Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 DEPORTES Primera división s Novena jornada LUNES 29 s 10 s 2007 ABC El Atlético despeña al colista sin ruido Los rojiblancos se aprovecharon de la ineficacia ofensiva del Levante Levante Atlético de Madrid 0 1 la red del Levante. El tanto acabó de hundir a los valencianos, que perdieron totalmente el control del encuentro. Aunque aún consiguieron disparar al larguero por medio de Riga, el delantero más inquietante del Levante, comenzaron a perder la zona ancha y el Atlético, aún sin disponer de grandes ocasiones de gol, ya no pasó apuros. Todo lo que pasó en la segunda mitad fue responsabilidad, casi en su totalidad del Atlético. Se mostraba claramente superior en el juego, pero bastó un ligero adelantamiento de líneas del Levante para presionar y el conjunto de Aguirre pasó a tener problemas en la salida del balón. Eso, y un excesivo conformismo por parte de todo el grupo, permitió que el Levante se viese con opciones de poder levantar el encuentro. No lo hizo porque sus delanteros tuvieron el día negro, ocasiones claras que mandaron al larguero, estrellaron contra Leo Franco o simplemente erraron, pero el Atlético, como ya le había pasado en el primer tramo de la Liga en algunos partido fuera de casa, jugaba con fuego, sin dar el paso adelante necesario para senten- Levante (4- 4- 2) Storari; Descarga, Álvaro, Serrano (Fuego, m. 80) Rubiales; Juanma, Tommasi, Miguel Ángel, Courtois (Saúl, m. 69) Riga y Riganó (Geijo, m. 67) Atlético de Madrid (4- 4- 2) Leo Franco; Perea, Ze Castro, Pablo, Antonio López; Luis García (Reyes, m. 61) Maniche, Raúl García, Maxi Rodríguez; Agüero (Jurado, m. 90) y Forlán (Simao, m. 67) Árbitro: Medina Cantalejo, del Comité andaluz. Amonestó a los jugadores locales Riganó, Álvaro y Rubiales y al visitante Forlán. Gol: 0- 1, m. 27: Forlán. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Es lo que tienen los buenos resultados: que imprimen una confianza que raya en un arma de doble filo. El Atlético salió al Ciudad de Valencia convencido de dos cosas: de que era mucho mejor que el rival y de que éste era el colista, y por algo sería. Una cosa y otra se fueron argumentando a lo largo del encuentro. Esa salida poderosa del Levante, llena tanto de energía como de desesperación, tuvo en todo momento tintes abruptos, casi groseros: mucho ímpetu, velocidad sin control y empuje ciego. Atacaba mucho, con juego abierto por las bandas, pero sin coordinación. El Atlético controló el juego y el ataque rival en todo momento, con fútbol firme en su defensa y aguantando el chaparrón, que ya vendrían tiempos mejores. Esperaba a los de arriba, que siempre están en todas, pero esta vez los férreos marcajes locales sujetaban bien a las estrellas rojiblancas... aunque no lo suficiente. Cuando menguó el esfuerzo local y bajó la adrenalina, Agüero y Forlán empezaron a moverse con rapidez arriba, a intercambiar posiciones y a crear problemas. En cuanto el Atlético pudo salir del corsé levantino se vio que sus individualidades podían decidir. Y decidieron: al borde de la media hora, un balón largo de Zé Castro no pudo ser bien controlado por Agüero pero en la continuación de la jugada el balón quedó suelto, llegó Forlán como un obús y clavó el balón en Forlán persigue el balón mientras es agarrado por Descarga ciar el encuentro. Un partido que sólo podían perder los madrileños y a punto estuvieron de dejarse el botín en su creencia de que el control del choque les valdría para anular la ofensiva de los levantinos. Como