contar con él durante el año pasado. El enfrentamiento se acentuó a tal extremo que el entrenador italiano llegó a excluirle definitivamente del equipo. En el Sampdoria no había protagonizado, hasta ahora, ninguna de las suyas... La versión que luego ofreció el club, de boca de su presidente, Riccardo Garrone, es que el delantero se había lesionado y Otra vez lesionado uando España entera perdió la paz y se hizo la guerra, Alejandro Finisterre inventó el futbolín. Con el mismo plomo que se utiliza para matar, encargó hacer las barras. Y con la ayuda de un carpintero vasco torneó las figuras. Al día de hoy, años después de la Guerra Civil, el futbolín es el juego de mesa más jugado del mundo. Su creador jamás lo patentó pues, de ningún modo, quiso hacerse rico con ello. La intención era más sana aún, pongamos que curativa. Dándole al caletre, Alejandro Finisterre ideó la forma de crear un juego en el que pudiesen participar los mutilados de guerra. A partir de entonces, el fútbol quedó al alcance de cualquiera. Todo empezó el mismo día en que los alemanes bombardearon el vientre de Madrid y Alejandro Finisterre quedó sepultado bajo los escombros. Le rescataron y, de ahí, fue llevado a un hospital. Durante su estancia, entre cloroformo y carnes trituradas de vergüenza, se le ocurrió combinar el pingpong con el fútbol. Y así fue como nació un juego de mesa tan perfecto que nunca podrá ser reemplazado por el juego que le sirvió de modelo. Y si el futbolín no puede ser adelantado por el fútbol, mucho tendrá que adelantar la ciencia de los bárbaros para superar tal invención. Por mucho Tamagotchi y mucho cacharrito que lancen, el futbolín no tiene igual. Qué carallo, que diría Finisterre. Alejandro Campos Ramírez, su verdadero nombre, además de inventor del futbolín, fue gallego ilustrado, proscrito, rehén y prófugo de todas las guerras. Eso sin contar su labor como editor de revistas de combate. Un buen día, Alejandro Finisterre se echó una novia que estudiaba música y le C Cassano protagonizó incidentes en todos los clubes en los que ha jugado, incluso en la selección Sub 21 Por mucho Tamagotchi y mucho cacharrito que lancen los bárbaros, el futbolín no tiene igual