Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28- -10- -2007 Detenido un menor como posible autor de la pedrada a un policía en la Cañada Real 59 Los vigilantes vemos muchos cuchillos y navajas en la red Los empleados de la seguridad privada en el Metro de Madrid se quejan de que son pocos y muchos no tienen formación. Además, tienen que hacer frente a las reyertas de las bandas latinas, skin heads punkies los carteristas y a sus propios compañeros POR C. H. MADRID. Agustín lleva toda una vida como vigilante de seguridad en la red de Metro de la Comunidad de Madrid. Y ha visto de todo. El 90 de las estaciones son muy conflictivas. Pasas por Tribunal, por ejemplo, y lo ves. También Arganzuela, Moncloa, Bilbao, Sol, Avenida de América... Las más grandes cuenta. El pasado jueves, un hombre de 58 años disparaba en la mano y el abdomen de otro de 57 en una discusión en el suburbano. Es el último suceso grave de los ocurridos. Antes, las bandas de menores latinos con pistolas eléctricas para robar, el atraco con navajazo incluido a una chica en la boca de Arturo Soria, las videopeleas de Oporto... El Metro nunca ha sido un lugar especialmente tranquilo. Y Agustín lo constata con otro ejemplo. Hace dos meses, en la estación de Sol, dos grupos de punkies que sumaban 60 o 70 personas, se enfrentaron con cinco vigilantes. Tuvieron que acudir la Policía Municipal y los antidisturbios Hace años, eran los skin heads Ahora son las bandas latinas. Diferente disfraz, pero mismos problemas. El 75 %o el 80 de los viajeros son curritos Pero también están los carteristas, jóvenes que se suben a los vagones fumando, las borracheras... Hay grupos que pueden empujar a algunas personas a las vías o por las escaleras. También, los vigilantes vemos muchos cuchillos y navajas en el Metro La mayoría de las peleas son de bandas latinas. También hay grupos de menores de centros de acogida. De cualquier manera, en el 90 de los casos, les llamas la atención y te hacen caso afirma Agustín. Otro tipo de delincuentes son los grupos formados por mujeres rumanas, de seis hasta 10, con la dificultad que supone poder cachearlas, puesto que existen pocas féminas de la Policía que trabajen por la red del Metro. Pero que tampoco quede lugar a dudas de que los vigilantes también provocan las reyertas. Los hay que llevan hasta defensas extensibles, de 70 u 80 centímetros. Hay muchos vigilantes que provocan incidencias, que quieren hacerse notar nos explican. La razón de esta situación la achacan al bajo nivel de formación de parte del personal de seguridad privada que opera en el Metro de Madrid. Tendríamos que ser 2.400, pero en total somos unos 1.400 o 1.500 para toda la red. Lo ideal sería un vigilante por estación, y que se trabajara en patrullas o sextetos añaden. La seguridad en el Metro, dicen, podría mejorarse con una mayor plantilla de vigilantes. Además, aseguran que la formación ha caído muchísimo, pero también hay vigilantes que se merecen que les suban el sueldo un 1000 porque saben hacer frente a las situaciones complicadas con las que se encuentran Hasta que no queda más remedio, no levantan la mano afirman nuestras fuentes. En cuanto a la relación del sector privado con el Cuerpo Nacional de Policía, aseguran los vigilantes que es bastante buena Hay grupos de paisano que trabajan en los vagones contra los carteristas y funcionan muy bien Los peleteros DANIEL G. LOPEZ Hay una nueva modalidad delictiva, que son los peleteros ladrones más agresivos que los carteristas. Suelen ser rumanos y polacos, que van en grupos más grandes. Utilizan la violencia. No dudan en hacer frente a la víctima si intenta oponerse al robo. La delincuencia sube en la Estación Sur y baja en las de Atocha y Chamartín Dentro del sector móvil de la Policía Nacional también se encuentran las estaciones Sur de autobuses (Méndez Álvaro) y las de Renfe de Atocha y Chamartín. En la primera de ellas, los delitos y faltas han sido 800 en lo que va de año, lo que supone un crecimiento del 3,57 con respecto al mismo periodo del año anterior. Nuevamente, destacan los hurtos (un centenar) y los robos con intimidación (casi una veintena) El número de detenidos se eleva a 450, de los que 445 son extranjeros. En cuanto a la red de ferrocarriles, la estación de Chamartín es la de menor incidencia delictiva. La estadística ha bajado un 7 En lo que respecta a las dependencias de la Brigada Móvil en la estación de Atocha, la estadística apenas se ha movido un 0,4 a la baja. De nuevo, los hurtos (220) y los robos con fuerza (25) están a la cabeza. Sorprende el número de coches robados (40) en el estacionamiento. rario de mañana, entre las 7 y las 14 horas, y la línea 10, entre Santiago Bernabéu y Tribunal, indican nuestras fuentes. A primera hora de la mañana- -narra Rafael, un viajero venezolano- se aprovechan cuando la gente va durmiendo, para robarles, incluso delante del resto de pasajeros, que no hacen nada Los miembros de la Brigada Móvil están considerados agentes todoterreno Es más, cuando se marchan a otros destinos son valorados, por sus conocimientos en Extranjería, Policía Judicial, Científica o Procesal. El número de efectivos ha crecido en los últimos años. El 90 de las estaciones son muy conflictivas. Sobre todo, las más grandes afirma un empleado Centro de control de Metro en la estación de Moncloa JAIME GARCIA