Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 29 s 10 s 2007 ABC Pujol analiza la demografía española en el Aula de Cultura de ABC S. G. MADRID. El presidente de la I. E. Universidad y catedrático en excendencia de la Universidad Complutense, Rafael Pujol, asegura que no es pesimista cuando vaticina un futuro un tanto alarmante sobre la demografía de nuestro país, y que tan sólo se ciñe a la evolución de los datos cuando afirma que en 2050 España será el país más envejecido del mundo. Los viejos serán más viejos Ésta es una de las conclusiones que vertirá hoy en la conferencia Los viejos y los nuevos españoles que impartirá hoy en el Aula de Cultura de ABC, organizada por la Fundación Vocento, y que tendrá lugar a las 20 horas, en el Centro Cultural del Círculo de Lectores (O Donnell, 10) Tal conclusión precisa, según Pujol, de una política del Gobierno seria que afronte, con medidas sociales y económicas adecuadas, el gran reto demográfico de un país que ha cambiado profundamente en los últimos años, y lo hará más en el futuro, bifurcándose en dos realidades: los viejos y los nuevos españoles. Los nuevos son los emigrantes y los hijos de los emigrantes, que han permitido un repunte de la fencundidad; mientras que los viejos son los de más de 65, 75 y 80 años, que cada vez será un número mayor provocando un problema de pensiones y de gastos sociales afirma. En la conferencia, Puyol esbozará once puntos donde se definen estas dos realidades, que redundan en una transformación de la sociedad española, cada vez con menos diferencias con la europea, pero todavía con alguna sigularidad, como el menor índice de divorcios, de hijos extramatrimoniales o de cohabitación matiza. En el primero de los puntos, el catedrático hará una prospeccción sobre la población en España, que en cuatro décadas pasará de los actuales 45 millones a 53 millones de personas, con una tasa de fecundidad que no sobrepasará el 1,5 hijos por mujer (en la actualidad es de 1,3 hijos) lo que impedirá que se produzca una renovación generacional. Para ello sería necesario que se incrementara a 2,1 hijos por mujer A continuación, se referirá al abigarramiento de la paleta étnica que nos convertirá además en un gran país de acogida, en España convivirán más de 150 nacionalidades El incremento de la esperanza de vida; las migraciones interiores; y, un mercado de trabajo con más mujeres, más viejos y menos jóvenes, son otros de los puntos. Diego Rivera, luces y sombras A punto de cumplirse 50 años de la muerte del artista mexicano, la que fuera su escretaria, Raquel Tibol, publica un libro en el que disecciona la trayectoria del pintor, su compromiso político y sus amores POR TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. Todo en él fue desbordante: su físico, su arte, sus ideas. Ilya Ehrenburg lo definió con exactitud: No entra en una habitación, la llena A Diego Rivera se le queda chico el apartado en el que figuran los artistas comprometidos. Lo fue, pero desborda el calificativo. Le va mejor el de artista combatiente. De este modo, lo presenta Raquel Tibol en Luces y sombras (Lumen) en el cincuenta aniversario de su muerte, acaecida en México el 25 de noviembre de 1957. La escritora dejó en 1953 su Argentina natal, para convertirse en la secretaria del artista. En su biografía, Tibol disecciona la obra de Rivera, narra su fervor político y las razones por las que llegó, se marchó y regresó al Partido Comunista Mexicano amén de inesperadas concomitancias con Estados Unidos. Ribol se detiene en la intensísima relación del gigante mexicano con la pintura hasta convertirse en eje esencial del arte nacional de su patria. Las envidias que padeció por ello; sus años en Europa; el arte español e italiano que aprendió, pero nunca imitó y un etcétera siempre interesante, con el telón de fondo de la revolución mexicana y de la revolución rusa y sus consecuencias. En estas páginas se palpa al hombre que se negó a pasar por este mundo sin bebérselo a grandes tragos. Diego Rivera nació en Guanajuato, en un hogar humilde, el 8 de diciembre de 1886. Su padre, maestro de ideas liberales, se trasladó con la familia a la capital de la República en 1892 tratando de encontrar un ambiente menos hostil- -su hijo Diego, andando el tiempo, comentaría a mineros bolivianos que Zapata fue alumno de su progenitor. El arte lo llamó pronto y en 1904 obtuvo su primera medalla. Ya entonces practicaba lo que convirtió en norma: trabajar hasta el agotamiento. Hay que tener presente que cuando estudiaba, el 80 por ciento de la población mexicana era analfabeta. Desde 1907 a 1921, vivió su etapa europea. En Autorretrato del muralista mexicano Diego Rivera 1912 decidió incursionar en el cubismo, un estilo que floreció en su obra hasta 1917 y terminó en 1918. En lo que respecta a su vida privada, en 1911 se casó con la pintora rusa Angelina Beloff, matrimonio- -tuvieron un hijo que sólo vivió 16 meses- que duró diez años. El gran amor del pintor fue la también pintora Frida Kahlo, con la que, con divorcio por medio, convivió 18 años. Diego pidió que a su muerte sus cenizas se mezclaran con las de ella, pero su ruego no fue atendido. Angelina daba clases con Matisse y tenía una estrecha amistad con Marie Blanchard que se extendió a Diego. Una amistad que Tibol califica como una de las más persistentes en el artista. Pero la política se cobra precios muy altos. María murió en 1932 y el Ateneo madrileño le rindió homenaje. Rivera había sido expulsado del PCM, y quizá por los resquemo- ABC El artista junto al amor de su vida, Frida Kahlo ABC res que estos asuntos provocan, Lorca en su elegía se refirió al mexicano como la verdadera antítesis de María, artista sensual que ahora, mientras ella sube al cielo, él pinta de oro y besa el ombligo terrible de Plutarco Elía Calles Rivera llevó su fuerte personalidad también a la política. Además de pertenecer al PCM- -relación tormentosa- fue vocal del Sindicato de Obreros Técnicos, Pintores y Escultores y estuvo entre los fundadores de El machete órgano del sindicato. Sus idas y regresos al partido fueron sonados. De comunista pasó a ser, según Siqueiros, la inmundicia mayor del trotskismo Rivera, que se pasó al trotskismo, consiguió que el presidente Cárdenas acogiera en México a Trotsky, junto con su mujer, pero sufrió serias tribulaciones por el cambio y su casa fue apedreada. Dado que Siqueiros al frente de un grupo asaltó la casa de Trotsky- -había una camioneta de Rivera- éste solicitó en mayo una visa para entrar en Estados Unidos, ya que temía un atentado. Pero si hubo algo que lo descolocó fue el pacto germano- so-