Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA LUNES 29 s 10 s 2007 ABC RELIGIÓN Nos impulsan a trabajar por la reconciliación y la convivencia El Papa se dirigió a los españoles tras la mayor beatificación de la historia JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Visiblemente conmovido por el entusiasmo de los peregrinos españoles, Benedicto XVI manifestó ayer que los 498 mártires nos impulsan, con sus palabras y los gestos de perdón hacia sus perseguidores, a trabajar incansablemente por la misericordia, la reconciliación y la convivencia pacifica El Papa repitió muchas gracias en varias ocasiones y se despidió de los peregrinos españoles con un vigoroso ¡Que Dios os bendiga! La fiesta de los nuevos beatos es el 6 de noviembre. Ni el Papa ni el cardenal José Saraiva Martins, que presidió la misa de Beatificación, se refirieron en ningún momento a la Guerra Civil, la República o al mínimo esbozo de política sino a los mártires del siglo XX un período de extrema violencia que se cerró con el mayor número de mártires en la historia del cristianismo. La delegación del Gobierno, presidida por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, incluyó al embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez; el subsecretario de Asuntos Exteriores, Luis Calvo, y la directora general de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico Godoy. Asistieron además representantes de siete Comunidades Autónomas y numerosos municipios. El Parlamento estuvo representado por un diputado socialista- -Juan Andrés Torres Mora, ponente de la Ley de Memoria Histórica y sobrino nieto de uno de los mártires, Juan Duarte, un diácono malagueño de 24 años que fue rociado con gasolina y quemado vivo- y ocho parlamentarios del PP presididos por Jorge Fernández Díaz. La Beatificación de ayer, bajo un sol brillante y un cielo azul intenso, fue la más numerosa que jamás ha celebrado la Iglesia católica. En sus primeras palabras desde su ventana, Benedicto XVI subrayó que un número tan elevado de mártires demuestra que el testimonio supremo de la sangre no es una excepción reservada solamente a algunos individuos sino una posibilidad realista para todo el pueblo cristiano Dirigiéndose en castellano a los peregrinos, el Papa afir- Moratinos y el embajador ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, arrodillados durante la misa Moratinos reivindica los acuerdos del Estado con la Santa Sede J. V. B. CORRESPONSAL ROMA. La más antigua de las legaciones diplomáticas en el mundo volvió a servir de marco para una cena cordial ofrecida por el ministro de Asuntos Exteriores a diez cardenales, de la Curia y de España, así como a obispos de nuestro país y prelados españoles residentes en Roma. El Vaticano apreció el alto nivel de la delegación oficial del Gobierno, presidida por Miguel Ángel Moratinos y compuesta por el embajador Francisco Vázquez, el subsecretario de Asuntos Exteriores, Luis Calvo, y la directora general de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico Godoy. El ministro español, que aprovechó la ocasión para reunirse con su homólogo de la Santa Sede, Dominique Mamberti, pronunció un discurso conciliador al que respondió en el mismo tono el cardenal Rouco Varela. Así, Moratinos reivindicó la plena vigencia de los Acuerdos de 1979 entre la Santa Sede y el Estado español y destacó que la buena relación que existe se desenvuelve en un clima de confianza mutua, comunicación fluida y colaboración efectiva Moratinos aprovechó para señalar que España es una democracia, que cree en la diplomacia humanitaria, el multilateralismo eficaz y el diálogo constructivo. En un comunicado previo al brindis enviado por Exteriores, el ministro hacía alusión a la Alianza de Civilizaciones como compromiso con el diálogo, el respeto, el acercamiento y la promoción internacional de la tolerancia mediante el enriquecimiento mutuo En la nota final de Exteriores, este párrafo desapareció.