Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 28 s 10 s 2007 ABC La verdadera historia de Merlín Mago, druida, profeta, nacido de mujer e íncubo, mentor de Arturo, Merlín es uno de los grandes temas de la mitología británica. Y a la vez, uno de los más escurridizos, lo vemos joven y viejo, presente y ausente... Geoffrey Ashe nos lo retrata en un libro POR TULIO DEMICHELI Geoffrey Ashe, uno de los grandes estudiosos actuales de la mitología británica- -autor de obras como Avalonian Quest (Methuen, 1982) The Book of Prophecy (Orion, 2002) The Discovery of King Arthur (Surton, 2005) Mithology of the British Isles (Methuen, 2002) y The Traveler s Guide to Arthurian Britain (Gotic Image Publications, 1997) -acaba de ver publicada en español una apasionante monografía sobre Merlín (Crítica) en la que rastrea el origen y desarrollo de un mito que no sólo ha fascinado a historiadores y filólogos, sino también a ensayistas, poetas y novelistas de todos los tiempos, desde Chrétien de Troyes y Geoffrey de Monmouth, a Robert Graves, C. S. Lewis, Thomas Malory, Peter Goodrich, Edmund Spenser, Alfred Tennyson, Mark Twain o William Woodsworth. El nombre del mago ¿Quién era Merlín? ¿Esconde a algún personaje histórico? ¿Cuáles son las leyendas a partir de las cuáles Monmouth, Nenio, Boron o Troyes construyeron el personaje que llega a nosotros? Como tal Merlín, la primera vez que aparece citado- -explica Ashe en su obra- -es en La historia de los reyes de Britania de Geoffrey de Monmouth (Alianza, 2004) Mientras redactaba ese memorial, había leído La profecía de Britania de El libro de Taliesin, uno de los cinco que forman el Ciclo de Pendragon en uno de cuyos poemas aparecía nombrado Myrdinn; Monmouth dejó a un lado su Historia... y comenzó a recopilar materiales sobre él, primero, para incluirle en su relación británica y para dedicarle, más adelante, su Vida de Merlín (Siruela, 1994) En fin, cuenta Ashe que Monmouth se dio cuenta de que al latinizar su nombre, éste se convertía en Merdinus palabra que los lectores normandofranceses podrían relacionar con merde, por lo que decidió bautizarlo como Merlín. Si el origen de su nombre es accidental, el del personaje en cierto modo está vinculado al mal. La debilidad del rey Vortigern (usurpador del trono que correspondía a Aurelio, hermano de Constante, y después a Úter) quien siendo mayor contrajo matrimonio con la preciosa Ronwe (hija del sajón Hengist, matrimonio que costó el condado de Kent) está en el origen del mito. Los sajones ya se habían apoderado de Londres, York, Lincoln y Winchester. Vortingern estaba desesperado y consultó a los adivinos, quienes le aconsejaron que construyera una fortaleza inexpugnable para salvar la vida. El lugar escogido fue Dinas Emyris, un monte en el valle de Nant Gwynant, cerca de Beddgelert, al sur de Snowdon. Como resultara imposible erigir la torre de la fortaleza, pues se derrumbaba, Vortingern volvió a pedir consejo y los adivinos le recomendaron que sacrificara a un niño y que regara con su sangre la argamasa y las piedras para que los cimientos resultaran firmes. Pero añadieron una condición: el niño no debía tener padre. Y Vortingern mandó buscarle. Unos mensajeros encontraron a dos muchachos discutiendo en un lugar que luego sería llamado Camarthen. Uno afirmaba tener sangre real e insultaba al otro, diciéndole que nadie sabía quién era, porque ni si- El hijo del íncubo y los dragones