suele suceder en casos similares, el Atlético se encomendó a sus valores fijos: a los cruces oportunos de Pablo y a las paradas de Leo Franco, como una a un tiro de Riga que le botó antes y que el argentino se sacó de encima como pudo. Sin embargo, el empuje del Levante se quedaba en nada. El Atlético, cada vez más encerrado y confiado en su defensa, se aplicaba en lanzar contragolpes peligrosos aprovechando el adelantamiento local. El mejor y más claro fue una arrancada de Reyes en la que sorteó a medio equipo contrario. No obstante, su posterior AP Jugar con fuego centro encontró a Agüero, que se entretuvo demasiado y dio tiempo a la reacción de los zagueros locales. Aunque De Biasi movió el banquillo en busca de más mordiente arriba, nada alivió sus males ofensivos. Por contra, a medida que se acercaba el final, las contras rojiblancas se hicieron más peligrosas, si bien su escasa ambición hizo que en el final del encuentro sufriese más de lo necesario. Riganó se desmaya por un golpe y es llevado al hospital Christian Riganó, jugador del Levante, fue trasladado al hospital tras haber sufrido un golpe en la cabeza en un choque con Pablo y haberse desvanecido en el interior del vestuario, informó el médico del equipo, Joaquín Más. El jugador sufrió mareos y vómitos por lo que fue trasladado al hospital. Según informó Mas, el jugador llegó al centro sanitario plenamente consciente, aunque deberá permanecer 24 horas en observación y someterse a varias pruebas médicas como consecuencia del desvanecimiento sufrido. Dady salva a un Osasuna superado por el Valladolid A. LARDIÉS PAMPLONA. Cuando todos los presentes en el Reyno de Navarra contaban con la derrota del Osasuna, apareció Dady, que sustituyó a un inoperante Portillo, para salvar a su equipo y rescatar un punto con dos goles en apenas cinco minutos. El resultado final es engañoso e injusto para el Valladolid, que fue superior en todo momento a un equipo navarro gris, sin chispa ni fuelle. Hasta la aparición súbita de Dady, los de Pucela se mostraron ordenados en defensa y muy vivos en ataque, con Sesma y Llorente dando mucha guerra a Osasuna Valladolid 2 2 Así jugó el Levante Storari: regular. Descarga: regular. Álvaro: bien. Serrano: regular. Rubiales: regular. Juanma: regular. Tommasi: regular. Miguel Ángel: regular. Courtois: bien. Riga: bien. Riganó: regular. Saúl: regular. Geijó: regular. Fuego: sin calificar. El técnico: Giovanni de Biasi. Regular. El equipo fue entusiasta, pero sin mordiente arriba. Osasuna (4- 4- 2) Ricardo; Izquierdo, M. Flaño, Josetxo, Corrales; Juanfran, Puñal, Javi García (Font, m. 55) Plasil (Vela, m. 71) Portillo (Dady, m. 55) y Pandiani. Valladolid (4- 4- 2) Alberto; P. López, Rafa, García Calvo (Bea, m. 46) Marcos; Sisi, Álvaro, Vivar Dorado, Sesma (Óscar, m. 85) Kome (Borja, m. 59) y Llorente, Árbitro: Paradas Romero. Roja directa a Corrales (m. 80) Amarilla a Izquierdo, M. Flaño, Josetxo, Corrales, Llorente, Vivar Dorado y P. López. Goles: 0- 1, m. 35: Álvaro Rubio. 0- 2, m. 52: Sesma. 1- 2, m. 72: Dady. 2- 2, m. 78: Dady. Así jugó el Atlético Leo Franco: bien. Perea: regular. Pablo: bien. Zé Castro: bien. Antonio López: bien. Maxi: regular. Raúl García: regular. Maniche: regular. Luis García: regular. Agüero: bien. Forlán: bien. Reyes: bien. Simao: regular. Jurado: sin calificar. El técnico: Javier Aguirre. Regular. El equipo tuvo orden, pero fue muy conformista. una desdibujada defensa local. Incluso, con 0- 2 en el marcador, los de Pucela tuvieron varias ocasiones para rematar, pero perdonaron.