Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 s 10 s 2007 MADRID 67 La pasión griega de Luis XV Una exposición, en el Palacio Real, muestra el nacimiento del neoclasicismo francés, que supuso el retorno a los cánones clásicos. La muestra reúne 130 piezas- -grabados, escultura, bronces, orfebrería... -procedentes del Louvre de París y de la Fundación Gulbenkian de Lisboa POR SUSANA GAVIÑA MADRID. En el viaje que el marqués de Vandiéres- -más tarde marqués de Marigny- -realizó a Italia entre los años 1749 y 1750, organizado por su hermana Madame de Pompadou y en el que estuvo acompañado por un grupo de eruditos de la antigüedad, parece estar el germen de un cambio radical de gustos en la corte de Luis XV La proliferación de ex. cavaciones durante el reinado de Carlos VII en Nápoles, en las villas de Herculano y Pompeya, con el consiguiente redescubrimiento de la Antigüedad clásica, fomento una creciente pasión en Francia por sus formas, dando lugar al neoclasicismo. Un movimiento que surgía a mediados del siglo XVIII para imponerse al rococó- -en declive ante el hastío por los excesos- perdurando hasta mediados del XIX. El nuevo movimiento volvía los ojos a los cánones clásicos, aquellos que ya se le antojaron a Luis XIV El furor por el neoclasicismo se extendió por todas las artes, en especial las decorativas y la pintura. Y a él se adscribieron teóricos como Caylus o Diderot, arquitectos y decoradores de gran renombre en la época, como Delafosse y Patitot, generando a su vez, en Algunos datos Exposición: El gusto a la griega Nacimiento del neoclasicismo francés Comisaria: Marie- Laure de Rochebrune. Fecha: Hasta el 6 de enero de 2008. Lugar: Salas temporales del Palacio Real (c Bailén, s n) Horario: Laborables, 9,30- 17 h. domingos y festivos, 9,30- 14 h. tas, como los escultores Etienne- MauriceFalconet y LouisSimon Boizot, y el pintor JeanJacques Bachelier. Entre las piezas expuestas se encuentran algunas procedentes de la Vajilla Orloff (sala IV) encargadas expresamente por Catalina II de Rusia al célebre orfebre Jacques- Nicolás Roëttiers. Las dos últimas salas están dedicadas a la figura de Madame du Barry, que relevó a Madame Pompadour como mecenas de artistas, mostrando un especial interés por la escultura, como se puede apreciar al contemplar las piezas pertenecientes al pabellón de Música de Louvecienne, edificio donde se retiró a vivir la última amante de Luis XV a la muerte del monarca, tras años de esfuerzos por hacerse un hueco no sólo en su alcoba sino también en su corte- -muy a disgusto del duque de Choiseul, ministro del monarca que terminó cayendo en desgracia- Fue precisamente esta relación con la corte la que llevaría a Madame du Barry a la guillotina en 1793. Más información sobre la exposición: http: www. patrimonionacional. es Madame du Barry la corte, un gran número de seguidores, entre los que se encontraban personajes tan reseñables como Madame Pompadour, su hermano Marigny, los Duques de Aumont y Choiseul, y la última amante de Luis XV Madame du Barry, gran precursora y mecena de artistas. Todo se hace hoy en día a la griega. La decoración exterior e interior de los edificios, los muebles, las telas, las joyas de todo tipo, en París todo es a la griega. Este gusto ha pasado de la arquitectura a las tiendas de nuestros marchantes de modas; las señoras se peinan a la griega; los petimetres se sentirían deshonrados si llevaran una caja que no fuera a la griega aseguraba en 1763 Friederich Melchior de Grimm, amigo íntimo de Diderot y de Madame d Espinay, en un escrito en la muy leida, por entonces, Correspondance littéraire Ese gusto a la griega es precisamente el que da nom- Gusto a la griega Arriba, morillo con ciervo, de Quentin- Claude Pitoin. Debajo, urna con tapa, atribuida a Pierre Philippe Thomire. Sobre estas líneas, secrétaire, estantería y escritorio, de Pierre Garnier. A la izquierda, busto de Madame du Barry, de Augustin Pajou bre- -con el subtítulo del Nacimiento del Neoclasicismo francés (17501775) -a la exposición que estos días se puede ver- -hasta el 6 de enero- -en el Palacio Real. En total 130 piezas- -bronces, óleos, esculturas, grabados, orfebrería, relojes, muebles y porcelanas de Extremo Oriente y Sévres- procedentes del Louvre de París y la Fundación Gulbenkian de Lisboa, que demuestran el cambio radical que sufrió el gusto francés a partir de 1750. Organizada por Patrimonio Nacional y patrocinada por la Fundación Santander, la muestra está comisariada por MarieLaure de Rochebrune, conservadora del Museo del Louvre, cuyo presidente visitará la exposición la próxima semana. De Rocheburne subrayó durante la presentación que el contenido de la muestra va más allá del sentido artístico de las piezas que la componen, refleja un pacto de familia y que a su vez sirve para estrechar lazos entre Francia y España También se mostró muy satisfecha con el espacio, las salas temporales del Palacio Real, que calificó de ideales en las que la comisaria ha articulado su contenido en tres bloques: el primero de ellos se centra en piezas que pertenecieron a los precursores del movimiento, como el marqués de Marigny y el duque d Aumont, y se distribuye en las dos primeras salas, donde se pueden ver, entre otras piezas, un retrato del mencionado marqués, pintado por Charles- Nicolas Cochin (hijo) una escultura ecuestre de Luis XV reducción del original realizado por Edme Bouchardon; un reloj de sobremesa francés, de Jean Gabriel Imbert, y una pareja de jarrones etruscos fechados entre 1770- 80. El segundo bloque se detiene en el desarrollo del gusto a la griega en las artes decorativas, campo en el que tuvo más influencia, después de contagiar a la escultura y a la arquitectura. En estas salas se reúnen grabados de la Colección Rothschild, realizados por Delafosse y Cambellan; tabaqueras, un objeto que causó gran furor en París y que se ofrecían adornadas con pilastras, óvalos y guirnaldas de oro, así como en distintos materiales, como laca, carey, conchas con refinadas tonalidades, placas de porcelana, esmaltes y miniaturas de paisajes y marinas; mobiliario- -escritorio, sillones, secrétaires- -y porcelana de Sèvres, cuya Real Fábrica se sumó a la moda y tiró de reputados artis- La exposición consta de tres bloques: precursores, el desarrollo en las artes decorativas y Madame du Barry